Nueva guía de lenguaje deja en evidencia la violencia obstétrica

Nueva guía deja en evidencia los maltratos a los que han sido sometidos cientos de mujeres al momento de dar a luz.


Camila Ignacia Gómez González

La violencia obstétrica ha sido un tema que ha golpeado fuerte a millones de mujeres en el mundo. Sin embargo, parece ser una realidad totalmente desconocida por las políticas públicas de muchos países y peor aún, es una realidad que muchas han debido callar, pues está tan normalizada que muchas mujeres van preparadas para vivir la peor de las pesadillas y no la cita a ciegas más hermosa del mundo a la hora de parir.

Ante este escenario es que un grupo de matronas (parteras) ha decidido sumarse a la lucha en contra de este tipo de violencia, creando una guía de lenguaje respetuoso, que ha sido distribuido a través del diario Médico Británico (British Medical Journal).

Razones

La violencia se manifiesta en todas las formas que podamos imaginar, pero uno de las que nadie habla es justamente la que viven cientos de mujeres al momento de dar a luz.

Los niveles llegan a tanto que muchas de ellas han descrito su parto como algo terrible y que no volverían a repetir nunca más en su vida. Pues lo pasaron pésimo, no solo por el dolor que significa parir, sino también por el trato que recibieron al momento de hacerlo.

Expertos

La elaboración de la guía contó con 3 expertos: Andrew weeks, profesor que se desempeña en la Universidad de Liverpool (International Mother Heatlh Care), Natalie Mobbs, estudiante de medicina en Liverpool y Catherine Williams, miembro del comité de National Maternity Voices.

Los 3 autores coinciden en que resulta escencial que se logre una práctica respetuosa del parto, asegurando a las mujeres que podrán controlar su propia atención, desde la comprensión completa del proceso.

Cambios

Los principales cambios buscan utilizar un lenguaje respetuoso y alentador para la madre que se encuentra en trabajo de parto.

Advertisement

Partiendo en llamarla por su nombre y dejar de lado el término “paciente o parturienta” . E incluso se sugiere que en vez de decirle a la madre que utilizarán forceps para terminar con el embarazo, se les diga que ayudarán al bebé a nacer mediante fórceps para evitar el sufrimiento fetal al que puede estar siendo sometido por la larga espera en el canal de parto.

Estos cambios también incluyen los tecnicismos utilizados de manera frecuente durante el parto, dejándolos de lado y dando una instrucción clara y comprensible por todas las personas que se encuentren en ese minuto en el pabellón/sala de parto con la madre.

De esta manera se busca crear consciencia acerca de la importancia de disminuir los índices de violencia a la hora del parto, los mensajes desalentadores y el sentimiento de desagrado que surge en todas aquellas mujeres que han sido denigradas, forzadas a tener partos en posiciones incómodas, violentadas con comentarios fuera de lugar y por sobretodo, asustadas cuando escuchan términos médicos poco conocidos, que nadie se toma la molestia de explicar y mucho menos de alentar para saber que todo está funcionando bien con el nacimiento del bebé.

Esperamos que esta iniciativa sea replicada en muchos países del mundo, como una muestra de que parir es sinónimo de amor y no de violencia.

Toma un momento para compartir …

Camila Ignacia Gómez González

Camila, es Relacionadora Pública, con orientación en Marketing, actualmente reside en Villa Alemana, Chile. Es esposa y madre, y ama escribir para ayudar a fortalecer los lazos familiares.