¿Sabías que tu perro sabe si eres o no una buena persona?

Jamás te arrepentirás de tener un perro en tu vida.

Erika Patricia Otero

A lo largo de mi existencia he tenido todo tipo de mascotas: hamsters, gatos, pajaritos, gallinas, conejos, peces y hasta un cangrejo y un sapo. Pero los que siempre me han acompañado y de los que tengo los recuerdos más gratos por su significado en mi vida, han sido los perros.

En estos momentos tengo 6 perros a los que adoro porque no solo me acompañan, ellos me protegen en todas las formas posibles. Incluso de las malas intenciones de conocidos o desconocidos.

Los perros dan de sí, más allá del amor y la lealtad

En 2015 llegó a vivir a casa un familiar que hacía muchos años no veíamos. En años anteriores él ya había vivido con nosotras, pero por efecto de su carácter algo inestable, se fue de casa.

Por cosas de la vida tuvo la necesidad de regresar. Sólo que su llegada no la esperábamos. Para ser franca, la vida con esta persona no era nada pacífica. Al ser alguien con un carácter volátil, agresivo y con muy poco control sobre sí mismo (muy diferente al de nosotras), el ambiente en casa era «pesado».

Lo curioso es que desde el mismo día que llegó, mis perros no se le acercaban mucho; en especial mi perro de nombre Manchas, que se mostró muy agresivo ante él. Para donde iba ésta persona, mi perro le seguía gruñendo y ladrando. No recuerdo un solo instante en que mi perro haya dejado de hacerlo. El recién llegado miraba con rabia a mi perro, pero Manchas no dejaba de gruñirle y sólo dejaba de hacerlo cuando él se iba de casa.

Advertisement

Después de 6 tortuosos meses y un problema horroroso que hubo entre nosotros, finalmente se fue y la paz volvió a nuestra casa.

Siempre nos preguntamos la razón por la cual mi perro lo odiaba tanto, es que era eso: el pelo del lomo se le erizaba, no se me quitaba del lado si él estaba cerca y si ésta persona se movía o se paraba, el perro se ponía alerta.

Nunca tuvimos la certeza, pero por fortuna la tortura se acabo tan pronto el visitante se fue de casa.

¿Por qué los perros reconocen a las «malas personas»?

Akiko Takaoka de la Universidad de Kyoto – Japón, llevó a cabo un estudio  pues quería tener claro si un perro era capaz de confiar en las personas.

Advertisement

Lo que él hizo fue básicamente, a través de varios experimentadores, ofrecer o no comida por turnos a 34 caninos.

En la primera ronda, un experimentador especifico ofreció comida a los perros.

En la segunda ronda, Takaoka hizo que un segundo experimentador engañará a los canes. Luego, en una tercera ronda hizo que el mismo experimentador que los había engañado, les ofreciera otra vez los recipientes, pero con comida. Sin embargo, los perros no se acercaron al hombre.

Luego de estas 3 rondas de ofrecer o no comida; Takaoka hizo que el mismo experimentador que había aplicado la primera ronda de alimentación ofreciera de nuevo comida a los perros. El resultado es que los animales al ver al primer hombre, lo siguieron con interés.

Ante estos resultados, Takaoka concluyó que los canes podrían llegar a usar su experiencia para saber si pueden o no confiar en una persona.

Advertisement

Al parecer, Takaoka pretende seguir experimentando y hallando nuevas cosas respecto a estos increíbles seres que son nuestros amigos los perros.

Otros estudios interesantes sobre perros y seres humanos

Al parecer los perros no solo aprenden de sus experiencias, parece que un poco mejor que nosotros, cabe decir. Además de lo anterior, otro estudio también reporta que de hecho los perros pueden leer de manera muy clara la comunicación que mantienen sus propietarios con personas que los perros no conocen.

En ésta investigación hallaron cómo los perros lograban distinguir cuales eran los «humanos» que ayudaban o no a sus compañeros humanos; y así mismo, respondían a ese comportamiento.

Los perros y su maravilloso olfato

Pero la maravillosa lealtad de los perros no se reduce a lo que aprenden de sus experiencias o los comportamientos que leen en nosotros. También se sabe que su olfato es uno de los órganos mejor desarrollados, ya veras la razón.

Aunque las capacidades olfativas de los perros varían según sean más grandes o más pequeños, coincidirás conmigo en que los perros perciben más cosas que nosotros.

Advertisement

Los humanos nos valemos de las capacidades olfativas de los perros tanto para la ayuda de estos en detección de sustancias ilegales, así como para encontrar personas desaparecidas, ayudar en rescate e incluso para encontrar enfermedades en humanos (cáncer o hipoglucemia) ; y también detectan cuando la mujer está en su periodo de ovulación. Interesante ¿no?

Más allá de su olfato, es su naturaleza noble

Quienes tenemos perros y gustamos de su compañía sabemos que la responsabilidad de un perro va más allá de darles de comer o bañarlos. Cuidarlos demanda darles un buen trato y permitirles estar cerca de nosotros porque a ellos les gusta estar con los humanos.

Además, si educas o entrenas a tu perro para que te soporte en una crisis de ansiedad, depresión, estrés pos-traumático, lo harán. Incluso, ayudan a los niños con necesidades especiales (hiperactividad, retardo o problemas de concentración).

Yo adoro a mis animales, desde que los tengo a mi lado jamás volví a sentirme sola o a sufrir de insomnio. Yo estoy segura que si fuera menos sedentaria ellos me ayudarían a estar en forma, pero parece ser que son igual de erezosos que yo para hacer ejercicio. Como sea, ellos me han ayudado a ser una mejor versión de mí, pues confío en ellos y sé que ellos confían en mi.

Te invito a tener una mascota, tu vida será mucho más plena y feliz. Si puedes y está a tu alcance, adopta a un animal de un refugio; la verdad es que no te arrepentirás. Yo hice mi parte un día, y aunque cuando mueren su pérdida duele, la verdad es que jamás te dolerá el tiempo que inviertes en su amor y compañía.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.