Lee estas recomendaciones y prepárate para dormir mejor que nunca

Conciliar el sueño y dormir toda la noche es vital para tu salud. ¿Te animas a probar estos consejos?

Emma E. Sánchez

Todos los seres humanos debemos dormir y descansar durante cierto número de horas según nuestro momento de vida.  Mientras dormimos, nuestro cuerpo realiza miles de funciones, principalmente aquellas que implican el  “auto repararnos”. Esta pausa nos da la oportunidad de recuperar energía, desintoxicarnos, y en el caso de los niños, crecer y continuar desarrollándose.

NO dormir lo suficiente es peligroso

Dormir es inclusive más importante que  el alimentarnos cada día; el cuerpo puede sobrevivir durante mucho tiempo con una dieta mínima pero una persona sin dormir difícilmente podría vivir más de una semana.  Las personas que padecen de insomnio, por ejemplo, tienden a desarrollar problemas relacionados con enfermedades crónicas como diabetes, cardiopatías y obesidad.

¿Te has quedado dormido en algún momento inapropiado?

Actualmente miles de personas sufren de problemas para poder conciliar el sueño, gastan al año mucho dinero en somníferos que solo dañan más  su salud,  propiciando problemas de salud tan graves como cáncer y derrames cerebrales. Un gran porcentaje de accidentes automovilísticos y laborales son causados por alguien que se quedo dormido manejando u operando algún equipo.

Las consecuencias por no dormir son graves

Cuando no dormimos lo suficiente, nuestro cerebro es el primer órgano que se daña. Algunas consecuencias del daño cerebral es la incapacidad que se tiene de poder generar  nuevos recuerdos, la salud mental se desequilibra haciendo a la persona un tanto irracional o hiperactiva.

La ansiedad, la depresión, la esquizofrenia y hasta el suicidio tienen fuertes vínculos con la carencia de sueño.

Advertisement

Muchos de nosotros dormimos pero despertamos una o varias veces por la noche y ese es otro problema serio que debemos atender y no minimizar.

Por favor, revisa estas recomendaciones

Si en este momento estás teniendo problemas para conciliar el sueño o dormir toda la noche, hay que considerar los siguientes puntos, pues nosotros mismos podríamos estarnos generando el problema:

-Evitar cenar mucho e ir a la cama inmediatamente

-En el caso de mujeres, durante la menopausia se puede experimentar periodos de insomnio que se corrigen una vez que el desequilibrio hormonal se ajusta.

-Si la habitación es muy iluminada puede ser un problema; lo mejor es que se duerma en una habitación lo más oscura posible. La oscuridad favorece la producción de melatonina

-Revisar el colchón, pues si es demasiado duro o flojo, la incomodidad puede evitar el descanso profundo.

-La abitación debe estar bien ventilada y sin olores. Lo mejor es dormir con la ventana abierta. Un ventilador que mantenga el flujo del aire fresco es de lo mejor.

Un punto muy importante que con frecuencia olvidamos

Debemos dormir a una temperatura adecuada.  Según los especialista, la mejor temperatura para dormir es entre los 17 y 22 grados centígrados.

Ya sea que se duerma con climatización, calentador o aire acondicionado, mantener la habitación entre los 17 y 22 grados permite a la persona poder cubrirse con una manta ligera, generar y conservar su calor, lo que le permitirá encender su metabolismo y hasta quemar alguna calorías.

La temperaturas más altas hace el sueño muy superficial y por lo tanto, la persona se despertará varias veces por la noche pues siente mucho calor, y puede comenzar a sudar.

Advertisement

Temperatura y horas de sueño

Los adultos debemos dormir  entre 7 y 8 horas a una temperatura no mayor de los 22 grados; los niños pueden dormir entre 9 y 10 horas a una temperatura de hasta 23 grados para evitar enfermedades, principalmente  respiratorias.

Cada uno de nosotros posee un “termostato personal” que nos ayuda a  regular nuestra temperatura y adaptarnos a nuestro medio ambiente y poder descansar.

Otras recomendaciones infalibles

Busca una pijama que te permita libertad de movimiento y que sea fresca en el verano y calentita en el invierno.

La ropa de cama debe incluir una sábana ligera y según el clima de tu región, una cobija gruesa o delgada. Tu almohada también es muy importante pues si no es cómoda,  te hará despertar con frecuencia por la noche.

Cuando  tienes mucho frío y no puedes calentarte, usa el remedio de la abuela:  pon una bolsa o botella de agua caliente en tus pies, puedes ponerte calcetas y frotar tus pies, eso hará  que los vasos se dilaten y pronto logres tu temperatura corporal ideal para dormir.

Advertisement

Si tu problema es conciliar el sueño haz un poco de ejercicio, toma un baño tibio y métete a la cama.

Un truco  para mantener la temperatura agradable en la cama es dormir sin calcetines  o sacar los pies de las cobijas eso ayudará a que la temperatura pueda regularse y no pasar ni frío ni calor.

Otro buen consejo es que vayas a la cama solo para dormir;  si  trabajas en tu cama o miras TV,  tu cuerpo no relacionará estar recostado con descansar. Ve a la cama ya cuando vayas a dormirte, establece una rutina de descanso mediante la cual tu cuerpo y mente se preparen para descansar y desconectarse.

Evita programas o películas que alteren tus sentidos, pues ir a la cama con adrenalina hará imposible que duermas y descanses bien.

No caigas en la salida fácil al tomar somníferos a la primera provocación;  antes revisa que todo en tu ambiente favorezca el descanso y el dormir placentero.

Advertisement

Y que duermas como un angelito

Hacer ejercicio, cenar algo ligero y una conciencia tranquila te ayudarán a dormir y descansar. Al despertar verás que  te sentirás lleno de energía y mucho más recuperada de tus molestarles diarios.

Te deseo de  corazón muy linda noche y ¡dulces sueños!

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.