Madre regresa luego de un fin de semana afuera, cuando abre la puerta de su cuarto rompe en llanto al ver lo que su familia había hecho

¡Lo que hizo su esposo rompe muchos esquemas!


Fernanda Gonzalez Casafús

Tienes muchas formas de expresar el amor, pero la mejor es cuando la demuestras con hechos. Esta historia me ha encantado, porque nos invita a seguir creyendo en las causas nobles, en los amores sinceros y altruistas y en las demostraciones de afecto genuinas.

Kate, madre de tres hijos, iba a estar fuera todo el fin de semana en otra ciudad. Su esposo, Miles, cuidaría de los niños y ella ni siquiera imaginaba lo que encontraría a su regreso. Este hombre decidió darle una magnífica sorpresa a su mujer trabajando incansablemente todo el fin de semana, para reformar completamente el cuarto matrimonial.

Esa noche, cuando Kate salió de viaje, su esposo, luego de acostar a los niños, puso manos a la obra y comenzó con la reforma. Pintar la habitación le llevó la noche entera, y luego unas cuantas horas más para quitar el piso y colocar uno nuevo. No importaban las horas de cansancio, o dormir en el sofá, él sólo quería sorprender a su esposa.

Miles hizo todo por su cuenta, a la par que cuidaba de sus hijos. Para sorpresa de Kate, cuando entró al cuarto, sus lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.El cuarto estaba transformado por completo y su familia la estaba esperando con una enorme sonrisa al verla embargada de emoción. Los niños también habían colaborado con pequeñas ayudas, por lo que se sentían partícipes de este gran cambio, y se sentían felices al ver así a su mamá.

Hacerlo por amor

No se trata de reformar un dormitorio, sino de demostrar en hechos cuánto nos importa una persona. Tal vez para él hubiese sido más fácil llamar a alguien que lo hiciera, sin embargo, poner sus manos a trabajar tiene un gran significado, porque fue una demostración sincera de amor. Las noches sin dormir y el cansancio físico se desvanecieron cuando la cara de Kate se iluminó con una sonrisa.

Los pequeños gestos como éstos fortalecen y unen a la pareja aún más. Y si en la pareja hay hijos, estos actos les enseñan a los niños cómo luchar por el amor y entregarse al otro sin esperar nada a cambio. Cuando los niños ven el ejemplo de sus padres crecen con buenos patrones que le servirán para el resto de sus vidas.

Dar el ejemplo

“No te preocupes si tus hijos no te observan. Ellos siempre te están mirando”, decía Teresa de Calcuta. Esta frase, que una vez escribí en un cuaderno, porque me pareció maravillosa, retrata fielmente y resume a la perfección la relación entre padres e hijos. Ellos absorben nuestro ejemplo, nos ven todo el tiempo, nos estudian y sacan sus propias conclusiones. Nosotros, sus padres, somos quienes con el ejemplo debemos mostrarles el camino.

Advertisement

La importancia del buen ejemplo de un padre en la vida del hijo puede resignificar su vida y conducir a un niño a convertirse paulatinamente en una persona de bien.

Si quieres seguir educando a tu hijo con buenos ejemplos, para que siga tus sanos consejos y crezca siendo una persona generosa y amable con quienes lo rodean, puedes poner en práctica de forma diaria estas sugerencias:

  • Lee cada noche un cuento junto a su cama
  • Respeta a las personas mayores
  • Cuida y respeta a los animales
  • Bríndate a los demás en actos solidarios y caritativos
  • Ayuda a los que más necesitan
  • Tolera tus propias frustraciones y muéstrale que tú también puedes equivocarte
  • Besa y abraza a tu pareja todos los días al llegar y al irte de casa
  • Antes de tirar lo que no sirve, intenta arreglarlo
  • Cierra las canillas al cepillar tus dientes para no desperdiciar agua
  • Respeta las leyes y las normas de tránsito

Las palabras convencen, pero el ejemplo arrasa. Y lo estás haciendo muy bien. Tu hijo aprende día a día de tus actos y ello le servirá para convertirse en una mejor persona. No hay nada más lindo que ver crecer a un niño aprendiendo a brindar amor y respetar a sus pares. ¡Vas por buen camino!

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.