Que la bicicleta sea tu nuevo medio de transporte

Si estás pensando en mejorar la salud y tu estado de ánimo con poco presupuesto, andar en bicicleta puede ser una magnífica opción. Este artículo te dice cómo.

Emma E. Sánchez

Cada día son más los gobiernos en América Latina que están generando campañas sociales, para invitar a la población en general a usar las bicicletas como medio de transporte regular. En las grandes ciudades de Europa y Asia, su uso ya es regular por lo que ver flujos de bicicletas ir y venir a la par de otros vehículos, es lo más común.

El uso de la bicicleta como medio de transporte en las grandes ciudades, reporta muchos beneficios para el medio ambiente, pues se reducen los niveles de contaminación y tráfico, pero sobre todo, grandes beneficios para quien la conduce.

Si tú tienes oportunidad de hacerlo, te invito a que tomes tu bicicleta y comiences a pedalear en lugar de usar tu auto. Puedes comenzar con viajes pequeños dentro de tu propia colonia o tramos cortos donde poco a poco te vayas sintiendo segura y en confianza.

Usar la bicicleta en pequeños traslados dentro del perímetro de casa puede ayudarte a:

  • Ahorrar gasolina.

    Advertisement
  • Mejorar la circulación sanguínea.

  • Disminuir tu presión.

  • Reducir los niveles de estrés.

  • Desarrollar y mejorar tus reflejos.

  • No contaminar.

    Advertisement
  • Hacer que tu cerebro cree nuevas y mejores conexiones, cosa que te ayudará a mantenerte joven y activo.

  • Prepararte para descubrir un nuevo deporte o pasatiempo a bordo de tu bicicleta.

Aunque no lo creas, para muchas mujeres la bicicleta está resultando una nueva oportunidad de libertad, de diversión y una atractiva forma de ejercitarse. Andar en bicicleta por largos kilómetros, descubriendo nuevos caminos, puede ser la experiencia que estabas buscando.

Ya sea por deporte, diversión, ahorro o el mero gusto de andar en bicicleta, debes considerar muy seriamente las siguientes recomendaciones:

1. Usar casco y otras protecciones

No tengas en menos este consejo: te pueden faltar las rodilleras o coderas, pero el casco ¡jamás! Su uso puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. No te preocupes por cómo te ves o si desacomoda tu peinado, su uso es obligatorio. Si además portas otro tipo de protecciones, mucho mejor.

Advertisement

2. No andar sobre las banquetas

La bicicleta es un medio de transporte y debe usarse en los carriles para vehículos. Las banquetas son para las personas, si insistes en andar sobre ellas, lo más probable es que lastimes a alguien.

3. Usar bandas anti reflejantes

Pueden ir en tu casco o en alguna parte visible de la bicicleta que permita a otros conductores verte a distancia, especialmente de noche.

4. Usar espejos

Igual que lo haces al conducir un auto, ver por el espejo y avisar con tiempo a los conductores, de tus próximos movimientos, no solo es señal de educación vial sino una forma de cuidar de ti y de los que te rodean.

5. Alejarte de los autos

Muchas personas no se animan a usar la bicicleta por el temor a ser arrollados por un automóvil, es por ello que ambos conductores deben poner atención y guardar la debida distancia entre uno y otro. No temas usar una campanilla o una luz para hacer notar tu presencia.

6. Usar los carriles o caminos destinados para uso exclusivo de las bicicletas

Poco a poco las grandes ciudades están promoviendo el uso de ciclopistas o carriles especiales para el uso específico de los ciclistas. Aprovéchalas para transportarte o disfrutar de un paseo. Estos caminos y áreas especiales son ideales para enseñar a tus hijos a usar la bicicleta. ¿Podrías creer que los niños de hoy ya no saben andar en patines o bicicleta? Con la pérdida de estas actividades también desaparecen otras habilidades motoras muy importantes.

Advertisement

7. Usar cadena y candado para asegurar tu bicicleta

Llevar un candado y una cadena para atar con seguridad tu bicicleta mientras atiendes tus actividades, es muy importante si no quieres perder tu vehículo.

Sinceramente, te invito a sacar de la bodega tu bici y volver a dar algunas vueltas por ahí, no solo ahorrarás y mejorarás un poco tu condición física, sino que además te sentirás feliz. Andar en bici tiene algo de magia, te regresa a la niñez y hace que no puedas dejar de sonreír.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.