Si el tiempo no te rinde, estos consejos son para ti

Aunque todo el día estás en continua actividad y no paras de realizar las diferentes tareas, parece que no avanzas. El tiempo se te va por 5 razones. Entérate cuáles son.


Elitania Teresa Ruvalcaba Blancas

Aunque todo el día estás activa y no paras de realizar toda clase de tareas parece que no avanzas, la acumulación de trabajo y asuntos personales siguen aumentando y hay momentos en que no sabes por dónde empezar o continuar. Las 24 horas del día te son insuficientes y la presión y el estrés aumentan. Todo esto se puede modificar si sabes administrar tu tiempo.

Si aplicas estos cinco consejos, el tiempo te alcanzará para todas tus actividades:

1. A la antigüita: con agenda en mano

La combinación del trabajo profesional con el hogareño hace que tu cabeza sea un completo caos. La infinidad de actividades que tienes que desarrollar a diario, o en el corto, mediano y largo plazos justifican que en algún momento olvides algo. Pero para evitar eso, es recomendable regresar a la vieja costumbre de utilizar una agenda, independientemente de los recordatorios que puedas registrar en algún dispositivo electrónico (teléfono celular, tableta, etcétera) o recados que pegues en el refrigerador (la heladera) o un muro. Contar con una libreta te puede facilitar la vida: en ella puedes registrar todos los pendientes por día. Al abrir cada página podrás ver todo lo correspondiente a un mismo día, con sus horarios y lugares respectivos; te podrás dar cuenta de si tienes saturado tu día y si hay posibilidad de aceptar un compromiso más. Además de que podrás engrapar, en cada hoja, estados de cuenta, comprobantes de pago, recetas y demás documentos que en algún momento puedes llegar a necesitar para hacer algún pago o aclaración.

Relee: Una agenda puede dar solución al caos que es tu vida.

2. No mezclar trabajo con la vida en familia

La jornada de trabajo en la oficina se reduce a ocho horas, el tiempo idóneo para que el rendimiento físico y mental sea el ideal. Después de ese tiempo tu capacidad merma, y por más que te esfuerces será mayor el desgaste y menor la productividad, aunque muchas veces a la gente no le queda de otra. Por esto, también es ideal que organices tus actividades en la oficina, que priorices a corto, mediano y largo plazos todo lo que tienes que hacer. A diario puedes hacer tu plan de trabajo, contemplando aquellos imprevistos que se pueden presentar, y así tu quehacer estará al día. Y lo que nunca debes hacer es llevar trabajo a casa, porque el tiempo en familia debe ser respetado.

3. Días específicos para pagos y compras

Dentro de tu planeación de actividades, tendrás que tener en cuenta los vencimientos y días de pago de tarjetas de crédito, servicios y otros compromisos económicos que tengas de manera individual y familiar. Evitarás muchos dolores de cabeza destinar un día, a la quincena o al mes, para efectuar pagos y realizar compras.

4. En casa todos cooperan, tú por delante

La responsabilidad en el hogar debe ser una tarea conjunta entre todos los integrantes de la familia, quienes deben programar un día a la semana para hacer una jornada completa de limpieza, con actividades pre-programadas para cada miembro, en las que te incluyas por supuesto. Recuerda que si solicitas la cooperación de cada uno, debes de poner el ejemplo; durante la semana será más fácil sólo mantener la casa limpia y recogida.

Advertisement

Relee: ¿Abuso de mis hijos cuando les impongo labores domésticas?

5. Designar un tiempo diario para ti

Después de un día ajetreado es necesario destinar, al menos media hora, para alguna actividad que te permita relajarte y sacudirte el estrés. Acostumbra a que, sin falta, pase lo que pase, no te vayas a la cama sin leer un poco o hacer ejercicio, darte un masaje relajante o disfrutar de una sesión de belleza para tu cuidado personal.

Poco a poco verás que realizando estas sencillas actividades podrás gozar de mayor tiempo libre y sin tener la preocupación de que tienes muchas cosas pendientes. La máxima aquí es: tu tiempo es valioso y lo debes de aprovechar al máximo.

Toma un momento para compartir …