Idealizar a la pareja es un camino a la decepción

Poner a la pareja como el superhéroe del amor, puede causar sufrimiento y dolor, afectando la relación. Aprende a dejar de idealizar a tu pareja para ser feliz.

Adriana Acosta Bujan

Una de las etapas más bonitas en la vida de pareja es el enamoramiento. Es un sentimiento que invade todas las emociones cegando por completo la razón; es como andar en las nubes o caminar sobre el mar sin caer. Todo alrededor es maravilloso y perfecto, como estar viviendo en un cuento donde existe ¡Un vivieron felices para siempre!

En esa etapa la mayoría de las personas suelen idealizar a su pareja, enfocándose solo en las cosas positivas y maravillosas que tiene, sin ver más allá de la realidad. En este punto del amor, no existen los defectos y debilidades, ya que solo los aspectos positivos de la persona son los que se dejan ver, ocultando la verdadera personalidad.

¡Claro! Es algo que todos hacemos cuando alguien nos interesa como pareja. Siempre se dará lo mejor de uno, puesto que la primera impresión es fundamental para conquistar a quien nos gusta. Pasando la etapa del enamoramiento se experimenta el verdadero amor en pareja (reconocimiento y aceptación), que es cuando se conocen los defectos y la verdadera personalidad del ser amado.

Cuando la etapa del enamoramiento evoluciona y se cree vivir en el verdadero amor idealizando a la pareja sin ver sus defectos, es como ponerlo en un trono y admirarlo hasta el fin de los tiempos.  El problema es que se sufrirá demasiado, ya que tarde o temprano saldrá a relucir la verdadera personalidad despojándose del disfraz de rey. Esto muchas veces conducirá a la persona sentir una gran desilusión y frustración personal, pues el “superhombre” se ha transformado en “el villano” de la historia de amor.

Lee también: ¿Hace cuánto no sientes mariposas en el estómago?

 Una pareja perfecta

Sigmund Freud afirmó que esa idealización proviene cuando una persona ajena a nosotros viene a cubrir nuestras propias necesidades, convirtiéndose en el ser perfecto. En su teoría agrega que el amor idealizado está enlazado al narcisismo de uno mismo, es como poner en el otro los atributos que corresponden al yo ideal, y así amarlo.

Advertisement

Es decir, de manera inconsciente se ponen atributos en el ser amado que en realidad son necesidades propias; por consecuencia, la persona sufrirá la angustia de la posibilidad de perderlo, generando un vacío en su interior.

El problema de idealizar al ser amado es que conduce a una dependencia emocional, pasando a vivir un relación de desequilibrio constante y poco sana, donde se entrega el poder y el peso de la relación al otro. No se tiene voz ni voto por temor a perderlo todo, y en consecuencia se verá afectada la autoestima, amor propio y la seguridad.

Para no caer en la idealización y evitar sus consecuencias será importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

1 Identificar las propias necesidades

Siempre se buscará complementar las propias necesidades con otra persona, como diríamos, “la media naranja”; sin embargo, no es lo mismo que tu pareja te complemente y contribuya a tu crecimiento personal y profesional a que te minimice por el poder que le has otorgado.

Es por ello que deberás analizar cuáles son tus necesidades y trabajar constantemente para que solo tú las puedas cubrir. Se trata de encontrar  el amor propio, de sentirte segura, confiada y aceptarte tal cual eres, luego entonces podrás ser capaz de transmitir amor a la pareja.

Advertisement

2 Descubre quién es

Con el paso del tiempo tendrás que esforzarte para reconocer y aceptar que tu pareja no es tan perfecta como has creído, que no es un superhéroe. Analiza sus defectos, no para que se los eches en cara, sino para comprender que él al igual que tú, son seres humanos con imperfecciones, errores y miedos.

Será preciso que en este punto donde realmente conozcas tal cual a tu pareja, te brindes la oportunidad de ser como eres; deja abrir tus sentimientos, opina, soluciona y exprésate sin temor a perder su amor; será como quitarte un velo que cubre tus debilidades e interior.

3 Conoce tu relación

Cualquiera puede creer que su relación de pareja es perfecta y más cuando dejas que él tome las riendas de todo, sin realmente participar tú en nada. En este punto es importante comenzar a reconocer los pros y contras de  cómo es tu relación; me refiero a que debes lograr equilibrar la responsabilidad y obligaciones que cada uno le compete (cada quien ejercerá su rol).

Ten en mente que una relación se basa en la participación de ambas partes, con el único objetivo de ser felices para vivir una vida estable y armónica. Los dos trabajan en el mismo equipo, ninguno es más que el otro, no son rivales.

Así que comienza a tener confianza en la toma de decisiones y en lugar de idealizar a tu pareja, ayúdala a quitarse la gran responsabilidad que has puesto sobre sus hombros, puesto que seguramente no deseará defraudarte al no cumplir con tus expectativas.

Advertisement

4 Comunicación asertiva

El éxito de todas las relaciones en pareja se da cuando los dos tienen bien arraigados los conceptos de respeto, comunicación y compromiso. Un buen diálogo y aprender a escuchar las necesidades del otro, harán tu relación sólida y estable. Es decir, así como tú que deseas cubrir tus necesidades, tu pareja también lo necesita. Lo ideal es que formen un equipo y se complementen al máximo, sin llegar a la idealización.

Debes tomar en cuenta que si tu pareja te eligió es porque tienes muchas virtudes. No tengas miedo a perder su amor y de mostrarte tal cual eres, ya que el verdadero amor no idealiza o pone grandes expectativas en el otro, sino que son un complemento del uno para el otro que los llevará a ser mejores personas cada día.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias