Mientras su pequeña estaba hospitalizada por una enfermedad mortal, la madre decidió publicar un mensaje, al observar lo que hacía una enfermera

Madre observó lo que hacía una enfermera cuando esperaba en la sala de recuperación a lado de su hija.

Adriana Acosta Bujan

Una de las tristezas más grandes que pueden experimentar algunos padres, es ver a sus hijos luchar por recuperar su salud cuando son diagnosticados con cáncer. Desafortunadamente el cáncer puede ser una enfermedad mortal cuando no se detecta a tiempo.

Muchas personas que no han tenido alguna experiencia con algun familiar diagnosticado con cáncer, pueden imaginar el sufrimiento y de los padres, de los pacientes, de los médicos incluso de las enfermeras, al ver lo complicado y devastador que son los tratamientos; entre medicamentos, inyecciones, quimioterapias, radiaciones, suele ser un camino doloroso para alcanzar la salud.

Negligencia médica

Shelby y Jonathan Skiles de Texas, Estados Unidos, son padres de la pequeña Sophie, hace un año sus vidas cambiaron de repente. La pequeña tenía 2 años de edad, cuando en un instante presentó problemas para respirar, por lo que los padres acudieron con un especialista de emergencia para poder tratarla y curarla. Sin embargo, el primer diagnóstico fue que la niña tenía asma, o algun tipo de alergia.

Los padres desconcertados, se llevaron a su hija a casa y esperaron que ella logrará sentirse mejor, de repente, otra vez la pequeña no lograba respirar, por lo que los padres acudieron al hospital Children´s Medical Center en Dallas, Texas, donde recibieron la noticia que su hija tenía un tumor en el pecho, fue diagnosticada con linfoma linfoblástico de células T.

Es un tipo de cáncer que afecta a los linfocitos, células que forman nuestro sistema inmune, alterando a los ganglios linfáticos. Los linfocitos nos protegen frente a los virus, hongos y bacterias. Se presenta en forma de un bulto doloroso en el cuello, axila o inglés, por lo común los síntomas son fiebre mayor a los 38 grados, sudoración nocturna, pérdida de peso, cansancio, picor en la piel y manchas cutáneas de color rojo. Desafortunadamente es un cáncer con un comportamiento agresivo, con crecimiento y extensión rápido.

Advertisement

Un camino largo y doloroso

La pequeña Sophie pasó varios meses en el hospital recibiendo tratamientos, por fortuna las quimioterapias lograron salvarle la vida en esos momentos. Los padres pasaron día y noche sentados en la sala de recuperación, desconsolados y esperando un milagro para que Sophie logrará curarse totalmente. Los padres desean realizar un proceso de trasplante de células madre, para erradicar las células malas, sin embargo, según lo publicado en“Sophie The Brave”, la pequeña no pudo vencer el cáncer.

Una carta

Un día la madre observó con mucha atención el trabajo que desempeñan las enfermeras, para el cuidado de su hija y de muchos otros pacientes. Sorprendida y agradecida por la gran labor que realizan decidió escribir en su página“Sophie The Brave”, un mensaje de gratitud.

Con más de 27 mil seguidores y likes, la madre expresó

  • Las enfermeras pasan desapercibidas sin que nadie se dé cuenta de su trabajo

  • Por lo general muchas de ellas lloran con sutileza, tratando de calmar sus miedos cuando quitan las gasas o inyectan a sus pacientes, antes de hacerlo piden perdón.

  • Tienen muchas pulseras en sus brazos, uno por cada niño que cuidan y aman

    Advertisement
  • Son excelentes consolando a los padres que están devastados

  • Aman a sus pacientes sin ser parte de su familia

  • Se esfuerzan para cuidar a los niños enfermos o que están a punto de morir

  • Siempre entran con una sonrisa contagiosa

  • Siempre están atentas a todo lo que requieren sus pacientes

    Advertisement
  • Escuchan a los familiares y padres para reconfortarlos

La madre concluye con la frase “Ustedes son la esperanza de que nuestros hijos tengan un mejor mañana y sin ustedes, esta lucha sería imposible. Mil gracias por todo. “

La directora de la clínica Susan McCollom, dijo a ABC News, que estaba agradecida y feliz por la publicación de la carta. Expreso que no es una labor sencilla, pero que la hacen con mucho amor y paciencia.

Te invito a leer: Anciano finge un fuerte dolor de cabeza pero luego las enfermeras descubren el verdadero motivo

Una reflexión que traspasó fronteras

Gracias a la carta que publicó la madre de Sophie, muchos padres se han sentido identificados, ahora observan y agradecen la gran labor que realizan las enfermeras para el cuidado de sus familiares enfermos.

Advertisement

Te comparto: Esta enfermera hizo lo que nadie se atrevía hacer al ver el sufrimiento de este bebé prematuro

No cabe duda que cualquier profesión que realicemos debe ser con amor, sobre todo cuando se trata de cuidar vidas humanas. ¡Gracias a las enfermeras, doctores y todo el personal de los hospitales!

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias