Por qué las mujeres deben dormir del lado izquierdo mientras están embarazadas

La razón científica detrás del porqué, no te dejará dormir de otra forma durante el EMBARAZO.


Fernanda Gonzalez Casafús

Falta poco para que tu bebé sea quien establezca las horas de sueño en casa, por eso debes aprovechar a dormir placenteramente durante los últimos meses de embarazo. Pero ¿cómo hacerlo cuando el tamaño de tu barriga comienza a incomodar? A veces no encuentras una posición correcta, aunque según los expertos, hay una postura que será la más beneficiosa para tí y tu bebé.

Antes de estar embarazada solía dormir de cualquier forma; de espaldas, boca abajo o de ambos lados. Luego de mis embarazos, no puedo conciliar el sueño si no es estando sobre mi lado izquierdo. Ésa fue la única postura que me era placentera y con la que podía conciliar el sueño. Luego, me acostumbré tanto que la adopté para siempre. Y luego supe que sus beneficios son realmente muchos.

El lado izquierdo es el mejor

De acuerdo a la American Pregnancy Association, la mejor posición para dormir durante el embarazo es el lado izquierdo, ya que aumenta el flujo sanguíneo a la placenta y esto deriva en una mejor nutrición y oxigenación para el feto.

Una de las razones por las que tu médico puede recomendarte dormir sobre tu lado izquierdo es que el hígado está en el lado derecho del abdomen, entonces acostarse sobre el lado izquierdo ayuda a mantener el útero lejos de ese órgano. Además, mejora la circulación al corazón y permite el mejor flujo de sangre al feto, el útero y los riñones.

Pasando el segundo trimestre, si duermes boca arriba, tu abdomen descansa sobre los intestinos y los principales vasos sanguíneos, por lo que esta postura puede causar dolor de espalda, puede dificultar la respiración, problemas con el sistema digestivo, hemorroides, presión arterial baja y causar una disminución en la circulación del corazón y flujo sanguíneo hacia el bebé.

Mientras tanto, cuando el embarazo avanza, dormir boca abajo no suele ser una postura elegida ni mucho menos cómoda, puesto que los cambios físicos la harás prácticamente imposible.

En resumen, dormir del lado izquierdo durante el embarazo trae estos beneficios:

  • Es bueno para la circulación sanguínea
  • Mejora el funcionamiento del sistema linfático
  • Mejora la oxigenación y la nutrición del bebé
  • Es ideal para la digestión
  • Alivia el dolor de espalda

Si despiertas y te encuentras boca arriba o sobre tu lado derecho no debes alarmarte. El cambio de posiciones durante la noche es constante, pues tu cuerpo se está habituando a una gran transformación, y necesitas encontrar la mejor postura para dormir. Además, el hecho de no poder conciliar fácilmente el sueño hace que nos movamos de un lado a otro hasta quedarnos dormidas.

Advertisement

¿Por qué no puedo dormir?

De acuerdo a la Organización Kid´s Health, existen algunos factores por los que a una mujer embarazada le cuesta dormir o conciliar el sueño:

  • Necesidad de ir al baño: Tu cuerpo tiene doble trabajo,y tus riñones trabajan a toda máquina para filtrar tus desechos y los de tu
    bebé. Es normal que te levantes varias veces al baño cuando estás embarazada, y ello afecta la calidad del sueño.

  • Aumento frecuencia cardíaca: Tu corazón está bombeando más sangre, pues necesita enviar suministros al útero, es por ello que puedes sentirte más agitada de lo normal y no puedas dormir plácidamente.

  • Dificultad respiratoria: La disnea es común en las embarazadas, y la causa tiene que ver con que el tamaño del útero hace presión sobre los músculos que intervienen en la respiración.

  • Calambres: Los calambres en las piernas suelen ser comunes durante el embarazo, pues las hormonas perjudican el retorno venoso, lo que deriva en un estancamiento de líquidos en las piernas.

  • Dolor de espalda: Los ligamentos del cuerpo se están ablandando para prepararse para el parto, lo que ejerce presión sobre las
    articulaciones, derivando en dolor de espalda.

  • Acidez estomacal: Durante el embarazo la hormona progesterona hace que la válvula entre el esófago y el estómago se relaje, lo que
    puede provocar la acidez estomacal.

  • Estreñimiento: Algunas causas como una alimentación baja en fibras, el poco ejercicio, o la revolución hormonal que supone el embarazo puede derivar en constipación.

  • Estrés: Las preocupaciones son normales durante el embarazo, y sumadas al estrés de la vida cotidiana, pueden resultar en una mala calidad de sueño.

Cómo mejorar el sueño durante el embarazo

Ahora que ya conoces las causas y te has percatado de que el lado izquierdo es el mejor para dormir, puedes poner en práctica algunos consejos cotidianos para mejorar la calidad del sueño y descansar durante la noche.

Advertisement
  • Elige alimentos saludables (más frutas y verduras, y menos carbohidratos)
  • Controla tu peso periódicamente con tu médico
  • Elige grandes almohadas que te ayuden a posicionarte de la manera más cómoda
  • Coloca algunas almohadas sobre tu espalda si tienes dificultades para respirar o acidez
  • Evita beber demasiado líquidos por las noches
  • Evita bebidas como el café o las bebidas azucaradas
  • Estira los músculos de las piernas para evitar los calambres por las noches
  • Practica técnicas de yoga o meditación antes de ir a la cama
  • Infórmatecorrectamente acerca del parto para ayudar a calmar tus ansiedades sobre el mismo
  • Luego de cenar, espera el menos media hora antes de acostarte
  • Intenta siempre, si es posible, dormir del lado izquierdo

Procura un ambiente sereno antes de dormir, para invitar a tu mente y a tu cuerpo a relajarse y prepararse para el descanso. Una buena calidad de sueño significará una mejor calidad de vida para tí y tu bebé. Si no logras dormir bien por las noches, anímate, pues todas pasamos por ello y forma parte de la normalidad del embarazo. Infórmate siempre con tu médico de cabecera acerca de tus dudas y mientras tanto, preparas unas cuantas almohadas para acaparar tu mullido colchón.

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.