La ciencia revela que tener una hermana te hace mejor persona

Adriana Acosta Bujan

Si tienes la fortuna de tener una hermana, entonces probablemente me darás la razón cuando digo que una hermana puede ser tu peor enemigo en ciertos momentos de la vida y al mismo tiempo puede convertirse en una amiga y cómplice inseparable. Los lazos familiares son casi imposibles de romperse y aunque en algunas situaciones las peleas entre hermanas parecieran tormentosas, en realidad forman parte de tu infancia que influyó mucho en lo que eres actualmente formando tu identidad y personalidad.

La ciencia ha revelado que existen varios beneficios de tener una hermana, por lo que muchos padres en la actualidad, están considerando tener dos o más hijos. Un estudio protagonizado por Alex Jensen, profesor de la Escuela de Vida en Familia de la Universidad Brigham Young, de Utah, Estados Unidos, publicado en el Journal of Family Psychology,  aseguran que las hermanas hacen que seas una mejor persona.

1.  Mejora tu autoestima

La autoestima es la que piensas de ti mismo, en el aspecto emocional es el amor propio, confianza, pericia, respeto, reconocimiento y aceptación. Una hermana te ayuda a sentirte valioso haciéndote partícipe de sus juegos y aventuras, desarrollando tu confianza y seguridad, así como también te protegen de la soledad y los miedos. Tu hermana cree en ti y te motivará a realizar cosas que al mejor no creías que eras capaz de realizarlas, fortaleciendo tu amor propio.

Tu hermana es la mejor compañera cuando vas de compras, cuando quieres maquillarte, peinarte y vestirte para tu primera cita, ella te ayudará a sentirte preciosa y hermosa, fortaleciendo tu seguridad en ti misma.

Advertisement

2.  Refuerza tu salud mental positiva

La Organización Mundial de la Salud define a la salud mental positiva como un estado completo de salud física, mental y social, abordando aspectos como: actitudes hacia uno mismo, crecimiento, integración, autonomía entre otros.

En este punto, una hermana te ayuda a mejorar tus defectos, para que tengas una visión real de ti misma y de las cualidades que tienes para afrontar una situación problemática, se convierte en tu guía y apoyo, reconociendo tu esfuerzo para lograr un objetivo. Además, será una cómplice que te aconsejara para enfrentar cualquier situación por difícil que sea, encontrando un motivo para disfrutar la vida, sobre todo cuando los padres han muerto.

3.  Beneficios en la salud emocional

Es inevitable las peleas entre hermanas, puedo recordar una y mil veces cada discusión, podíamos dejarnos de hablar por unos días, sin embargo, regresábamos a ser amigas cuando pedíamos perdón. Por lo común las peleas entre hermanas ayudan a regular las emociones, desarrollando las habilidades de resolver conflictos, mejorando la comunicación, aprendiendo a argumentar, debatir y encontrar soluciones en conjunto para tener una mejor convivencia.

Advertisement

4.  Desarrollar habilidades sociales

Es clásico de los padres no dejar ir a su hija a una fiesta sino va acompañada de su hermana o hermanos, así me paso, eso me ayudó a mejor mis habilidades sociales. Mi hermana siempre ha sido el alma de la fiesta, muchos de sus amigos la consideran una excelente compañera y amiga, todo lo contrario de mi personalidad, sin embargo, ella me invitaba para no sentirse sola y tener una compañera para poder divertirse, reforzando en mí la confianza para hacer mis propias amistades.

5.  Te ayudará a ser más compasiva

Se dice que todos los niños aprendemos imitando las acciones de los padres, en este caso, se puede aprender de los comportamientos de los hermanos. Según los estudios, una hermana ayuda a convertirte en una persona más amable, sensible y compasiva, ya que son protectoras y por consecuencia tendrán mucha influencia en que desarrolles los mismos sentimientos. Por lo general, las hermanas se protegen una a la otra y siempre están preocupadas por el bienestar de su hermana, haciendo crecer la humildad, empatía y sentimientos de fraternidad.

Puede ser que tu hermana y tu sean totalmente diferentes en sus personalidades, pero gracias a ella, sabes que puedes contar con su ayuda, apoyo, guía y consejos cuando te encuentres en una situación problemática. Tener una hermana es una bendición, es saber que no estás solo en el mundo y que siempre habrá alguien que te ayude de manera desinteresada.

Advertisement

 

 

 

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias