Queridos abuelos, no podríamos haberlo logrado sin ustedes; GRACIAS

Fernanda Gonzalez Casafús

Sostén, guía y amparo. Así son los abuelos. Y sin ellos no podríamos hacerlo.

No hay un sólo día en que no deje de agradecer a la vida por tener a mi madre cerca. Desde que nacieron mis hijos ella ha estado a sol y sombra acompañándome y apoyándome en cada momento con actos verdaderos de amor. Ella, y todos los abuelos amorosos, se merecen un fuerte ¡gracias!

Simplemente estoy devolviendo todo lo que hicieron por mí”. Dice mi madre cuando le agradezco su presencia, o su ayuda en pequeñas cosas. La vida ciertamente es una rueda, y mi madre, que es sabia, lo sabe. Mi abuela también estuvo allí en la incipiente maternidad de su hija, y la abuela de mis hijos sólo devuelve todo el amor recibido.

Para mis hijos es una fiesta cuando los abuelos llegan a casa a cenar. Y es algo que es habitual porque ambos viven muy cerca nuestro. Los pequeños se muestran emocionados y alegres y nos hacen un show musical. Ellos aman a sus abuelos y a nosotros nos encanta que así sea.

Los abuelos nos dan tranquilidad, nos ayudan a encauzar la vida con sabios consejos (y a veces muy prácticos), son niñeras, cocineros y payasos a la vez. Y nuestro corazón reposa en tranquilidad cuando nos ausentamos y dejamos a nuestros hijos a su cuidado.

Los beneficios para la salud

Advertisement

Hace un tiempo escribí un artículo acerca de los beneficios para la salud que trae a los abuelos el hecho de pasar ciertas horas con sus nietos y cuidar de ellos. Al parecer, y según un estudio de la Universidad de Boston, los abuelos que cuidan ocasionalmente a sus nietos viven por más años. Pero eso no es todo.

El beneficio es mutuo, puesto que se comprobó que el vínculo afectivo que se genera entre un abuelo y su nieto protege contra la depresión para ambos. Y este beneficio se prolonga a través del tiempo. Aunque su nieto haya crecido, un abuelo siempre espera poder serle útil, ayudarlo y acompañarlo. Si ese lazo se mantiene en pie, mejor será la salud psicológica.

Para los pequeños, los abuelos son de gran ayuda cuando se sienten enfermos, o cuando necesitan ayuda de algún tipo. Y las pequeñas cosas cotidianas significan mucho. El abuelo de mis hijos, mi suegro, es especial para las aventuras y mis pequeños se vuelven locos con sus graciosas ocurrencias. Todo ello no puede sino traer alegría y una explosión de endorfinas para ambas partes.

Unir a las familias

La unión de las familias es uno de los beneficios más grandes que conlleva tener a los abuelos cerca. Ellos son las raíces de nuestra familia, nuestra historia, y también nuestro futuro. Los abuelos no pueden faltar en la mesa familiar, y somos nosotros quien ahora debemos fomentar el amor y respeto hacia ellos, para que nuestros hijos crezcan sabiendo lo valioso de tenerlos cerca.

Advertisement

De acuerdo a una investigación, cuanto más tiempo pasan con los abuelos, los niños cuyos padres tienen problemas conyugales, mayor es la probabilidad de que los padres permanezcan juntos. Una razón más para decir que son francamente indispensables.

Los abuelos son un ancla de amor sólido, altruista e incondicional. Por eso les decimos ¡gracias eternas! Se merecen el mayor de los abrazos, el más cálido reconocimiento y un ¡te quiero! bien sentido.

Gracias abuelos del mundo por ese tiempo destinado a brindar su sabiduría, su amor y su tiempo. Los necesitamos, los apreciamos, y valoramos. La crianza de nuestros hijos no sería lo mismo sin ustedes ¡y somos afortunados en tenerlos!

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.