Presta atención, tu hijo puede estar sufriendo bullying

Estas son las señales que todo padre y maestro debe identificar para ayudar a tiempo a una víctima de acoso escolar.

Adriana Acosta Bujan

Su mayor temor era escuchar que el profesor diera la instrucción de hacer un trabajo en equipo, ya que escuchaba risas y burlas a su alrededor. “Es un extraño”, ja, ja, ja.“Parece un extraterrestre”, “es un tonto”, “nadie se le acerque”, “estar con él es repugnante”. Un sinfín de comentarios hirientes, el niño de 13 años soportaba cada día.

Durante el receso escolar, sus compañeros le quitaban su almuerzo, lo escupían o tiraban al suelo, nunca dejaron que él jugara con ellos, incluso lo perseguían hasta el baño, para seguir burlándose de él.  Todas las agresiones recibidas fueron verbales, causando un grave daño psicológico.

Siempre era amenazado, por lo que no podía pedir ayuda a su familia o autoridades del colegio.  Un día, el niño no soportó más el acoso que recibía, por lo cual decidió llevar un arma al colegio y disparó directamente a su agresor. Con lágrimas en sus ojos, él escapó a su casa, donde se quitó la vida. Lamentablemente esta historia sucedió el año pasado en México.

Acoso escolar o bullying

Los especialistas en el tema definen al bullying como una agresión para ejercer poder sobre otra persona; con una serie de amenazas hostiles, físicas o verbales que se repiten, angustiando a la víctima y estableciendo un desequilibrio de poder entre ella y su acosador.

Existen muchos tipos de acoso escolar como: físico, psicológico, verbal, sexual, social y ciberbullying. Todas ellas causan graves daños psicológicos, incluso la muerte.

Advertisement

Por ello, es fundamental que los padres y profesores detecten las señales de abuso, para ayudar oportunamente al menor, antes de que sea demasiado tarde. Hay señales que indican el niño padece una situación de acoso escolar. Por ejemplo:

1 “No quiero ir”

Es normal que los niños no quieran levantarse temprano para ir al colegio, ya que prefieren quedarse en casa a dormir un poco más y jugar todo el día. Sin embargo, cuando esa negativa es constante y con un cierto temor o angustia, es algo que indica que algo no está bien.

Por lo común comenzará a manifestar enfermedades psicosomáticas como dolor de panza o de cabeza, poniendo excusas para lograr que sus padres no lo lleven al colegio.

2 Aislamiento

En el colegio su actitud cambia, por lo regular siempre tratará de estar solo para evitar las burlas y agresiones de sus compañeros. En casa se mostrará ausente, triste y evitará cualquier conversación o acercamiento con los padres, ya que sentirá temor o vergüenza al expresar lo que siente. Incluso, podrás detectar cambios de humor repentinos que dejan escapar su ira y frustración.

3 Será el último en salir del colegio

Algunas veces tu hijo será el último en salir del colegio, pero cuando esta conducta es repetitiva y constante por lo regular puede indicar que tiene un problema; ya que sentirá miedo al ser agredido en frente de los demás.

Advertisement

4 Bajo rendimiento escolar

Es lógico que no está feliz en el colegio, por ello, pierde fácilmente la concentración, el entusiasmo en aprender y de realizar el trabajo asignado. Podrás identificar que sus calificaciones son bajas, que no cumple con las tareas y que sus libretas carecen de apuntes diarios.

Incluso, también puede hacer los trabajos o deberes de otros, ya que es obligado a realizarlos por medio de amenazas.

5 Alteraciones de sueño y apetito

Será difícil conciliar el sueño, tendrá pesadillas y llorará en silencio por las noches al sentirse abatido. Incluso cambiará su alimentación con la falta de apetito y se sentirá cansado la mayor parte del tiempo.

6 No desea jugar

Por lo regular, dejará de tener ánimos para realizar cualquier deporte o jugar con sus amigos, por miedo. Este tipo de conducta se relaciona con la depresión infantil, que se define como una situación afectiva de tristeza mayor en intensidad y duración que ocurre en un niño, los síntomas son mayores de 2 semanas a un mes.

7 Pérdida de la autoestima

Los niños son fáciles de persuadir y de manipular por su inmadurez. Por ello, cuando son agredidos verbalmente, las frases pueden afectar gravemente su autoestima, creyéndose que son feos, poco inteligentes, inútiles entre otras cosas. Esto provoca que baje su nivel de confianza, seguridad y amor propio, algunas veces llegan a autolesionarse.

Advertisement

8 Regresa del colegio con material roto o perdido

Los niños son algo descuidados y suelen romper o perder fácilmente el material escolar, incluso hasta el suéter del uniforme. Sin embargo, cuando son víctimas de bullying, esta situación es frecuente y repetitiva.

9 Lesiones físicas

Esto es muy evidente cuando el niño llega golpeado a casa, saber que es víctima de acoso escolar. Por lo regular, suelen ocultar sus lesiones, modificando su manera de vestir, cubriéndose más de lo usual.

¿Qué hacer?

Para lograr que el niño cuente lo que le pasa debemos poner en práctica algunas tácticas:

Comunicación y confianza diaria: mostrar interés en cómo le fue en la escuela, quiénes son sus amigos, qué jugó ese día, con quién pasa su tiempo libre en los recreos, etcétera.

Reconocer la situación dando apoyo, tranquilidad y calma

Advertisement

Conversa con tu hijo la manera de resolver problemas, enfatiza en las formas de defenderse.

Explica que siempre debe pedir ayuda, que las amenazas no son reales.

Busca apoyo y orientación de un especialista.

Acudir al colegio para conocer los detalles y medidas de acción ante la agresión.

Actúa de inmediato e identifica estas señales de acoso escolar. Recuerda denunciar y apoya a tu hijo con demostraciones de amor.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias