Para todas las madres: No estás fallando, mamá!

Los errores y el sufrimiento de los hijos pueden hacer que una madre llegue a pensar que ha fallado en la crianza. Aprende el por qué no es así.

Adriana Acosta Bujan

Nadie ha dicho que la crianza es fácil, se requiere de mucha paciencia, disciplina, amor y esfuerzo para lograr que los hijos sean felices. Sin embargo, muchas veces los errores de ellos son claves para que una madre sienta que está fallando. A pesar de los valores, las buenas costumbres y los hábitos que implica una crianza, los hijos toman sus propias decisiones y deben aprender de las consecuencias por si solos. Eso no quiere decir que hemos fallado como madres.

Mi hijo de 22 años acaba de contraer matrimonio y será padre muy pronto. Él ha decidido seguir estudiando y trabajando al mismo tiempo para proveer para su nueva familia. En algunas ocasiones me ha dicho que está muy cansado y que tiene demasiados problemas económicos y también en su relación. Por supuesto, yo como madre hubiera deseado que él terminara una carrera universitaria, que viajará por el mundo entero y que después se casará. Por lo tanto, al conocer sus problemas y agobio, muchas veces me he sentido como una madre fracasada. ¿Qué habré hecho mal?, ¿Por qué mi hijo está sufriendo?, ¿Qué errores cometí para que él decidiera salir de casa tan joven?, ¿Por qué le he fallado a mi hijo?

Puedo culparme toda la vida por mis errores del pasado, al final de cuentas, nadie nos enseña a criar a los hijos, sin embargo, es importante comprender que no eres tú la que falla, sino que así es la vida.

¿Por qué no estás fallando?

  1. Por todo lo que has sacrificado

Es común sacrificar todo lo que tenemos por el bienestar de los hijos, les ofrecemos todo lo que está a nuestro alcance, sin embargo, muchas veces, ellos no alcanzan a valorar los esfuerzos de una madre. Los desvelos, castigos, cuidados y el tiempo son algunos aspectos que ellos no logran entender fácilmente, sino hasta que sean padres y formen su propia familia. ¿Cuántas veces recuerdas haberte sacrificado en comprar, salir o comer algo por dárselo a tu hijo?

Advertisement
  1. Por el empeño que pusiste en la disciplina

Los límites son necesarios para que ellos aprendan a corregir algunas acciones que son inapropiadas, fomentando los valores y el respeto. Es común que a muchos padres se pregunten si pusieron suficientes límites especialmente cuando los hijos suelen ser desobedientes e irresponsables. La desobediencia de los hijos no quiere decir que has fallado como madre. Eventualmente tu hijo aprenderá de sus errores y observará que la vida está llena de reglas que debe cumplir, tanto en la sociedad como en su propia familia.

  1. Por el tiempo que dedicaste

Seguramente dedicaste incontables horas para cuidar a tus hijos desde que eran chicos hasta que salieron de casa. A veces, tener que trabajar y dejar a los hijos solos al cuidado de un adulto es algo que muchas madres lamentamos y pensamos que es una gran falla. Sin embargo, sí te tocó trabajar para ayudar con la economía familiar no debes culparte, ya que puedes brindar todo el tiempo que quieras de calidad y no de cantidad. Los hijos disfrutan compartir momentos especiales con sus padres. Por ejemplo: cuando los escuchas, guías y orientas o cuando les lees un cuento, o cuando los invitas a ver una película entre otras cosas.

  1. Por no resolver todos sus problemas 

No te sientas culpable por no poder resolver los problemas de tus hijos, sabes que no puedes hacerlo ya que no aprenderán a ser independientes y autosuficientes. Es parte de la vida, dejar que ellos tomen sus propias decisiones y aprendan de los errores que cometen, ya que toda acción lleva una consecuencia. Sé que como madre quisieras estar todo el tiempo defendiendo a tu hijo ante la adversidad, pero simplemente no es posible, por ello no has fallado en absoluto.

No pases tu vida lamentándote por creer haber fallado en la crianza de tus hijos, sé que has hecho todo lo que está a tu alcance, que eres una mujer esforzada, comprometida y dedicada por lograr el bienestar de ellos, incluso debes saber que no hay persona perfecta y que la perfección es algo subjetivo. Así que mejor levanta ese ánimo y disfruta de la maravillosa experiencia de ser madre.

 

Advertisement

 

 

 

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias