Primer bebé que se gradúa con capa y sombrero de la sala de cuidados intensivos, una historia de Fe

A sus padres les habían dicho que su hijo tenía un 2 por ciento de posibilidades de sobrevivir.


Fernanda Gonzalez Casafús

A sus padres les habían dicho que su hijo tenía un 2 por ciento de posibilidades de sobrevivir. Cullen llegó al mundo a las 22 semanas de gestación. Pero cuando la Fe irrumpe, no hay pronósticos que puedan contra ella. Ésta es una historia de superación que pondrá tus lágrimas a rodar.

Cuando a Molli Potter le dijeron que debía hacer reposo absoluto en su embarazo nunca se imaginó que su hijo llegaría tan pronto. Sin embargo, alcanzando las 22 semanas de gestación, Cullen nació prematuramente y los médicos le dijeron a la pareja que su bebé tenía muy pocas chances de sobrevivir, y que no intentarían salvarlo, pues el protocolo indicaba que no podía hacerse nada antes de las 24 semanas.

Desesperados, llamaron a otros 16 hospitales y todos les decían lo mismo. Molli no podía creer que por simple burocracia no se tuviera en cuenta una vida. Pero Dios los escuchó cuando el Hospital de Niños y Mujeres de la Universidad del Sur de Alabama, les dijo que allí lo recibirían. Finalmente, Cullen pudo recibir allí toda la atención que necesitaba y pudo ir desarrollando su fortaleza -externa e interna- en la sala de cuidados intensivos.

Graduado con honores

A los 160 días este pequeño guerrero ya estaba listo para irse a casa. Le habían dicho que no sobreviviría, lo habían rebotado de 16 hospitales, pero aquí estaba él, demostrándole al mundo la fortaleza de la Fe, y que creer en los milagros rinde sus frutos.

Las enfermeras consideraron que Cullen era un caso muy especial. Había pesado sólo 680 gramos al nacer y ahora, cinco meses después pesaba 2,700kg, y estaba listo para ir a casa. Entonces, a modo de graduación, le colocaron una toga y un birrete que Molli y su esposo habían comprado, y lo pasearon por los pasillos del Hospital mientras sonaba la música de graduación.

Los Potter habían querido darle a su hijo una graduación con honores en reconocimiento a su lucha y valentía y a su esfuerzo para sobrevivir. Había sido un verdadero milagro y era menester que el mundo entero lo supiera. “Nos sentimos aliviados de tenerlo en casa y estar todos juntos”, dijo Robert, el padre del pequeño luchador. “Con todo lo que pudo haber pasado, él está aquí y prospera”.

¿A partir de qué edad puede sobrevivir un bebé prematuro?

Un embarazo a término lleva entre 37 y 42 semanas de gestación. Pero en el mundo, según la OMS, aproximadamente 15 millones de bebés nacen prematuramente, antes de las 37 semanas. Según la misma fuente, muchos de los bebés que nacen prematuros y sobreviven, sufren algún tipo de discapacidad de por vida, en particular, discapacidades relacionadas con el aprendizaje y problemas visuales y auditivos.

Advertisement

De acuerdo a la Sociedad Española de Pediatría, la edad de viabilidad mínima de supervivencia de un bebé es de 22 semanas de gestación. Es decir, que antes de esa edad gestacional son muy bajas las probabilidades de sobrevivir si el parto se desencadena prematuramente.

Además de la edad gestacional, son otros los factores que marcan la supervivencia del bebé, como es el peso al nacer, el sexo , los controles de gestación y las malformaciones fetales. Según los expertos, este denominado ‘límite de viabilidad’ que se encuentra entre las semanas 22 y 25 de gestación pueden traer serias consecuencias para el bebé y las tasas de supervivencia son bajas, aunque van en aumento a medida que aumentan las semanas de gestación.

Sin embargo, está a las claras que con la tecnología al servicio de la medicina, son muchos los bebés que pueden salvarse. Según la ciencia, los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de muerte en el primer año de vida, pero según la Fe, estos resultados pueden cambiar radicalmente en el camino.

Los hombres de ciencia saben lo que hacen, pero cuando la ciencia se combina con la Fe, el milagro es el resultado. Cuando un bebé nace prematuro los médicos harán todo lo posible para salvarlo, pero sólo Dios hará lo imposible.

Causas de parto prematuro

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, no hay una causa completamente definida, y la mayoría de los partos prematuros se dan de forma espontánea. Sin embargo, los embarazos múltiples, las infecciones y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión podrían ser un factor preponderante y determinante para un parto prematuro.

Mientras tanto, un estudio indica que una parte importante de los partos prematuros podría evitarse mediante la reducción o eliminación de tres factores de riesgo principales: anomalías en el intervalo entre embarazos, índice de masa corporal de la madre antes del embarazo y la cantidad de aumento de peso en el embarazo.

La depresión durante el embarazo también está relacionada con los nacimientos prematuros, según un nuevo estudio. Por lo que si estás embarazada y te sientes triste o piensas que podrías estar cayendo en una depresión, busca ayuda inmediatamente.

Reducir el riesgo de prematuridad

El nacimiento prematuro implica un riesgo de vida para los bebés. Teresa Cobo, investigadora del Centro de Medicina Fetal Barcelona y especializada en prematuridad. indica que hay ciertas cosas que puedes hacer para evitar el riesgo de un parto prematuro:

Si estás embarazada, continúa con los controles de rutina, no sólo para evitar un parto prematuro, sino para cuidar tu salud y la de tu bebé. Comparte esta bonita historia de Fe y esperanza para apoyar a aquellas mamás que han tenido a su angelito en la tierra antes de tiempo.

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.