Los millennials ¿Visionarios o niños mimados?

Los millennials: ¿maduran tarde? ¿Por qué les cuesta tanto ser independientes?

Erika Patricia Otero

La independencia es un tema que no debería causar resquemor entre padres e hijos; sin embargo, de un tiempo a la fecha se ha vuelto un aspecto de interés, aun más cuando se habla de la generación Y, más conocidos como millennials .

¿Quiénes son los millennials?

El centro de estudios Pew Research Center, después de realizar un estudio llegó a la conclusión que las personas nacidas entre los años 1981 y 1996 son la generación millennial.

De la generación millennial se dicen todo tipo de cosas, desde que son expertos en tecnología y redes sociales hasta que son flojos, débiles e incluso mantenidos, pero ¿será cierto?

Para muchos voceros de esta generación son más los aspectos positivos que negativos los que los describen. Las características más comunes de los millennials son:

-Inconformistas

Advertisement

-Capacidad multitarea

-Sociables

-Se adaptan a la tecnología

-Asiduos a las redes sociales

-Quieren cambiar el mundo

Advertisement

-Creativos

-Buscan autonomía en el trabajo

-Consumistas

-Les gusta ser individuales y únicos

-Buscan libertad laboral

Advertisement

Si, suena como la generación que «va a salvar al mundo»; sin embargo, tanta belleza no es tan cierta y de eso pueden dar testimonio los padres de los millennials.

¿Visionarios, caprichosos o niños mimados?

En mi opinión, son de todo un poco. Tienen visión a futuro, y de hecho buscan que el mundo sea un lugar mejor para las personas a las que muchas veces se les vulneran sus derechos.

¿Caprichosos? Sí, porque quieren tener la razón en todo, buscan y desean con fervor que todo el mundo les complazca y se adapte a sus requerimientos y exigencias.

Y respecto a lo de «niños mimados», bueno, les llaman también «Los Peter Pan del siglo XXI», y los padres de ellos pueden dar fe de que el mote puede ser cierto. Por supuesto, no todos los jóvenes considerados millennials son como niños, pero sí la gran mayoría encaja con la descripción.

Si conoces la historia de Peter Pan sabes más o menos como era el chico de la historia. Pero si no lo sabes, a grandes rasgos era un niño que siendo bebé escuchó a sus padres hablarle sobre las responsabilidades de los adultos. Él creyéndose ave, voló directo a los Jardines de Kensington; allí lo encontró el hada Campanilla y ella lo llevó al País de Nunca Jamás, lugar donde jamás creció y vivió junto a los demás personajes de la historia.

Advertisement

Bueno, pues la situación con los millennials es someramente similar. Los niños en ocasiones son caprichosos, todo lo quieren, les cuesta hacerse responsables de sus actos y -aunque Peter pan huyó de casa- los millennials no lo hacen, o por lo menos no llegan a independizarse tan rápido como las personas de otras generaciones; pero repito, no aplica a todos, y por eso digo, someramente.

Los millennials y el conflicto de la independencia

Jóvenes de otras generaciones buscaban cierto nivel de independencia a partir de los 16 o 17 años. Muchos iba a estudiar lejos de casa, trabajaban medio tiempo e incluso vivían con amigos. Lo cierto es que con los millennial las cosas pasan de otra manera y -como quien dice- «van a su propio ritmo».

Solo colocaré un ejemplo para que se den una idea de cómo son las cosas: Alex tiene 31 años y es un exitoso ingeniero que lleva trabajando 5 años en su oficio. Él que vive aun en la casa de sus padres. A la misma edad, sus progenitores ya estaban casados y tenían su propia casa; pero para Alex las cosas no funcionan de la misma manera. A él le gusta vivir con ellos, sabe que en algún momento tendrá que «dejar el nido», pero para él las cosas están bien porque el dinero que gana puede invertirlo en viajes y comodidades en lugar de destinarlo para pagar deudas y mantener a una familia.

El anterior solo uno de tantos casos de millennials para los cuales hacerse independientes es la última de sus prioridades. No solo temen tener una vida como la que tuvieron sus padres, ellos quieren vivir al máximo y disfrutar de la buena vida que puedan tener al vivir sin responsabilidades.

Muchos de ellos tienen una buena formación profesional, pero sacrifican sus conocimientos y el poder alcanzar cargos de alto nivel, por mantener puestos que den un buen sueldo pero del que puedan prescindir tan pronto como quieran para irse de viaje.

Advertisement

No es que esa actitud sea mala; el problema es que sus progenitores desean que sus hijos hagan sus propias vidas sin depender de ellos.

Lo que dicen los expertos al respecto

Para quienes entienden del tema, los millennials son inmaduros e infantiles si se comparan con las personas de sus mismas edades de otras generaciones. Ana Sarmiento experta en la generación millennial dice:

«Tienen una inteligencia emocional muy frágil por la manera como los educaron, y necesitan acompañamiento para todo. Ese es en parte el choque generacional en las empresas porque están esperando el modelo de ayudarlos a triunfar de la casa y el colegio, y al no recibirlo les queda una sensación de desamparo”.

La realidad es que llegar a la edad de 32 años y vivir aún «bajo el ala paterna» afecta la imagen a nivel social de estos adultos jóvenes. Resulta que su vida amorosa también se ve afectada, y es de entenderse, ninguna persona quiere salir con alguien que a esa edad todavía vive en casa de sus padres.

Entendamos algo, no es malo ir a su propio ritmo, lo malo es abusar de la bondad de los padres. El mundo necesita personas que busquen un cambio y los millennials ciertamente lo hacen; pero de la mano de grandes exigencias vienen las responsabilidades y éstas no se hacen esperar.

Advertisement

Padres, ayuden a sus hijos a hacerse independientes desde muy jóvenes. Muéstrenles apoyo pero también denles alas para que puedan volar y hacer sus propias vidas.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.