Según la ciencia, lavar los platos mejora nuestra salud

Una tarea cotidiana que trae grandes beneficios para el cuerpo y el alma si se practica a conciencia.

Fernanda Gonzalez Casafús

Hace un tiempo, la célebre escritora de novelas de misterio, Ágatha Christie, confesó que sus mejores libros fueron planeados mientras lavaba los platos. Sus ideas venían a su mente en oleadas mientras estaba parada allí , en el fregadero. De alguna manera esa tarea doméstica la llenaba de inspiración.

Ahora eso tiene sentido. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Florida, lavar los platos a conciencia, pensando en lo que se está haciendo, puede aliviar el estrés de manera significativa.

Adam Hanley, uno de los autores, explicó que su motivación para llevar a cabo este estudio fue su interés por la atención plena o «mindfulness». Así, decidió investigar cómo una actividad cotidiana como lavar los platos puede elevar nuestro estado de conciencia y promover el bienestar general.

El estudio

Los investigadores estudiaron a un grupo de 51 estudiantes y los dividieron en dos grupos. Los integrantes del primer grupo lavaron los platos a conciencia, concentrándose en el agua tibia sobre sus manos, en el olor del jabón, en la sensación de la espuma. Su concentración estuvo enfocada todo el tiempo en esta tarea.

Este grupo experimentó una disminución del nerviosismo en un 27 por ciento, un aumento de la inspiración en un 25 por ciento y un incremento de la capacidad mental. Mientras que el otro grupo, que no lavó los platos a conciencia, no experimentó ningún cambio positivo.

Advertisement

Los efectos positivos de lavar los platos

De acuerdo a los expertos, lavar los platos a conciencia, pensando en lo que se está haciendo, proporciona estos beneficios:

Mayor conciencia del estado

Aumento de la inspiración

Reducción del nerviosismo y estrés

Disminución de la sobreestimación del tiempo de lavado (lo que nos permite no seguir quejándonos acerca del tiempo que nos lleva esta tarea)

Advertisement

Qué es el mindfulness

El mindfulness es una práctica donde la persona pone atención plena en lo que está haciendo, sin pensar en otra cosa más que lo que está llevando a cabo. Se trata de prestar atención de manera consciente a las actividades que estamos haciendo, sin pensar en lo negativo de la situación y aceptando todo lo que la tarea implica.

Esta práctica puede ser adoptada por cualquier persona, y no depende de ningún dogma religioso. Se trata de un despertar de la conciencia, para lograr un cambio positivo que eleve el ser y nos proporcione bienestar general.

¿Por qué está de moda?

Tal vez vengas escuchando a menudo el término. Lo cierto es que practicar mindfulness en la vida cotidiana se hace necesario en la sociedad ajetreada en la que vivimos. Nos insta a vivir el aquí y el ahora, ser conscientes de forma plena y específica de lo que hacemos y de quiénes somos.

Puede que lo veamos como una moda, pero el poder de esta práctica es innegable y nos permite captar la esencia del momento, y relacionarnos de forma positiva con lo que estamos viviendo.

Conciencia plena y salud

De acuerdo a la Sociedad Mindfulness y Salud, fue Jon Kabat-Zinn, referente mundial de esta práctica, quien introdujo esta idea en la medicina occidental, creó algunos programas de reducción de estrés basados en la atención plena, o mindfulness.

Advertisement

El referente asegura que aplicar mindfulness junto con  la medicina tradicional puede ayudar a tratar problemas físicos, psicológicos, dolores crónicos, y otros síntomas asociados al estrés.

¿Es lo mismo meditar que practicar mindfulness?

Para muchas personas, la palabra mindfulness se refiere a la meditación. Sin embargo, aunque a simple vista según la descripción parezcan dos palabras para una misma práctica, no se trata de lo mismo.

El Instituto Mexicano de Mindfulness explica que se puede practicar conciencia plena o mindfulness en la vida cotidiana sin necesidad de estar meditando necesariamente. Es decir, la meditación es una técnica que engloba muchas prácticas distintas, mientras que el mindfulness se enfoca solamente en la conciencia plena, en el aquí  y el ahora.

Cómo, cuándo y dónde practicarlo

Esta técnica se valora en la sociedad actual pues promete devolvernos la tranquilidad y la valoración de las pequeñas cosas de la vida. Nos permite un equilibrio interno difícil de lograr y nos permite una percepción más clara del aquí y el ahora.

De acuerdo a Bernard Regader, psicólogo educativo graduado de la Universidad de Barcelona, para comenzar a practicar mindfulness se debe elegir un momento del día determinado, donde no haya ningún tipo de ruidos o interferencias. Puedes elegir un lugar cómodo en tu casa, como el comedor, el jardín, o simplemente un parque al aire libre.

Advertisement

Para el experto, la técnica consiste en sentarse en una posición cómoda, en forma recta, sin sentir ningún tipo de tensión en el cuerpo.  Luego, debemos concentrarnos en la respiración, escuchando su sonido, imaginando cómo fluye la sangre por nuestras venas y pensando sólo en ese momento.

Poner la mente “en blanco” nos ayudará a sentir nuestro ser, equilibrar nuestro organismo y aquietar el espíritu.

Beneficios para el cuerpo y el alma

  • Controla el estrés y la ansiedad
  • Regula el sueño, disminuyendo el insomnio
  • Mejora la concentración
  • Estimula la creatividad e inspiración
  • Aumenta la inteligencia emocional
  • Mejora el rendimiento
  • Mejora las relaciones interpersonales

Integra el mindfulness en tu vida cotidiana

Casi sin darte cuenta, muchas veces estarás poniendo en práctica tu conciencia plena cuando estás desarrollando algunas tareas cotidianas. ¿Te has puesto a pensar cuánto te concentras cuando estás arreglando ese juguete de tu hijo o cuánto te distraes cuando lees tu libro favorito?

Hay ciertas actividades en tu día a día en las que te concentras tanto que pierdes noción del mundo exterior. Muchas de ellas te hacen olvidar los problemas, y muchas otras simplemente te hacen recordar qué bella es la vida.

Integrar el mindfulness en tu vida diaria es sencillo. Puedes hacerlo cuando estés realizando deberes como lavar, barrer, cocinar, preparar la ropa de tu hijo, regando las plantas, pone toda tu atención en ello. Cuando vengan otros tipos de pensamientos dirígelos nuevamente hacia la actividad que estás haciendo. Estarás practicando mindfulness.

Advertisement

El mindfulness nos invita a gozar de la vida en su máximo esplendor. A valorar lo que somos, a celebrar cada fibra de nuestro ser y a aprender a vivir con lo que tenemos y con quienes somos. Llevar la conciencia a un estado pleno de atención es fácil si te lo propones. Verás pronto los beneficios para tu mente y tu cuerpo.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda es Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Editora de contenidos y redactora en Familias.com. Nacida en Argentina y mamá de dos, ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.