Recomendaciones para recuperarte de una fractura (es aplicable en adultos y niños)

Si tú o alguien de tu familia se rompió un hueso recientemente, esta información le puede ser de gran utilidad y lo mismo si tienes niños en crecimiento.

Emma E. Sánchez

Independientemente de la manera en la que el huso haya sido quebrado, de manera casi inmediata, natural y maravillosa, el cuerpo inicia el proceso de sanación generando lo necesario para que el hueso solde nuevamente.

El proceso de reparación de un hueso es fascinante: los huesos comienzan a producir una gran cantidad de células nuevas así como vasos sanguíneos que van formando nuevo hueso. Esas células van uniendo la parte rota cerrando poco a poco la fractura.

Una vez que el médico atiende la emergencia y finalmente coloca yeso o una escayola, puedes comenzar aponer en práctica estas recomendaciones para que tu recuperación sea franca y pronto te reintegres a tu vida cotidiana.

Descansar los primeros días

Es importante entender que una fractura es una lesión seria que nunca se debe tomar a la ligera, especialmente cuando hubo fractura expuesta o una cirugía que implique clavos y fijadores, La inmovilización del hueso y por lo tanto de la extremidad es fundamental.

Los primeros días son los más difíciles, así que mucha paciencia pues de tener movimiento puedes volver a lastimarte, caer y complicar la lesión.

Advertisement

No hacer dietas extrañas

Algunas personas piensan que al estar en reposo pueden aprovechar para hacer dieta y perder algunos kilos ¡No lo hagas! Tu cuerpo está recuperándose y va a necesitar de mucha energía para producir todo lo necesario para auto repararse.

Cuídate de no comer más en general o mucha azúcar y golosinas.

Trata de ir incorporando movimiento según tu médico lo permita.

Mejora tu consumo de proteínas

Consumir proteínas ayudará a tu cuerpo a generar músculo y no perderlo como suele pasar. En general, las proteínas te ayudan a la pronta recuperación.

Consumir jengibre

Ya que es un anti inflamatorio natural, ayudará a que pronto todo tome su proceso general de recuperación especialmente después de la cirugía. También reducirá el dolor.

Advertisement

Enfócate en los minerales

Magnesio, potasio, calcio, zinc, cromo y fósforo son básicos pues es lo que construye tus huesos, tu médico te dirá si es necesario consumir algún complemento vitamínico particular o simplemente, mejora tu dieta incorporando frutas y verduras, no solo ayudarás a la construcción de huesos si no que tus intestinos te lo agradecerán.

Sal al sol

El sol junto con los minerales necesarios fortalece piel, músculo y hueso. También te ayuda a mejorar tu estado de ánimo y evita la depresión.

No alcohol

Lo mismo pasa con los refrescos de cola pues sus componentes interfieren con la absorción del calcio que tu cuerpo necesita.

Haz ejercicio

Mover las extremidades sanas, caminar un poco y seguir las indicaciones del médico, pronto te ayudar a que te reestablezcas y vuelvas a la vida diaria.

Masajes y estiramientos te harán mucho bien.

Advertisement

Nuestro cuerpo es una máquina fabulosa que de vez en cuando requiere de mantenimiento serio y reparaciones. Dale tiempo para que sane y continúe con su buen funcionamiento.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.