Madre voltea a ver a su lado y encuentra a un policía haciendo algo que NUNCA hubiera esperado

“Mi familia está más a salvo por hombres como él”.

Mariel Reimann

Las redes sociales muchas veces son las portadoras de noticias que nos estrujan el alma y nos hacen preguntarnos a dónde está yendo la humanidad; en esta oportunidad, son portadoras de una historia que nos llena de fe.

Cammie Alkire, madre de cuantro niños, había ido a comer a un restaurante, cuando volteó y vio una imagen que decidió capturar y compartir.

Un oficial de policía, orando para bendecir sus alimentos

“Me hizo sentir agradecida por los hombres y mujeres que sirven para protegernos”, dijo Alkire. “Estos oficiales y sus familias necesitan nuestras oraciones todos los días. Le doy gracias a este oficial que realmente tocó mi corazón”.

La imagen vale más que mil palabras.

Nunca debemos olvidar que tener alimentos cada día, es un milagro

Vivimos en diferentes lugares del mundo. Algunos podemos acceder a agua potable y alimentos sin demasiado esfuerzo. Para muchos participar de un almuerzo o una cena carece de importancia, ya que es parte diaria de la vida. Sin embargo, y sin irnos al otro extremo del hemisferio, hay muchas personas que no pueden decir lo mismo.

Advertisement

Ser agradecidos por lo que tenemos cada día debería ser una práctica y enseñanza en nuestra familia y sobre todo con nuestros hijos.

Hay al menos tres razones por las que debemos agradecer a Dios a diario por nuestros alimentos

Mi abuela decía que si la comida estaba rica, una vez que se escuchara el “amen” sólo reinaría el silencio. Y así era.

El alboroto antes de comer, el sonido de los platos, los cubiertos, los vasos, el aroma de la comida, y el apuro por sentarse a disfrutar de los alimentos, es interrumpido por las palabras ofrecidas por uno de los comensales para recordar que somos dichosos por tener un Dios que nos ha bendecido con alimentos, vida y salud por un día más.

La pausa se produce, recordamos que somos una familia, una unidad y la gratitud nos une. Toma un par de minutos para que la magia de saber que estamos juntos, se produzca.

Oramos para celebrar a un Dios generoso; oramos para recordar quien nos bendice; oramos para redirigir nuestros corazones.

Advertisement

Sea cual sea tu fe, has que la fe sea parte de tu familia

La foto del oficial nos recuerda que todos necesitamos de esa fe para seguir hacia delante.

Un estudio que incluyó a 476 participantes de 198 familias religiosas, cristianas, judías y musulmanas, que vivían en 17 estados diferentes de todo el país que incluyó preguntas como:

“¿Qué prácticas de fe tienen un significado especial para ustedes como familia?”;
“¿Cómo compartes tu fe con tus hijos?”;
“¿Cómo supera tu familia las tensiones y los problemas?”.

Sorprendentemente para muchos, la respuesta del 96% de las familias participantes, incluyeron la oración como la “práctica especial que los unía como familias”.

Yameen, un padre musulmán citado en el estudio dijo: “Oramos [como] familia”. Especialmente después de la oración … toda la casa se tranquiliza. No hay televisión, no hay internet … hay pureza de comunicación allí, y proviene directamente del corazón. Ya sabes, simplemente no puedes conseguirlo de otra manera y especialmente cerca de los niños “.

Advertisement

La oración, es sin duda, una manera de comunicarse con Dios, pero también con lo más profundo de cada uno. Es una forma de desacelerar el día y enfocarse en lo que realmente importa. Es una forma de crear lazos indestructibles en familia.

Y tú, ¿te animas a hacer de la oración diaria una actividad familiar?

Toma un momento para compartir ...

Mariel Reimann

Mariel Reimann es gerente de contenido en Familias.com. Estudió leyes en la Universidad de Córdoba, Argentina y vive en Salt Lake City, Utah. Es madre de dos hijas que son la luz de su vida.