Quiero que mi hijo ame leer, pero ¡yo no tengo tiempo de ayudarle!

La lectura para los niños trae múltiples beneficios. Te enseñamos la forma de fomentar este valioso hábito en tus hijos.

Emma E. Sánchez

Está de más decir lo importante que es la lectura en nuestra vida, no hay un aspecto de nuestra vida que no se vea afectado o influido por nuestro nivel o dominio de lectura. Todos los padres deseamos que nuestros hijos lleguen a amar la lectura para que encuentren en ella una manera de disfrute y no solo por deberes académicos.

Mientras tanto, el punto al que docentes y padres llegamos siempre es:

¿Qué podemos hacer para lograr que un niño ame leer?

En la escuela los docentes hacemos nuestra parte, desde comenzar a enseñar las primeras letras hasta llevar a los niños y adolescentes a leer sus primeros libros o novelas juveniles, acompañándoles de herramientas para desarrollar un pensamiento crítico. Pero definitivamente, requerimos del apoyo de los padres, y sobre todo, necesitamos de su ejemplo ¡como buenos lectores!

Aquí los padres responden: “¡Ay! Sí quiero, pero maestra ¿a qué hora? ¡me la vivo trabajando! Y cuando tengo tiempo libre, la verdad, solo quiero descansar“.

Y aquí entran estos magníficos consejos que seguramente te ayudarán a seguir abonando a la mejora de la lectura y disfrute de tus hijos.

Advertisement

Busca la Biblioteca de tu zona

En muchas colonias hay alguna biblioteca pública o asociaciones que ofrecen momentos de lectura para los niños o la famosa hora del cuento, donde los pequeños pueden escuchar un cuento, platicar o realizar alguna actividad sobre la lectura. En estas actividades, muchas veces los padres pueden dejar a los niños y luego pasar a recogerlos o si se organizan entre varios, un padre diferente puede llevar a los niños cada semana y todos disfrutar juntos.

Esta es una gran experiencia, pues los niños conviven entre ellos, escuchan libros divertidos que son leídos de diferentes maneras, también se dan cuenta que muchas personas se emocionan con los libros y que pueden hacerles preguntas sobre todo lo que ellos quieran.

Graba tu propio “Audio libro”

Una de las formas más sencillas y lindas que un papá ocupado puede hacer por sus hijos es grabarles un cuento en sus momentos libres para que luego ellos los puedan escuchar a lo largo de su día.

Esta magnífica idea la conocí cuando al platicar con un niño, que es un gran lector por cierto,  me dijo que su papá todas las noches le leía un cuento antes de dormir. Me quedé con la duda porque yo sabía que sus padres estaban separados y que su papá vivía en otra ciudad y que solo se podían ver en las vacaciones.

No me quedé tranquila hasta que un día me encontré a la mamá y le platiqué lo que su hijo me había dicho, entonces la señora me explicó que su papá, cada día, mientras conduce, come, se prepara para dormir o tienen cualquier tiempo libre, se graba leyendo un libro y luego lo manda a su pequeño.

Advertisement

Entonces la mamá cada noche pone el audio al pequeño antes de que se vaya a dormir. A veces un libro les toma una semana o inclusive meses, pero la familia se da su tiempo para leer y escuchar juntos.

Si decides optar por esta opción, te recomiendo que tu hijo tenga el libro a la mano y tú le vayas diciendo en qué página vas para que el niño pueda seguir la lectura o inclusive, él puede leer una parte y tú continuar dónde el se quedó.

Otra idea, es el audiolibro que todos conocemos. Actualmente hay muchas aplicaciones, algunas gratuitas o con costo, que incluyen libros infantiles y para toda la familia a precios, muy accesibles.

Mientras tu hijo escucha el cuento, tú puedes estar trabajando en tus propios asuntos.

Pide ayuda a familiares y amigos

A los niños les encanta escuchar a sus abuelos y tíos, así que con ellos los niños pueden hacer videollamadas, mandarse audios y platicar sobre sus libros favoritos.

Advertisement

También, a veces, otros familiares pueden participar llevando a los niños a eventos, librerías o bibliotecas. Todas estas actividades, muestran al niño lo importante que es la lectura para su círculo familiar.

Actividades más allá de los libros

Dicen por ahí que una lectura nunca estará completa si no nos invita a escribir. ¿Escribir? ¡Sí! Los niños pueden comenzar a escribir  sus propias historias,  a veces comienzan reescribiendo el cuento que recién leyeron pero cambiando el final, cambiando los personajes o inventando una nueva historia con su propia imaginación.

Escribir, dibujar, hacer una obra de teatro, representar el cuento, platicarlo con sus propias palabras, todo esto abona a la lectura y creatividad de tus hijos.

Siempre lleva un libro contigo

Ten libros en el carro, en el baño, en el comedor, la sala, el patio o cualquier lugar donde tus hijos pasen, así, siempre habrá un buen momento para tomar un libro y leer un pedacito.

Te invito a revisar el sitio KidsRead2Kids, allí encontrarás audios de niños leyendo en inglés y en otras lenguas, cosa que también pueden ser muy atractivo para los niños.

Advertisement

El libro del mes

Puedes ponerte la meta junto con tus hijos de leer un libro por mes y según la edad de tus hijos, escoger uno que les permita lograr el objetivo y poder hacer un registro en algún lugar visible, para que todos los que lleguen a casa puedan verlo y conversar con los niños sobre sus metas.

El mejor consejo

Es muy sencillo:  Tus hijos deben ver que a ti te gusta leer. Si tus hijos te ven con un libro en las manos y disfrutando de la lectura, ellos buscarán hacer lo mismo.

De mi parte, solo me queda agradecerte el tiempo que te has tomado para leer este artículo.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Pedagoga y Terapista familiar y de pareja. Casada y madre de tres hijas adultas. enamorada de la Educación y la Literatura. Escribir sobre los temas familiares para ayudar a otros es mi mejor experiencia de vida.