La búsqueda de Dios está siempre en tus manos

La oración es una maravillosa manera de acercarse a Dios. ¿Cuán cerca estás tú?

Erika Patricia Otero

Muchas son las personas que cuando están en dificultades se sienten solas y abandonadas. Por efecto de esto, van por la vida dando tumbos de un lado para otro sin rumbo fijo.

No hay una situación más exasperante que sentirse solos y abandonados. Pero el asunto es que es que nunca estás solo aunque así te sientas día y noche. Lo que ocurre es que te has alejado de Dios, esa es la diferencia.

Yo me sentí así por muchos años; no me valieron iglesias ni libros sagrados, porque por más que leía, rezaba o iba a misa y ceremonias; nada me hacía sentir la presencia de Dios en mi vida.

Todo lo que hacía para acercarme a Él no funcionaba porque buscaba las respuestas en el exterior; ademas de ello, responsabilizaba a los demás de lo mal que estaba mi vida para esos momentos.

Las cosas cambiaron cuando comprendí que una vida espiritual rica de la presencia de Dios dependía de la manera en la que nutría mi espíritu y vivía de verdad una vida digna de Él.

Advertisement

Solo debes saber acercarte

Una noche, ya desesperada y sin saber qué podía hacer para no sentirme incompleta, me arrodille al lado de mi cama y comencé a llorar, creo que como nunca lo había hecho. No sentía rabia como otras veces, solo una gran tristeza.

Mientras lloraba le pedía a Dios que me diera fuerzas para continuar porque no me cría capaz de seguir adelante si seguía sintiéndome tan poca cosa, tan sola y vacía. Creo que llore hasta que no quedó una gota más de lágrimas en mi cuerpo. Luego sucedió algo maravilloso: el alivio y la paz que sentía fueron infinitos. Esa noche dormí como hacía muchos meses no podía.

La paz continuó por mucho tiempo en mi vida, porque mi empeño por jamás volver a sentirme tan sola y pequeña continuó por mucho tiempo.

En la actualidad sé que una oración constante y sincera, y ser capaz de dar gracias por todo lo que tengo, me unen a Él y me permiten ver su grandeza en cada cosa que me rodea y tengo.

La biblia da testimonio de eso

El pasaje de la biblia encontrado en 2 Corintios 12:9  dice lo siguiente al respecto:

Advertisement

Él dice: «Y me ha dicho: bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo».

Básicamente lo que explica este versículo es que debes aprovechar los momentos de dificultad para fortalecerte. Puede sonar muy extraño, pero es real, porque esos eventos -aunque ahora no comprendas cómo ni por qué- te ayudan e impulsan a encontrar una fuerza en ti que jamás imaginaste tener.

Lo mejor es que te das cuenta de toda tu fortaleza emocional, mental y espiritual cuando los problemas y las pruebas regresan a tu vida.

En Salmos 9:10 la biblia enseña lo siguiente:

«En ti confiarán los que conocen tu nombre, 
Por qué tú, oh Señor, no desamparaste a los que te buscan».

Advertisement

Este pasaje de la biblia es claro: ¿Deseas hallar consuelo en tus momentos de dificultad? debes buscar a Dios. Quien busca por medio de oración sincera una salida a su angustia, hallará respuesta a sus clamores.

Habrán momentos donde creerás que Dios no escucha tus oraciones, pero eso no quiere decir que Él no está escuchando tu sufrimiento, sino que necesitas aprender algo más de esa situación, y que pese a que eso, no estarás solo para enfrentarte a esas dificultades.

En todo momento y lugar, no importa qué tan mal te sientas

Cientos de seres humanos en el mundo cargan tras de si grandes cruces de sufrimiento y vergüenza por cosas que han hecho a lo largo de sus vidas. Esto les lleva a sentirse indignos de acercarse a Dios.

Lo que tu debes saber es que no importa cuan grandes hayan sido tus faltas, siempre que le busques estará para ti.

¿Necesitas perdón? Te perdonará, ¿Has renegado de Él o dudas de su existencia? Dios te ayudará a tener un testimonio de Él; solo búscalo y lo hallarás.

Advertisement

También tienes a tu familia

Pueda que sientas incluso que hasta tus seres amados más cercanos se han olvidado de ti, pero la realidad es que siempre hay una madre, un padre o un hermano o hermana orando por ti, esperando para que vayas a su casa y le pidas ayuda o solo algo de consuelo.

Ve a buscarlos si te has distanciado de ellos a causa de algún problema familiar, y pide perdón si sientes que debes hacerlo (e incluso si no), para que liberes tu corazón de rencor y dolor innecesario, y es posible que lo obtengas. Y si pasa que no se quieren acercar a ti, entonces ora por ellos y pide a Dios para que pronto en sus corazones haya espacio para la humildad.

Aunque no lo creas, orar libera a cualquier persona atribulada

La pena y el dolor son emociones que hacen muy difícil vivir una vida normal. Por la anterior razón, es necesario que hagas de la oración algo habitual pues no solo te conecta con Dios, además te hace consciente de tu vida espiritual, te libera, te hace más agradecido, humilde y amable con absolutamente todos los seres humanos que te rodean.

Ora para que sanes tu alma, para ser feliz, para mantenerte humilde, para que pongas en las manos de Dios la vida y dificultades de las personas que amas así como de tus enemigos. Ora para dar gracias y para ser protegido, ora siempre en todo momento y lugar y jamás te volverás a sentir solo.

Te deseo, como siempre lo mejor para tu vida.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.