“Sexo débil” o mujer fuerte ¿Cómo te consideras?

El mundo es de las mujeres capaces de renacer de entre las cenizas.

Erika Patricia Otero

Por siglos, las mujeres hemos sido conocidas como el “sexo débil“. Este título nos fue dado debido a nuestra sensibilidad o facilidad para emocionarnos por las cosas de la vida. Además de eso, se incluye nuestra debilidad física; ambos aspectos que, si nos comparamos con los hombres, nos hacen MUY diferentes.

Pero ¿realmente somos el sexo débil?

Pongámoslo de está manera para resaltar la razón por la cual creo que esas dos palabras están alejadas de la realidad:

  1. Tenemos la capacidad de soportar cambios hormonales a lo largo de nuestra vida, y todas sabemos lo difícil que es pasar por eso cada mes después de la adolescencia.
  2. Nos embarazamos y con esto llegan más cambios en nuestro cuerpo. Si a eso le añades que llevas a otro ser humano creciendo y alimentándose de ti por 9 meses, y todo lo que viene después, pues tampoco es simple.
  3. Enfermas o no, seguimos con nuestras vidas como si nada.
  4. Sobre nosotras cae la responsabilidad de ser un pilar de apoyo para los nuestros.

No es que seamos superiores a los hombres, pero el título “débil” tampoco debe hacernos sentir inferiores.

La fortaleza de la mujer va más allá de un simple nombre y es allí a donde quiero llegar. Yo no considero que haya una mujer más fuerte que otra; creo más bien, que en la medida que la vida nos ha probado, así mismo hemos sido capaces de descubrir nuestra valentía y fortaleza. La gran mayoría de nosotras hemos conseguido hacernos fuertes y luchar por lo que deseamos.

¿Qué características tiene en común las mujeres fuertes?

1. Son resilientes

La resiliencia es la capacidad para sacar lo mejor de sí mismo en el peor momento de sus vidas. Hacer esto puede resultar un verdadero reto, pero se logra por medio de empeño propio.

Advertisement

Pero quizás, lo más loable de todo esto es que las mujeres no dejan que eso marque el ritmo de sus vidas; pues al poder sanar sus heridas y superar lo que sea que les haya pasado, siguen adelante.

2. Luchan por lo que quieren sin llevarse a nadie por delante

En un mundo tan competitivo como el de hoy, lo que más vemos son personas que luchan por lo que desean, pero a veces sin ningún escrúpulo.

No hay nada de malo en aspirar al mejor cargo, a una buena pareja, a una buena amistad; pero si esto está manchado de trampa y engaño, pues la verdad es que nada bueno vendrá de ello.

Una mujer fuerte es capaz de jugar limpio: busca un hombre sin compromiso, compiten de manera limpia con otras personas por ese cargo que les interesa mostrando sus reales capacidades, y se rodea de buenas personas sin ser hipócrita y desleal. Es decir, son honestas al 100%.

3. Se alejan de las personas que no les convienen

Tienen un círculo social conformado por amigos y familiares con los que no solo pasa gratos momentos, si no que además son capaces de apoyarse mutuamente en momentos de dificultad.

Advertisement

Entre estos círculos sociales no dan cabida a los chismes o a la cizaña y si logra entrar una persona con ese tipo de características, se alejan de ella.

4. No lastiman a nadie y tampoco se dejan herir

Saben darse a respetar, y tienen claro que la mejor manera de lograrlo es respetando a los demás.

Sin embargo, si se topan con una persona hiriente, lo que hacen es hablar de manera tajante sobre la actitud de ésta, y cortan por lo sano todo tipo de relación con tacto.

5. Aspiran a lo mejor

Tienen por lo regular estándares muy altos y no se conforman con menos de lo que creen que merecen; ya sean relaciones o las cosas que anhelan para mejorar su vida.

Quizás por esta razón se tarden mucho más que otras personas en concretar una relación amorosa y en conseguir un hogar. Es posible que tengan una vida algo solitaria, pero si esto significa que ellas van a mantener su integridad, no les importa hacer el sacrificio.

Advertisement

Creo que todas hemos tenido la suerte de tener en nuestras vidas a grandes ejemplos de mujeres fuertes. Puedo decir que mi madre tuvo el ejemplo de mi abuela que quedó viuda muy joven y con 7 hijos por sacar adelante.

Yo lo agradezco, porque si bien no he tenido que vivir circunstancias similares si me ha tocado una buena dosis de malas experiencias. Ahora soy una mujer fuerte que sabe lo que desea y que lucha por alcanzar sus metas.

Toma un momento para compartir ...