Según los expertos, no debes forzar a tu hijo a comer cuando no quiere más

"Vamos, ¡una cucharadita más!" ¿Te suena familiar? Descubre increíbles razones de peso por las que no deberías obligar a comer a tu hijo.

Teresa Guadalupe Correa Pérez

La mayoría de las personas hemos oído frases como “no se te ocurra levantarte del comedor hasta terminar tu plato”, pues esto era muy común en nuestras madres y abuelas. Cuando éramos niños, estas frases eran muy cotidianas para lograr presionar a los más pequeños a comer lo más completo y saludable posible.

A pesar de ser algo bastante común, en los últimos años esta idea de obligar a los niños a comer ha ido disminuyendo, pues resulta un tanto chocante para algunos padres actuales al considerarla una práctica bastante invasiva y agresiva para la autonomía e integridad de sus pequeños.

«Sólo un poco más»

Según un estudio llamado «Solo tres más cucharadas más», realizado por científicos de la Universidad de California, el 85 % de los padres insiste hasta conseguir que los niños coman todo, aunque ellos no quieran comer más. Esto es bastante preocupante ya que puede traer complicaciones para los niños a futuro.

Según los expertos en nutrición, los nutrientes que necesita cada persona pueden variar en cualquier etapa de la vida y de un individuo a otro, y por lo tanto su necesidades de grupos de alimentos debe ser en composición y cantidad diferente. Por lo tanto, cada pequeño es un universo, y sus necesidades alimenticias y forma de comer también.

Antes de obligar, mejor consultar

Partiendo de los anteriores conocimientos, es difícil determinar correctamente cuánto deben comer nuestros hijos en cada etapa, pero sí es mucho más fácil notar que es un error obligar a comer a los niños, ya que podrían estar siendo sobrealimentados.

Advertisement

Lo mejor es ir directamente con un pediatra o especialista que indique la dieta correcta para nuestro pequeño, de acuerdo a su índice de masa corporal y edad, ya que así evitaremos a nuestro hijo problemas de salud a largo plazo.

Los pediatras utilizan técnicas que son específicas para mejorar la alimentación infantil de forma paulatina, por ejemplo: con comidas bien organizadas y estructuradas. Y recomiendan que de ser posible, los niños pequeños deben ser incluidos en cada comida en la mesa con la familia y evitar los distractores como pantallas o celulares.

También es importante señalar que sentar al niño en una posición correcta y cómoda es lo óptimo, pues evita que se ahoguen y favorece a que los niños comiencen a comer con cubiertos.

Razones para no obligar a comer

Te presentamos una lista de razones concretas que ejemplifican por qué no debemos insistir en que nuestro pequeño coma más.

1 Hora de la tortura

Si obligamos a comer, con este actuar probablemente estaremos consiguiendo hacer que la deliciosa hora de la comida se convierta en la hora de la tortura, causando que el pequeño tenga cada vez menos ganas de ver cerca un plato de comida. Y con cada berrinche, nuestra paciencia queda más debilitada.

Advertisement

2 Mal momento para toda la familia

Hacer de la comida un mal momento afecta a nuestra familia en general. La molestia del pequeño también afecta las emociones de los demás a la hora de comer, y puede afectar la forma en que nuestro hijo se relaciona con otros miembros de la familia, como sus hermanos, de forma muy negativa.

Incluso, en otro tipo de contextos sociales como en restaurantes, obligar a comer es muy nocivo, ya que es realmente incómodo, para los padres cuando los niños comienzan a lanzar la comida y todos se quedan mirando.

3 Hábitos alimenticios y obesidad

Los hábitos alimenticios se forman cuando somos niños y muy fuertemente orientados por los de nuestros padres. Esto no significa que nuestros padres (ahora abuelos de nuestros hijos) estuvieran totalmente bien informados en cuanto a las cantidades correctas que nos daban.

Pero al obligar a comer a nuestros hijos podríamos estar motivándolos a llevar una vida con excesos alimenticios que podrían derivar en obesidad infantil. Incluso, según estudios científicos se estableció que en la mayoría de los casos de sobrepeso y obesidad, comienzan en la infancia temprana y que cada día más pequeños, jóvenes y adultos en el mundo las padecen.

4 Mensaje incorrecto

Cuando haces que tu hijo coma lo que ya no quiere, estás enviándole el mensaje incorrecto de que un adulto puede tomar decisiones sobre su cuerpo, lo que podría hacerle sentir que no puede decidir sobre sí mismo.

Advertisement

Esto estaría frenando su crecimiento y autonomía, ya que estaríamos quitándole la oportunidad de descubrir su sensación saciedad y hambre de forma sana y natural.

En realidad, lo más conveniente es escucharlos, y respetar sus decisiones, y lo mejor que podemos hacer por ellos es ofrecer las porciones adecuadas según las indicaciones del especialista,  pues  es muy importante también tener en cuenta que en días con mayor actividad pueden tener mayor apetito que otros.

Y tú ¿obligas a comer a tus hijos?

Toma un momento para compartir ...

Teresa Guadalupe Correa Pérez

Lou Correa es una apasionada investigadora de ciencia y psicología, amante de los libros, el clima frío y los abrazos cálidos; joven madre de un bebé y esposa.