Las palabras de este hombre que perdió a su esposa son la mejor prueba de que el amor trasciende fronteras

El tiempo, la fe, y el amor verdadero pueden ayudarnos a superar la pérdida de un ser amado.

Erika Patricia Otero

Amar puede ser una de las emociones más hermosas y dolorosas que alguien pueda experimentar en su vida. Pero además, puede transformarse en el trago más amargo cuando se pierde a quien se amó por mucho tiempo.

Es justamente esa la historia de Bobby Moore, un hombre de la tercera edad al que April Shepperd tomó una foto en la época en la que él vivía uno de los momentos más tristes de su existencia: la muerte de su esposa.

Cuenta Shepperd, que pese a la edad, aquel hombre firme pero lleno de tristeza, miraba el rostro de su esposa. Después de un rato, Moore se acercó y le dio un último beso; luego, mientras las lágrimas caían de su rostro le dijo en voz baja: «Sé que no puedes escucharme, pero te amo».

Aunque tiempo después llegaron sus hijos y más familiares, Moore acompañó por cinco horas el cuerpo sin vida de su esposa, hasta que ya no pudo más, y debió retirarse.

¿Cómo soportar la muerte de un ser amado?

La Asociación Americana de Psicología (APA) explica que sobrellevar la muerte de alguien querido cuesta un poco de tiempo y se da de manera paulatina.

Advertisement

La persona que sufre puede ayudarse en su duelo de la siguiente manera:

-Hablar sobre la pérdida

En un inicio puede parecer algo masoquista para quien percibe la situación desde afuera; pese a eso, hablar ayuda mucho a liberar el dolor generado por la muerte.

Solo se necesita de alguien dispuesto a escuchar sin interrumpir; esto ayuda a organizar los sentimientos y pensamientos haciendo más fácil lidiar con ellos.

-La aceptación de las emociones

Negar la muerte es algo «normal» que sucede recién acontecida la pérdida; pero es algo a lo que no puedes darte el lujo de acostumbrarte, o si no caerás en una terrible depresión.

Aceptar tu dolor y que esa persona ya no está ni estará más en tu vida, te hará más simple el proceso del duelo hasta que al final te des cuenta que vivir se hace más fácil y menos doloroso.

Advertisement

-Dedicarte tiempo y a sus otros familiares

Esto es un mecanismo no solo para ser de apoyo a otros familiares que también sufren la pérdida, sino que también te ayuda a distraerte invirtiendo tu tiempo en actividades productivas.

-Ser soporte para otros

Considera que de la misma manera que tú necesitas quién te escuche, otros también requerirán de alguien en quien desahogar su dolor. Entre ambos pueden apoyarse en los momentos de dificultad y les ayuda como catarsis de todo el dolor que llevan a cuestas.

-Recuerda con amor a quien ha fallecido

Éste es un acto muy sanador. Siempre es mucho más agradable hablar de las anécdotas agradables que se vivieron al lado de la persona fallecida, que criticar la manera en que hizo o no hizo ciertas cosas.

Ver el lado amable de la vida en momentos de tanta tristeza recargan mucho el buen ánimo de los que sufren la pérdida de un familiar o ser amado.

Acompañamiento de los ancianos en su duelo

No es lo mismo la forma como alguien relativamente joven asume el dolor de la pérdida de su padre, madre o un hijo a la manera cómo un anciano debe lidiar con la muerte de su cónyuge.

Advertisement

En éste caso particular el secreto radica en el apoyo emocional que reciba el anciano de parte de sus familiares o amigos.

Es importante que recuerdes que tu padre o madre han quedado solos y se van a sentir muy tristes por largo tiempo; por esta razón, es vital que le hagas saber a tu familiar que puede contar contigo en cualquier momento y lugar, que puede ir a verte cuando sienta que lo necesita.

Estimula a tu padre o madre para que den un nuevo respiro a su vida, que salga y se ejercite, que se inscriba en algún taller que le ayude a mantenerse distraído, que incluso busque desahogo en algún tipo de terapia física o psicológica para que le sea más liviano lidiar con la pérdida.

Distinguir entre depresión y duelo

Una cosa es el dolor por la pérdida de un ser amado con el cual se han compartido una vida y otra muy diferente es la depresión. Tú como soporte de un adulto mayor debes poder distinguirlas y para ello te daré unos indicios:

-Desesperanza hacia un futuro próspero, que no desaparece a pesar del tiempo transcurrido luego de la pérdida.

Advertisement

-Pensamientos y manifestación de deseos de no estar vivo o de querer cometer suicidio.

-Ansiedad, estado constante de irritabilidad (que por lo general se debe a la vejez).

-Dificultades pata recordar eventos, para concentrarse, aislamiento social y muy poco interés las actividades que antes sí le llamaban la atención.

– Malestar evidenciado en quejas por su estado de salud.

-Cambios drásticos en su rutina: duerme mucho más que antes o mucho menos, ha dejado de comer o come en exceso y falta de ánimo y energía.

Advertisement

En caso de notar estás señales busca la manera de ofrecerle la ayuda médica necesaria para ayudarle a salir de esa situación.

Un día después de otro

Sé que suena muy duro de mi parte, pero la muerte es una condición de la vida, tan natural como el nacimiento. Ésta al igual que el último, nos obliga a vivir un día tras otro, casi que sin poder premeditar el cómo sobre pasar las situaciones difíciles que la misma vida nos pone en el camino.

Todos hemos tenido que experimentar la dolorosa pérdida de un ser amado. Sabemos lo que duele y lo que cuesta levantarse cada día con ánimos renovados para seguir en la lucha; sin embargo, también conocemos de primera mano las capacidades increíbles que poseemos para continuar luchando aunque nos duela el alma.

A veces, el paso del tiempo obra su magia reparadora y hace que seamos capaces de seguir adelante; pero eso no quiere decir que hayamos olvidado a esas personas que hemos dejado atrás.

Perder a alguien jamás es fácil; sin embargo, siempre se puede seguir adelante con el apoyo de las personas que nos quieren y queremos. La Fe, además, es un camino sanador, que puede dotarnos de la fuerza necesaria para seguir creyendo en que, al final del camino, nos reencontraremos con nuestros seres queridos, en la luz.

Advertisement

Si estás pasando por una situación similar, créeme, tú puedes salir adelante, por ti y por quienes amas.

Te deseo lo mejor.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.