Quédate con el hombre que no tema cambiar pañales

Los hombres de hoy van a la par con sus mujeres ¡Y a nosotras nos enamora!

Fernanda Gonzalez Casafús

Hace unos días, en esas conversaciones profundas que solemos tener las madres, acerca de pañales y biberones, con mis amigas hablábamos acerca de los hijos y la vida. Y como siempre, hablamos también de nuestras quejas cotidianas, así como de los logros de nuestros hijos. Entonces, recordé algo que debía mostrarles.

Chicas, ¿Quieren ver las fotos de un hombre al que jamás se resistirían?”, les dije en tono misterioso. Todas voltearon a verme y, algo curiosa, una me dijo “¿Cómo sería eso?”. Entonces, les mostré las fotos que se volvieron virales en las redes, de un hombre que mandó a su esposa fotos de él mismo haciendo los quehaceres del hogar ¿Existe algo más irresistible para una mujer?

Las fotos que todas quisiéramos recibir

Brandon Sillings es un joven papá oriundo de Estados Unidos que sabe enamorar a una mujer. Su perfil de Facebook fue visitado miles de veces cuando comenzaron a circular las fotos que él le mandó a su esposa haciendo los quehaceres del hogar y ocupándose de su pequeña hija.

Este hombre, que sabe cómo llegar al corazón de una mujer, se retrató a sí mismo en varias fotos donde se lo ve limpiando, cocinando, cambiando los pañales y dándole de comer a la bebé. Sus fotos, graciosas y tiernas a la vez, se hicieron virales y abrieron el debate. ¿Por qué aplaudimos algo que debería ser normal? Justamente, por ello, porque no es habitual.

Advertisement

Posted by Brandon Sillings on Thursday, November 15, 2018

Posted by Brandon Sillings on Thursday, November 15, 2018

Posted by Brandon Sillings on Thursday, November 15, 2018

Advertisement

El camino de la conquista

Para llegar al corazón de una mujer un hombre debe saber conquistarla muy bien. En una época mi marido me conquistaba con flores rojas y una cena romántica. Ahora, bastan 3 palabras para enamorarme: “Yo me encargo”.

Aquellos hombres que van mano a mano con su mujer, que alivianan la pesada carga emocional y física que a veces supone la maternidad, son los que nos enorgullecen y nos vuelven locas de amor. Nosotras, a quienes el cerebro nos cambia con la maternidad, ya no preferimos el apuesto galán de novelas. Ahora nuestros ojos están puestos en ese hombre que sabe muy bien cómo complacernos.

Hace unas décadas atrás, el rol del hombre era el de ser un proveedor del hogar. Ahora, los hombres de hoy entienden que sus mujeres son felices no sólo siendo madres, sino también siendo profesionales. Y el hombre que comprende eso es el que vale la pena elegir.

Quédate con aquel que no tema cambiar pañales

“Nada como ir juntos a la par y caminos desandar, el honor no lo perdí es el héroe que hay en mí”, dice un famoso blues de mi país. Y es que, un hombre que comprende que ir a la par no es perder el ego o perder el poder masculino, lo entendió todo.

El amor se trata de ir a la par. De hacer aquello que habitualmente no hacías, pero que ahora haces por amor. Hace un tiempo, una amiga me contaba que no podía dejar al cuidado de su marido el bebé de ambos, porque él “no cambiaba pañales”. Entonces ella sólo dependía de los abuelos si tenía que salir a algún lado.

Advertisement

A menos que sea alérgico a algún componente en los pañales (o a los bebés) no comprendo las razones por las que un padre del siglo 21 no pueda cambiar los pañales. Bromas aparte, es muy importante tener una conversación a fondo en la pareja cuando están por traer juntos un hijo al mundo. Ello será muy valioso cuando el ajetreo diario de la vida parental agite sus días.

Repartiendo las tareas

Los maridos crean siete horas de trabajo adicional para sus esposas, de acuerdo a un estudio. Aunque hoy muchos hombres van a la par de sus mujeres, aún nosotras somos las que cargamos con la mayoría del trabajo doméstico en casa. Y si hay hijos, esas horas pueden ser más.

Por lo tanto, la clave está en encontrar la mejor forma en la que pueda funcionar tu familia. Por ejemplo, si tu marido trabaja 8 horas fuera de casa, es lógico que seas tú quien se encargue del hogar. Pero si ambos trabajan, ambos deben repartir por igual las tareas.

Nuestros hombres han sido criados en una sociedad donde no debían preocuparse por los quehaceres, y la familia funcionaba perfectamente bien. El punto es adecuarse a la realidad de hoy, y actuar en consecuencia.

No teman sentarse a conversar acerca de cuál es la mejor forma de repartir tareas y lograr la armonía familiar. Pero por otro lado, pide las cosas de buena manera a tu esposo. Si ha dejado el vaso en la mesa, en vez de refunfuñar y criticar, pídele que a partir de ahora lo lleve al lavabo. Si ha dejado la toalla tirada, no vayas atrás y la recojas; pídele amablemente que sea él quien lo haga.

Advertisement

La entrega es amor

Cuando amamos, nos entregamos por completo. Si él te ama, buscará la forma de hacerte sentir feliz, y complacerte en tus deseos. Entregará lo mejor de sí y hará el esfuerzo para hacer aún aquellas cosas que no siempre le gusta hacer.

Mantengan una conversación profunda y consciente acerca de aquellas cosas que pueden entregarse uno al otro como demostración del verdadero amor y respeto que se tienen. A veces, omitimos algunas acciones, pero siempre estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos cuando alguien a quien amamos nos lo pide amablemente.

Y nunca lo olvides, la comunicación, siempre será la clave.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Manager. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.