La solución de Amsterdam para la obesidad infantil

La clave para disminuir la obesidad infantil está en las familias no en los planes gubernamentales.

Emma E. Sánchez

El problema de obesidad a nivel mundial ya no es para nadie desconocido, todos reconocemos la situación y de sobra sabemos que los problemas de salud que se avecinan serán terribles sino comenzamos a hacer algo ya especialmente con los niños.

La OCDE dio a conocer el Informe Obesity Updtae 2017 donde países como Estados Unidos, México, Inglaterra, Canadá, España, Francia. Suiza, Italia y Corea encabezan la lista de países con mayores niveles de obesidad.

La OMS hizo públicas las consecuencias de la obesidad infantil al mismo tiempo el Plan de acción mundial para la prevención y control de las enfermedades no trasmisibles” donde se prevén acciones concretas para contrarrestar la obesidad infantil a nivel mundial.

Pero ¿sabes algo? Este plan no ha dado muchos resultados mientras que el Plan de Amsterdam contra la obesidad infantil está funcionando maravillosamente.

Lo resumo para ti en pocas palabras: Funciona porque toda la sociedad trabaja unida en serio.

Advertisement

La Guía infantil publicó el resumen de las estrategias que esta sociedad que seguramente tú y yo podemos poner en práctica en nuestro hogar y nuestro círculo de influencia.

  • Retirar los jugos de frutas azucarados o cualquiera parecido de la dieta infantil.

  • Para llevar a la escuela nada de pastelillos procesados o bocadillos con alto contenido en azúcar, solo los hechos en casa y principalmente fruta.

  • Dormir las horas que un niño debe dormir, así su metabolismo puede funcionar correctamente.

  • Las empresas de comida rápida o de refrescos no pueden patrocinar eventos escolares de ningún tipo.

    Advertisement
  • A los niños se les debe enseñara cocinar de manera sana y a gustar de las verduras y las frutas, a no usar o sustituir el azúcar lo mismo que la sal. Estas clases se hacen de manera comunitaria y en las escuelas.

  • Obviamente en las escuelas no se ofrecen productos procesados a los niños.

  • Se anima a los padres a que los niños usen la bicicleta para ir a la escuela y favorecen todo tipo de actividades físicas y recreativas.

Cabe mencionar que cuando estas medidas se presentaron, no fueron bienvenidas ni populares, lo más difícil fue cambiar la forma de pensar de los padres y sobre todo eliminar las ideas equivocadas que la gente tenía sobre la alimentación, por ejemplo, las familias compraban grandes cantidades de jugos de fruta procesados pues los consideraban sanos y nutritivos. También hubo muchas protestas cuando se terminó la costumbre de celebrar los cumpleaños en las escuelas con pasteles y dulces para compartir con los compañeros pero el tiempo le ha dado la razón a estas medidas de salud y están bajando sus índices de obesidad a muy buen paso.

Amstedam está trabajando de abajo hacia arriba, es decir, con las familias, las escuelas, las colonias y con los municipios hasta mover a toda la sociedad.

Advertisement

Y ¿sabes? este es el camino seguro del cambio, empezar por las familias para mover a todo un país. Amsterdam bajo la obesidad infantil en 3 años un 12 % ¿Qué país puede decir lo mismo?

La gran lección es, vamos a tomar la responsabilidad de la salud de nuestros hijos y no a dejarla en las manos de los gobiernos, claro, si queremos que las cosas realmente cambien.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.