Los 10 mandamientos de la maternidad

¿Estas usando estos 10 principios? ¡Usalos y sé la mejor madre del mundo!


Mariel Reimann

A lo mejor la maternidad si viene con un manual de instrucciones, una guía creada por el Padre más amoroso y perfecto que podemos usar para ser la mejor mamá. Él te dio una de sus creaciones para que la protegieras, cuidaras y nutrieras mientras le ayudas a aprender todo lo necesario para ser feliz en esta vida.

Encuentra el balance en tu vida sin descuidar del ser más preciado que tienes ni de ti misma.

1. No te compararás a otras madres para medir tu potencial

Eres única y ese ser especial que hoy llevas de la mano, fue especialmente diseñado cómo tú, reuniendo todas tus fortalezas, tu belleza, tu espíritu de guerrea y tu fe en saber que su pequeño espíritu llegará tan lejos como sus sueños.

No puedes compararte a otras madres, por que ellas son los ángeles de otros niños, que fueron creados con las cualidades que sólo esas mujeres pueden entender.

2. Seguirás esa voz interior

Vives en una época en donde las tendencias cambian tan rápido que parece que aunque corras a toda prisa, aún no te alcanzan los pies para llegar a entender todo lo nuevo en tu afán de darle a tu pequeño lo mejor de ti. Sin embargo, tú tienes un poder especial, tú posees ese ‘sexto sentido’.

Esa vocecita te susurra lo mejor para tu pequeño angelito y mientras la escuches estarán a salvo.

3. Te amarás a ti misma

Tú eres la persona más importante en la vida de tu hijo. Recuerda que sólo podrás enseñarle del amor, si tú te amas; de la esperanza, si tú esperas; de la autovaloración, si tú te valoras; y de la fe, si tú crees.

Advertisement

4. Tomarás el séptimo día para descansar y cultivar la fe

La espiritualidad es una de las armas más poderosas para una madre. Habrá situaciones en tú vida y en la de tu hijo en las que ni la ciencia, ni el dinero van a poder ayudar, y cuando todo falle, tu fe será la luz de esperanza.

Usa este día para cultivar la espiritualidad de tu familia, y construye una fortaleza que ninguna tempestad pueda destruir.

5. Honrarás a tu padre y a tu madre (sus abuelos)

Nunca te olvides de esos dos seres que te dieron la vida a ti, ellos siempre serán tu ancla. Respétalos aún cuando no hayan sido los padres modelos, tu respeto hacia ellos, le enseñará a tu pequeño a respetarte a ti.

Nunca olvides que tu madre un día estuvo en tu lugar, y que hay cosas que tu hijo, sólo podrá aprender de ella.

6. No buscarás venganza, enseñarás acerca de la justicia

Habrá momentos en los que sentirás que una injusticia se ha cometido con tu hijo y muchas de esas veces pagar con la misma moneda será la primera opción que cruzará tu mente. Sin embargo, deberás detenerte y usar esa ocasión para buscar justicia, enseñándole a tu hijo la diferencia.

7. No engañarás

Tú siempre serás su fuente de verdad. Los niños ven a sus padres como su primer ejemplo. Lo que tú haces, dices, decides, demuestras y piensas se reflejará en la vida de tu hijo. Sé una fuente de verdad, y cuando no sepas algo, simplemente dilo.

8. No le robarás la oportunidad de ser feliz

Como su madre has lo posible para infundirle todo lo bueno que puedas; asegúrate de darle todas las herramientas que poseas para que pueda alcanzar la plenitud de su potencial. Dale todo el conocimiento que esté a tu alcance, nútrelo con fe, enséñale a no darse por vencido y a creer.

9. Le enseñarás a no mentir

Aún cuando esa verdad parezca ir en contra de él mismo, enséñale que esa es la única forma en la que será libre.

10. Enséñale a ser feliz con lo que tiene

Asegúrate que sepa valorar lo que la vida le dé. Lo mucho, lo poco, lo que duele, lo que lo haga feliz, lo que conserve y lo que pierda; todo lo que nos pasa en la vida tiene un por que. Enséñale a agradecer por lo poco y por lo mucho; siempre habrá alguien que tendrá menos y alguien que tendrá más, el secreto está en valorar lo que es nuestro.

Toma un momento para compartir …

Mariel Reimann

Mariel Reimann es gerente de contenido en Familias.com. Estudió leyes en la Universidad de Córdoba, Argentina y vive en Salt Lake City, Utah. Es madre de dos hijas que son la luz de su vida.