Si hablas con tu mascota, podrías ser más inteligente que el resto de las personas

¡Los sabíamos! ¡Ven aquí cachorrito de mamá!

Teresa Guadalupe Correa Pérez

Actualmente, hay muchas personas que tienen mascotas, y es común salir a caminar por el barrio y encontrarse en el camino con al menos cinco personas que llevan un animal de compañía.

El amor y la empatía hacia otros seres vivos ha aumentado considerablemente en los últimos diez años, gracias a las múltiples campañas de información y amor que los activistas por los derechos de los animales han llevado a cabo. Debido a este tipo de conciencia sobre los animales, se ha  disminuido de forma gradual el número de animales domésticos que viven en las calles y ha aumentado la cantidad de adopciones.

Los mejores amigos del hombre

Los perros son los animales domésticos clásicos, y también los más amados a nivel mundial. Y honestamente, no es de extrañar, ya que son muy leales e inteligentes, lo que les permite aprender a relacionarse y comunicarse de forma efectiva con los seres humanos.

Esta increíble relación ha dado paso a que sea posible entrenar a los caninos para ayudar a los humanos en tareas únicas. De esta forma, y para algunas personas, la relación con este animal va más allá de una amistad común, como es el caso de los perros guía, ya que se trata de un trabajo profesional que requiere una ardua preparación previa.

Aunque esta hermosa relación entre el humano y el perro es milenaria, no es la única conexión estrecha que hemos logrado con otra especie, pues al día de hoy muchos también gustamos de la compañía de los tiernos felinos quienes son unos dulces y terapéuticos compañeros de vida.

Advertisement

Incluso, encuestas recientes afirman que tener en tu vida un pequeño amigo felino puede mejorar tu salud. Se demostró que los dueños de felinos sufren menos problemas cardiovasculares y mentales, ya que su simple compañía y amor pueden crear grandes diferencias en la vida de sus dueños.

Empatía y comunicación

Para las personas, los rostros casi siempre son el eje fundamental para sentir la empatía y también para lograr la asociación con su propia especie. Además, los ojos son una gran clave para la comunicación y la vida social.

La mayor parte del tiempo, para los humanos todo aquello que tiene ojos se tiende a humanizar de forma casi inconsciente, tenga o no la capacidad de hablar o moverse. Un claro ejemplo de esto es hablar con nuestros amigos, las mascotas, y hasta fingir que nos responden con vocecitas infantiles.

En realidad, lejos de ser una conducta poco lógica o extraña, los científicos, la relacionan con un tipo de inteligencia especial del ser humano llamada antropomorfismo, que se caracteriza por humanizar objetos, plantas y animales.

Antropomorfismo

Tal y como lo plantea el científico Nicholas Epley en su estudio:

Advertisement

«Algunos psicólogos han utilizado el término antropomorfismo de una manera poco precisa, para describir desde inferencias erróneas sobre agentes no humanos, hasta casi cualquier tipo de inferencia disposicional sobre un agente que no es humano. Debido a que se trata de atribuir alguna características o comportamiento humanos a un dios, animal u objeto».

Este especialista sostiene que existen razones primitivas realmente específicas por las cuales se tiende a antropomorfizar los objetos por parte del ser humano. Una de ellas es tener un rostro u ojos, pues genera empatía inmediata. La segunda, es la necesidad natural de cada persona de amor y cariño recíproco.

Al comprender de esta manera cómo funciona cada uno de estos marcadores de comportamiento humano, es sencillo entender por qué esta forma de humanizar es esencial para la inteligencia y supervivencia evolutiva de los humanos, pues forma parte fundamental de la comunicación verbal.

Además,  también se manifiesta como algo necesario para vincular más cercanamente humanos y animales, ya que el ser humano al ser un ser social por naturaleza siempre busca formar conexiones con otras especies.

Hablar con las mascotas es de inteligentes

A pesar de que según el profesor Epley «Históricamente, la antropomorfización ha sido tratada como un signo de infantilidad, tontería y estupidez”, la realidad es que es un subproducto natural de la tendencia empática humana propia de la evolución de la comunicación.

Advertisement

Y en efecto, no tiene nada de malo, ya que se trata de una muestra de inteligencia evidente y contundente en una persona en cualquier etapa de la vida. Además, es una hermosa forma de demostrar el cariño y amor a nuestros compañeros de vida, ya que la mayoría de las personas lo hacen aún cuando no lo digan públicamente.

Así que, si aún no tienes un animalito de compañía y estabas pensando en adquirir uno, esta es otra increíble buena razón para animarte y abrir tu corazón además de tu hogar, a un nuevo miembro para completar tu familia. Una mascota puede incentivar ti el desarrollo cognitivo y salud física, mejorando tu calidad de vida mientras te llena de amor y luz .

Lee también: 5 razones por las que niños y mascotas son compatibles

Toma un momento para compartir ...

Teresa Guadalupe Correa Pérez

Lou Correa es una apasionada investigadora de ciencia y psicología, amante de los libros, el clima frío y los abrazos cálidos; joven madre de un bebé y esposa.