La música como agente de transformación

Este artículo invita a los padres a educar a sus hijos en la música que escuchan, e incluso la que escuchan ellos mismos. La idea no es prohibir, sino educar.


Millerlandy Medina

A nivel mundial la música es una forma de distracción, de cultura incluso, y tan de uso común que la escuchan por igual niños, jóvenes, adultos y ancianos. Pero, ¿qué clase de música escuchan?

La música puede llegar a ser una influencia positiva para los jóvenes o adultos. Se ha comprobado que los cambios emocionales en las personas se deben a la música que por lo común escuchan, ya que ésta envía mensajes al cerebro y hace que la información procesada sea, en muchas ocasiones, cambiada por los estímulos cerebrales que el sonido remite al cerebro.

Si escuchas, por ejemplo, música clásica permitirás que tu cuerpo se libere del cansancio acumulado durante el día, puedes asimismo tener mayor concentración en las actividades que haces sin temor a estresarte o a agobiarte en extremo. Si prefieres, en cambio, música de recuerdos, tal vez te haga experimentar un bajón en tu ánimo y disposición para enfrentar tus actividades cotidianas, ya que tenderás a recordar cosas que viviste hace muchos años y esto hará, de alguna manera, que la rutina que llevabas durante el día se venga abajo.

Hoy, por ejemplo, es común que los chicos escuchen reggaeton, que por sus letras y ritmos ha hecho que cada día las jovencitas tengan embarazos tempranos y un sexo deliberado sin respeto hacia su cuerpo; a tal punto que modifican gravemente su lenguaje y llegan a utilizar ropas ligeras, pretextando ir a la par de la moda.

La música, sin embargo, fue compuesta para alegrar a las personas, para desarrollar movimientos rítmicos que distiendan y alegren el cuerpo, con respeto al otro y a sí mismo, e incluso en muchas ocasiones para lograr concentración al momento de emprender cualquier tarea o responsabilidad durante el día.

Si quieres que haya menos irregularidad en el comportamiento de los jóvenes evita que ellos escuchen ritmos musicales que los inciten a seguir el mal camino. Da una educación musical, enséñales a que no sólo este estilo de música es moda, pues hay muchas composiciones más que son buenas para el oído y, sobre todo, para el comportamiento social.

La música es sonidos agradables al oído

, pero sus mezclas son las que provocan informaciones encontradas y esto provoca que las personas no se comporten igual. Te invito a que hagas este ejercicio y valides la información que te estoy brindando. Te recomiendo seguir estos tres pasos:

Advertisement

1. Cuando te levantes,

enciende la radio

y escucha las noticias sobre tu país, muy posiblemente las cosas no andan nada bien y esto hará que te preocupes y acometas el día no con el mejor ánimo.

2. Luego,

sintoniza o coloca un disco compacto de la música que escuchaste hace muchos años, que sea de tu gusto; seguramente te traerá recuerdos, que pueden ser buenos o malos.

3. Por último,

escucha música agradable que te permita moverte

, así sea en tu casa o en tu cuarto, esto hará que olvides la noticia mala que escuchaste sobre la situación social del país. La música puede aliviar eso.

Recuerda que la música es diversión o, en último caso, distracción de tus preocupaciones cotidianas. Invita a tus hijos a escuchar estos géneros musicales y así es muy probable que sepan apreciarla, que no consuman droga y que no haya embarazos no deseados, que es a lo que los llevan estos géneros musicales modernos.

Toma un momento para compartir …

Millerlandy Medina

Mimy es psicóloga con énfasis en social comunitaria y especialización en familias. Disfruta de escribir y dar seminarios para la formación de las familias y el buen entendimiento entre ellas.