Los 6 trabajos más peligrosos

Si realizas una de estas actividades, es importante que tengas mayores precauciones.


Arturo Leonardo

Una de las decisiones más importantes que tomamos en la vida es a qué nos vamos a dedicar. Estudiar y después, ¡vaya cuestión!, encontrar trabajo. Pero, ¿de qué? o ¿para qué?

Decidir la actividad por la que nos ganaremos la vida no es una cuestión fácil, no solamente por el tema de la preparación o el gusto que se le tenga a la carrera-profesión-oficio, sino que es importante pensar qué tan peligrosa o no puede ser para nosotros durante su ejercicio.

Al ser madre o padre de familia esto último adquiere mayor relevancia, ya que, sin lugar a dudas, nuestra percepción del riesgo cambia con la edad: si antes no me interesaba “exponerme”, ahora tengo tras de mí a un par de pequeños que pueden quedar desamparados. Entonces, hay que evaluar muy bien que la actividad que les da de comer, no sea propensa también a que de un momento a otro se los quite.

Debido a ello, el periódico mexicano El Universal, recopiló las que podrían considerarse algunas de las carreras más peligrosas del momento. Vamos a revisar las seis más riesgosas y, en caso de que te dediques a una de ellas, sería interesante que te informaras más sobre ello y que opinaras al respecto.

Las carreras más peligrosas para la salud

1. Dentistas/médicos

El primer lugar lo tienen los profesionistas que tienen contacto directo con el cuerpo humano, y más aún, con cuerpos enfermos. Así pues, los dentistas fueron calificados con 84 por ciento de exposición a contaminantes; 75 por ciento a enfermedades e infecciones, pero, además, por su misma actividad el tiempo que pasan sentados también les afecta.

Relee: Tu sonrisa es embajador de tu persona. Conoce al ángel que puede cuidarla.

2. Azafatas

¿Han visto las nuevas películas de El planeta de los simios? Bueno, sin necesidad de contar su argumento, la acción de transportar una infección de un continente a otro es lo más riesgoso que tienen quienes se dedican a estos menesteres. La exposición a contaminantes señala 88 por ciento; que se expongan a enfermedades e infecciones tiene 77 por ciento de posibilidades y la exposición a que se quemen, corten o golpeen es de un porcentaje de 69.

Advertisement

3. Veterinarios

No se trata únicamente de que mi perro quiere hacer pipí y solicitar que lo enseñe quien se dedica a esta actividad. Los veterinarios conviven con diversas especies y el riesgo es latente. La publicación destaca que la exposición a las enfermedades e infecciones es de 81 por ciento; a quemaduras, mordeduras o picaduras, 75 por ciento y a contaminantes llega a 74 por ciento.

4. Podólogos

Trabajar con los pies ajenos no es un oficio para cualquiera, porque la exposición a enfermedades e infecciones es de 87 por ciento; a la radiación, 69 por ciento y a contaminantes, 67 por ciento. ¡Ahora, imagínense tratar constantemente con aquellos que sus pies expelen un aroma no muy agradable!

5. Operadores de calderas…

…O de maquinarias pesadas que trabajen en fábricas. Se resalta que la exposición a contaminantes es de 99 por ciento; a condiciones peligrosas alcanza 89 por ciento y a quemaduras, cortes, mordeduras o picaduras y machucones es de un porcentaje de 84.

6. Operadores de tratamiento de aguas residuales

Convivir con todo lo que no necesita el cuerpo humano no debe de ser muy agradable. Según la publicación, el porcentaje de exposición a contaminantes es de –obvio– 97 por ciento, la exposición a condiciones peligrosas suma 80 por ciento y a pequeñas quemaduras, cortes, mordeduras o picaduras, 74 por ciento.

Lo recomendable es que te informes siempre de los pros y contras de la actividad que quieras desempeñar, y si ya la realizas, extrema precauciones a tu favor y por los tuyos.

Relacionado con el tema, te invito a releer: Conoce los 3 peligros de trabajar en exceso.

Toma un momento para compartir …

Arturo Leonardo

Comunicador fanático de sus hijos a quienes les relata día a día sus aventuras de música y deportes, gusta de leer lo que se cruce en su camino, piensa que el acto más revolucionario que puede existir es el de reír.