Pensar en positivo no siempre cambiará tu vida; la adversidad sí

Enfrentar los retos de la vida puede traernos dulces recompensas ¿Te animas a superarlos?

Ada de Hoyos

Pasar por dificultades y pruebas en la vida no precisamente suena tan alentador como puede ser el hecho de saber que te ganaste un viaje a Hawai todo pago, por una semana, y para toda la familia. Y si bien, las pruebas, las dificultades y la adversidad son parte de la vida, ¿Por qué son tan difíciles de aceptar y lograr pasar?

¿Has pensado en el impacto físico, mental y espiritual que implica pasar a través de los desafíos que se te presentan en la vida? ¿Crees que tan solo el cultivar pensamientos positivos y generarlos todo el tiempo te ayudará a cambiar tu vida?

Cultivar pensamientos positivos tiene enormes ventajas

Encontrar el arte de llevar a cabo el pensamiento positivo en tu vida conlleva un esfuerzo, que brinda beneficios medibles y te hace sentir increíblemente bien.  Por ejemplo, cuando haces una actividad que te gusta y te hace sentir bien y te ayuda a tener un bienestar mental, espiritual y físico; simplemente es una sensación de satisfacción que te gustaría estuviera siempre presente. 

Otra ventaja de cultivar una mente positiva es que practicamos elegir pensamientos que nos brindaran un camino para fortalecer nuestra confianza y desarrollar nuestra fe a la largo de la vida.

Thomas S. Monson, líder religioso nos comenta: “El futuro es tan brillante como tu fe” Practicar este arte lleva tiempo pero una vez dominado, tus pensamientos se manifestarán abiertamente en tus palabras y hechos afrontando la vida con las alternativas que nos brinda. Inclusive, la forma de usar para bien las dificultades que enfrentamos.

Advertisement

Más allá de los pensamientos positivos

Cada uno de nosotros como seres humanos creemos que evitar los problemas, las dificultades y la adversidad o aún mejor, atrevernos a intentar evitar el sufrimiento, nos brindará de alguna forma el bienestar que anhelamos.  Pero no nos damos cuenta de que tal vez esto no sea totalmente cierto.  Y tal vez debido a que has calculado lo que implica, has cerrado tus ojos, desafortunadamente, ante la adversidad.

Nuestro cerebro es el centro generador de pensamientos más increíble que tenemos.  En él se generan todo tipo de pensamientos. El ayudar a estar constantemente generando pensamientos positivos nos ayuda a afrontar la vida, pero eso no lo es todo.  Si estuviéramos solo en una constante de pensamientos positivos ¿Cómo podríamos distinguir que son positivos si los pensamientos opuestos no estuvieran presentes como los pensamientos negativos?  ¿Podrías distinguir que algo es positivo si no tuvieras algo que fuera contrario?

Y qué pasaría con la capacidad de cambiar tu vida para bien si no tuvieras que moverla de un lugar desfavorable a uno más favorable.  Pareciera ser entonces que los pensamientos y situaciones positivas son importantes, pero existen gracias a la presencia de una parte contraria. ¿Es entonces aquí donde te pregunto, ¿Es suficiente con tener pensamientos positivos para generar un cambio en tu vida? ¿Qué es lo que genera el cambio e impacto en tu vida?

La importancia de la adversidad

Se dice que el mantener una actitud positiva nos ayuda, pero el solo hecho de tener pensamientos positivos no nos hace desarrollar todo el potencial que nuestra alma contiene.  Me hace pensar cuando era estudiante universitaria y asistía a las clases tan interesantes que tenía. Disfrutaba muchísimo escuchar de mis catedráticos casi como un niño disfruta de un helado en época de verano; y mientras me encontraba en este deleite otro pensamiento se apoderaba de mi mente:  el examen de esta asignatura.

Era como si la bola de helado se le hubiera caído a la niña al piso de manera repentina. Me aterraba el pensar que en su momento tendría que presentar los exámenes y que me evaluarían si verdaderamente había internalizado aquellas enseñanzas que tanto disfrutaba escuchar y saborear.  

Advertisement

Entonces, si supieras que las adversidades que enfrentas a diario te podrían traer cambios sorprendentes en tu vida en todo ámbito personal, aun así, ¿Los evadirías y rechazarías?

Dieter F. Uchdorf, ex piloto de aviación alemán, nos enseña:  “Es tu reacción a la adversidad, no la adversidad en sí lo que determina cómo la historia de tu vida se desarrollará.”

Muchos de nosotros tal vez hemos dado la espalda a la adversidad y nos hemos encontrado en esta situación de temer afrontarla. Tal vez podemos recordar que por el alto costo de dificultad preferimos dejarla pasar, y ahora posiblemente te estés preguntado ¿Qué hubiera pasado si la hubieras tomado o si hubieras hecho un mayor esfuerzo para que en lugar de evitar la adversidad la hubiera abrazado?

La adversidad nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos

Séneca, filósofo, orador y escritor romano conocido por sus obras de carácter moralista, nos enseñó “No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba”. 

Confía en tí, en tus capacidades y en lo que te impulsa a hacer frente a la vida.  Haz que tu mente y corazón trabajen juntos poniendo a prueba de lo que puedes lograr ante las dificultades.

Advertisement

Es a través de la adversidad y no solo el de tener una vida llena de positivismo que podemos desarrollar nuestras más grandes cualidades de las que disponemos ahora.  

Si te invitara a pensar en algo actual de lo cual disfrutas, sea un buen trabajo, una linda casa, un nuevo auto o una carrera terminada, una maestría completada, un idioma nuevo que has aprendido, te darás cuenta de que al ver atrás, eso que te dio el verdadero empuje para lograrlo fue la dificultad que se te presentó al encararlo.  

Fueron las intensas horas cuando colapsabas de sueño o de hambre lo que te hizo atravesar cada filtro de oposición y no tan solo el haber pensado en que podrías lograrlo.

Así que los pensamientos positivos no cambian la vida de una persona, el enfrentar con valentía la adversidad es la que lo hace y logra el cambio.  Si alguna vez te has visto en la tentación de evitar la adversidad, frénate a ti mismo y piensa, ¿Me ayudará si la evito? o ¿Me impulsará a descubrir la fortaleza interior que tengo dentro? ¿Me ayudará a descubrir quién soy y en quién me puedo convertir en el proceso? Entonces tal vez sea de valor recordar el consejo de Séneca.

Ábrele la puerta a la adversidad y déjala entrar y al sentir su fuerza recordarás quién eres en realidad y lo que puedes lograr.  Creyendo en ti y teniendo esperanza lograrás darte cuenta que la adversidad en la vida no es más que una dulce compañera.

Toma un momento para compartir ...