Las tías llegan a ser las mejores amigas de tus hijos

Las tías se convierten en las mejores amigas de sus sobrinos, por estas razones.

Adriana Acosta Bujan

Al morir mi madre, mi tía se convirtió en mi mejor amiga. Siempre estuvo presente para cuidarme, apoyarme y escucharme. Por muchos años ha sido mi cómplice y confidente. Puedo confesar que para mí fue de gran ayuda cuando tomé decisiones importantes en mi vida.

Ahora sigo su ejemplo, ya que tengo la bendición de tener cuatro hermosos sobrinos. Por los cuales me desvivo y disfruto al máximo.

La mayoría de las tías nos convertimos en las mejores amigas de nuestros sobrinos, porque no somos esa autoridad que imparte límites y reglas. Sino todo lo contrario, somos las personas más permisivas y amorosas.

Ahora te comparto cuáles fueron las razones por las que me desvivo por mis sobrinos:

  1. No son mis hijos

Lo cual me permite deslindarme de las responsabilidades que tienen los padres. Sin embargo, me preocupo y ocupo por su crianza pero en un nivel menos exigente.

Advertisement

Puedo decirles cosas como por ejemplo: ¡Ya hiciste la tarea!, ¡Te ayudo a recoger tu habitación!, ¡No eres linda cuando dices malas palabras! entre otras cosas. Reforzando la educación que reciben de sus papás.

  1. Soy más arriesgada

Muchas veces los padres suelen sobreproteger a sus hijos por miedo a que sean lastimados o heridos. Sin embargo, como tía mi función es hacer que ellos tengan confianza plena en ellos mismos.

Por esa razón, me he vuelto más arriesgada, sin establecer tantos límites, dejándolos descubrir sus habilidades y disminuir sus curiosidades. Por ejemplo: les ofrezco la libertad de subir y bajar de un árbol o nadar en el mar. ¡Claro! Siempre supervisando y protegiéndolos.

  1. Escucho y oriento

Escucharlos ha sido la manera más fácil para que ellos me tengan confianza. Disfruto mucho conversar con ellos, poniendo toda mi atención a lo que me dicen, sin interrumpirlos. Incluso, por lo regular siempre les expongo mis experiencias como una manera de orientarlos y apoyarlos.

  1. Me divierto como niña

Siempre me ofrezco para cuidar a mis sobrinos cuando sus padres quieren tener tiempo para ellos solos. Por lo regular, suelo llevarlos a lugares divertidos para que desgasten sus energías. Me divierto tanto que en momentos suelo sentirme niña otra vez.

Advertisement
  1. Son los mejores compañeros

Mis sobrinos son mis compañeros cuando no quiero ir sola a algún lugar. Como tienen distintas edades, eso me ha permitido evitar la soledad. Desde ir al súper a comprar la comida, hasta ir al cine para ver una película de terror.

  1. Soy una caja fuerte

Gracias a la confianza que ellos me tienen, suelen contarme sus secretos, sus travesuras o sus planes. Incluso muchas veces he tenido que ser cómplice y los ayudó a conseguir lo que quieren.

Evitó dar sermones o juzgarlos, al contrario, los guió y orientó para que tomen sus propias decisiones. Convencida de que ellos sabrán enfrentar las consecuencias de sus acciones.

Ser tía es un gran regalo que me ha dado la vida. Así como yo, estoy segura que también disfrutas al máximo ser la mejor amiga de tus sobrinos y que siempre estas presente en sus vidas.

Advertisement

 

 

 

 

 

Advertisement

 

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias