Me divorcié ¿Y ahora qué hago, si ya soy una mujer mayor?

Tras el divorcio siempre hay vida, sin importar tu edad, lo importante es tener muy presentes los puntos que aquí te mostramos.

Emma E. Sánchez

Esta semana me reuní con una amiga que durante muchos años sufrió durante su matrimonio. Luego, tras mucho dolor y desafíos, finalmente tomó la decisión y se divorció.

Conociendo todo por lo que ella ha pasado, imaginé verla bien o por lo menos, animada. Pero al encontrarnos me sorprendió mucho ver a mi amiga no mejor que la vi cuando estaba casada.

Al platicar, ella me decía que, si bien ahora sentía un gran alivio al llegar a su pequeño departamento y tener tranquilidad, no pelear con nadie, comer en paz y no sentirse amenazada, también con tristeza, me decía que se sentía muy sola, triste con frecuencia y lo más difícil: sin saber qué hacer de su vida.

Tras el divorcio, muchas mujeres pueden llegar a experimentar algún grado de depresión

Finalmente, el divorcio no es para nadie fácil. Aunque muy esperado o deseado, al lograrlo, puede llegar a ser abrumador.

Advertisement

La gente podría pensar que una vez divorciada, una mujer violentada podría sentirse libre y muy feliz; pero la verdad es que la mujer pasa por diversas etapas hasta que finalmente logra retomar su vida y su equilibrio.

Lo más importante en estos casos es que amigos y familiares les acompañemos para que su periodo de duelo no se prolongue más allá de lo sano y normal.

Los trámites, los careos o reuniones previas con el juez, los abogados, ver a la expareja, etc. Todo eso es muy desgastante y, ¿sabes algo? Las cosas se complican y tienen sus propios desafíos según la etapa de vida de la mujer separada.

La vida después del divorcio para las mujeres mayores

En esta ocasión, me enfocaré en las mujeres mayores de 45 años, que es el segundo grupo de edad de mujeres con un mayor índice de divorcios.

A esta edad, muchas de ellas ya han tenido hijos, son adolescentes o hasta mayores de edad, por lo que las negociaciones de manutención pueden ser más rápidas.

Advertisement

Un gran porcentaje de este grupo de mujeres trabaja, obtiene su propio dinero y no depende de una manutención del esposo o no va a pelear esta parte tanto como una madre joven con hijos pequeños que se dedica a ellos y a su hogar.

Las mujeres mayores que se mantuvieron activas, con un grupo de amigos y familiares y sobre todo, que generan un ingreso propio, tienden a tener procesos de duelo mucho más cortos y suelen adaptarse más rápido y de mejor manera a nueva vida.

Pasa lo contrario con aquellas mujeres que en sus cuarentas, no gozan de estas de estas oportunidades.

Ahora, es muy importante mencionar que tras el divorcio, si una mujer vive un proceso sano de reencuentro consigo misma, busca apoyo emocional, psicológico y hasta espiritual, su recuperación es inevitable. ¡Se va a hasta las nubes! Y aquí es donde podemos ver a estas mujeres guapas, trabajadoras, independientes y de gran influencia en la comunidad que vemos que hasta rejuvenecen.

Todas las mujeres pueden lograrlo, solo es cosa de tomar el camino que nos lleve hasta ese lugar.

Advertisement

Los primeros pasos

Una vez que el divorcio ha sido otorgado, hay pasos muy importantes que revisar, vamos a conocerlos:

Los legales

Hay que hacer los cambios de propietario de aquellos bienes que pudieran haberte quedado, hacer las transferencias que el juez haya determinado, asegurarse que la ex pareja haga lo mismo o proceder a informar.

Cambiar beneficiarios de seguros, verificar que tu nombre no haya quedado en préstamos conyugales, deudas o cualquier asunto que ya no sea tu responsabilidad.

En México, las mujeres no cambiamos de nombre legalmente al casarnos o divorciarnos  pero si es tu caso, dedica un tiempo a este tipo de trámites.

Hay que revisar las cuestiones de seguridad social. Tal vez notificar cambios de domicilio para tu identificación, estados de cuenta y otros documentos o recibos que te llegaban a domicilio conyugal.

Advertisement

Los económicos

¿Tienes trabajo? ¿Vas a buscar uno? ¿Cómo están tus finanzas? ¿Tendrás derecho a pensión conyugal? ¿Tú vas a dar pensión conyugal? ¿Te vas a mudar? ¿Puedes vender algo?

Cuando tengo la oportunidad de hablar con mujeres que están pasando por dificultades en su matrimonio o que ya están iniciado su proceso de divorcio, siempre les digo que deben comenzar a formar un ahorro de dinero, buscar un  trabajo o lograr ingresos extras. Pues, desafortunadamente como en todas los infortunios, el dinero hace la gran diferencia en salir de mejor manera de este trance.

El pago de abogados, trámites, mudanza y hasta empezar desde cero, requiere de un gran esfuerzo económico y luego reiniciar la vida de soltería también requiere de ese “colchoncito” económico.

Los emocionales

Este es el rango más importante de todos porque si estás bien emocionalmente, créeme ¡todo se pondrá en su sitio! Y todo será para bien.

Si te sientes triste, no sabes qué hacer o no puedes ver con claridad tu futuro, te invito a buscar una meta en tu vida, a trabajar con mucho ánimo, a viajar, dar servicio a quien lo necesita, ponerte a estudiar, hacer ejercicio, iniciar ese negocio que dejaste pendiente, visitar a los hijos, la familia.

Advertisement

Y si aún así hay un vacío en tu vida o algo no te deja tener paz, entonces, mi querida amiga, busca a un especialista. Ir a un psicólogo, algún terapeuta o acompañamiento ante el duelo puede serte de mucha ayuda.

Recuerda: si tú estás bien, todo comenzará a fluir y muy pronto, tu vida será más tranquila y feliz.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.