Mentiras y mitos de la lactancia materna ¡No caigas en ellos!

Tu leche, mamá, es un regalo valiosísimo para tu bebé, que no solo lo nutrirá físicamente, sino también de manera emocional.

Marilú Ochoa Méndez

Imagina que tienes un regalo preciosísimo para tu bebé, que además es gratis.  Es un tesoro invaluable que garantizará que tu bebé tenga la fortaleza inmunológica y física para afrontar su cambio radical de vida: de tu vientre al mundo exterior.  Además, le brindará el consuelo y calidez humana para salir adelante y aprender a amarse y acercarse al mundo. ¿Lo desperdiciarías?

Ahora, imagina que tú no sabes que es un regalo tan preciado.  Y otros «expertos», que -según tú-, sí saben, te dicen que ese tesoro no es tal. Te dicen que hoy en día los tesoros de mentiras, los de oropel, son mejores que los que se excavan debajo de la tierra, con picos y palas, y brillan de una forma hermosa, como diamantes.  Ese «experto» te dirá que los trozos de vidrio también reflejan la luz, y pueden asemejarse a un diamante.

Sin embargo, no creo que nadie, pudiendo elegir entre un diamante y un cristal, eligiera este último.  ¡Todos preferimos los diamantes!

La lactancia materna es un tesoro, un tesoro en verdad invaluable.  La consultora certificada en lactancia materna Ana Charfén, afirma que si tú quisieras comprar una onza de leche materna en el HMBANA (Human Milk Bank of North America) no podrías hacerlo sin prescripción médica.

«Si tuvieras esa prescripción y tu seguro lo pagara, cada onza de leche materna costaría 4.40 dólares, cada botellita de 4 onzas valdría fortuna, y lo que un bebe toma diariamente a las 6 semanas costaría unos cien dólares diarios», explica.

Advertisement

¿Y el sentido común?

Algo muy triste, es que las mujeres produzcamos leche materna de manera natural al parir a nuestro bebé, y que a pesar de que es algo que nuestro cuerpo produce, muchas nos cuestionemos si amamantar será lo mejor para nuestros hijos. Esto nos muestra la falta de sentido común de la sociedad de hoy.

Es como si te preguntaras por qué al rasparte, tu cuerpo produce la costra, y te la quitaras cada que se formara. ¿No te parece un poco ilógico?

No pretendemos analizar cómo ni por qué nuestra sociedad ha llegado hasta aquí. Tampoco queremos hablar mal de las mamis que han decidido no dar leche materna a sus bebés. Esta es una decisión personal, definitivamente no la ideal, pero estamos seguros que cada madre desea lo mejor para sus hijos.  Lo que sí pretendemos, es informarte de muchos mitos que no debes creer.

Continúa la experta en el tema Ana Charfén:

«Y pensar que algunas personas te puedan decir «dale aparte leche de bote» por si tu leche no es buena… O porque «es lo mismo»… Es como sustituir un diamante con una piedra de río. Si te dicen desteta por cualquier tontería, sal corriendo. El valor de tu leche es incalculable porque además es la única leche que contiene amor«.

Advertisement

Existen demasiados mitos

En una publicación de Facebook, el doctor mexicano Alberto Estrada Retes, comenta su inquietud por tres casos concretos que lo motivaron a expresarse abiertamente para orientar a muchas madres inquietas:

«Una mamá con un bebé de nueve meses que no le da pecho al niño porque le dijeron que su leche no sirve después de los seis mesesUna señora con un bebé de un mes que le quitó el pecho a su bebé porque su leche, le dijeron, le estaba causando intolerancia a la lactosaOtra se enfermó de la garganta. Ella se enfermó, no el bebé. Le recetaron antibiótico que probablemente ni necesitaba y le dijeron que dejara de dar pecho, que porque le hacía daño al bebé.»

El doctor afirma con frustración, que en ningún caso, debió haberse suspendido la lactancia, y se lamenta especialmente porque cuando él las atendió, era difícil que la lactancia pudiera reanudarse de manera completa, pues había pasado ya mucho tiempo desde la mala información.

Asesorarse solo con expertos

Lo primero, es preguntarnos, ¿el profesional conoce ampliamente del tema del cual me brinda la orientación?  Seguro has notado que el pediatra no suele aconsejar a pacientes del urólogo, ni el oftalmólogo aconseja sobre dermatología.  Así, si quien te sugiere suspender la lactancia es un pediatra, ¿conoce sobre lactancia materna?, ¿ha investigado ya en el manual médico si ese medicamento en específico afectará a tu bebé?.

Ahora, si quien nos hace la sugerencia no es doctor, ¿qué tanta experiencia y dominio del tema posee esta persona?. Muchos damos consejos desde las circunstancias que hemos vivido, pero eso no nos hace expertos.

Advertisement

Existe un personaje que sí se especializa en temas de lactancia materna: la puericultora. Son mujeres que ayudan a la mamá a cuidar al niño en todos los aspectos: físico, emocional y mental.  En algunos hospitales y clínicas prestan su servicio, el cual, te hará sentir segura para cuidar integralmente a tu recién nacido.

¿Y si amamantar me hace sufrir?

Ocurre también que muchas personas, sin que nadie les diga nada, tienen experiencias terribles con la lactancia materna, y les parece tan complicado amamantar, atender a un recién nacido, redescubrir su papel de madres y no dormir, que optan por lo que sea que les facilite la vida, y la primer opción que encuentran, es abandonar la lactancia materna.

Estas molestias van desde grietas en el pecho, inflamación, cólicos del bebé, entre otras.  Si has experimentado eso, debes saber que existen organizaciones de personas que se preparan técnica y médicamente para apoyar a las madres: entre ellas están La Liga de la Leche, por ejemplo. Ellos forman asesoras de lactancia. En esta página podrás consultar si en tu ciudad y país existen grupos especializados o asesoras que puedan hacerte una visita a domicilio para apoyarte.

Las medicinas, enfermedades y lactancia

Si en tu caso, te someterás a un tratamiento médico, irás al dentista o tienes algún problema de salud que requiera la ingesta de medicamentos, también existen recursos que te darán tranquilidad, como la web e-lactancia, donde colocas los compuestos de las medicinas que te han sido recetadas (así como anestésicos o analgésicos) y conocerás su viabilidad o afectación en la leche materna que darás a tu bebé.

Ahora conoces mas sobre este precioso regalo que tu cuerpo puede darle a tu bebé. Ojalá te animes a informarte con especialistas, para que tu nuevo angelito no gane solo en salud y estatura, sino en amor y cercanía contigo.  Mirar sus ojitos enamorados mientras toma la leche de tu pecho, te dará hermosos momentos de unión con él, ¡no te los pierdas!

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de seis niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.