Si pensabas que maquillar era solo cuestión de mujer, está historia te hará cambiar de opinión

Esta historia habla de un amor puro, sincero y altruista. Un amor digno de imitar.


Fernanda Gonzalez Casafús

¿Qué cosas harías por amor? Tal vez hayas hecho miles. O quizá te ocurran cien cosas más. Pero lo que hizo este hombre por su esposa supera todas nuestras expectativas. Esta historia habla de un amor puro, sincero y altruista. Un amor digno de imitar.

Des tiene 84 años, y no deja de hacerle cumplidos a Mona, su esposa, de 83. Han estado juntos los últimos 57 años y el amor sigue intacto. Le dice que es perfecta, que no tiene nada que ocultar, y que hasta el mismo Miguel Ángel estaría celoso de la perfección de su piel. Pero Mona es coqueta y ella quiere seguir embelleciendo su piel con maquillaje. Sólo que hay un problema: se está quedando ciega.

Su esposo, ante la inminente pérdida de la vista que aqueja a Mona, decidió que podía mostrar todo su apoyo hacia ella, tomando las riendas de la situación. El hombre pensó que la mejor manera de ayudarla era haciendo un curso de maquillaje, para ayudarla cuando ya no pueda maquillarse por sí misma. Su historia rápidamente se hizo viral y ahora una marca de maquillajes lo asesora para grabar sus propios tutoriales y así ayudar a otras personas con consejos de belleza.

“Des usa delineadores y lápices que no podría usar ni yo”, dice Mona. El hombre es ahora todo un profesional del maquillaje, y sabe aplicar a la perfección sombras, bases y labiales. Cuando recién comenzó el curso no tenía idea de qué pinceles usar para cada parte de la cara, pero ahora es todo un experto. Mona dice que está “en el cielo” cuando Des maquilla su rostro.

Esta historia, además de reflejar un profundo amor, sincero y altruista, demuestra que nunca se es tarde para aprender algo -y progresar exitosamente en ello- si se tiene el empuje y la voluntad de hacerlo.

¿Qué somos capaces de hacer por amor?

El amor se expresa en palabras y se demuestra en hechos. Y lo que hizo este esposo deja a las claras que el verdadero amor es dedicado y altruista. Son éstos gestos nobles los que embellecen y engrandecen una relación de pareja: la mirada puesta en el otro, la dedicación, la empatía, el apoyo sincero y las ganas de ver feliz a la persona que uno ama.

Más aún, cuando una pareja llega a la vejez, y cuando no es demasiado fácil mantener la pasión y los arrebatos del amor de los primeros años, los pequeños gestos son los que harán que la relación nunca pierda el brillo. Esta historia nos demuestra que el amor no sólo es de los jóvenes, y que no hay edad cuando uno ama sinceramente.

Advertisement

Si esta historia te ha motivado a demostrar todo el amor que sientes a tu pareja, en hechos, puedes pensar qué cosas son las que harías por amor. Se trata de realizar pequeños actos que hacen feliz al otro, de satisfacer sus deseos, y sorprenderlo. El amor en la pareja es entrega, es dedicarle un pedacito de nuestra vida al otro, unos minutos para que sea feliz.

La semana pasada mi marido tenía un almuerzo con amigos,y saldría de casa alrededor de las 11 de la mañana pues tenía que ir fuera de la ciudad. Podía pasar por la panadería a comprar una tarta de esas riquísimas para compartir luego de la comida, o podía yo levantarme a las 8 (un sábado) a preparar mi especialidad, una tarta de limón . Luché con mi conciencia, pues la cama me tentaba a seguir en el tibio sueño, pero no. Me levanté, y para las 10 de la mañana ya estaba listo mi tarta de limón. Ese había sido mi pequeño gesto de amor hacia él, pues yo sé cuánto aprecia llevar una delicia casera a una reunión de amigos. Y yo también me sentí feliz de complacerlo, pues el verdadero regalo no es el paquete, sino las manos de quien lo entrega.

Éstas son las cosas cotidianas que puedes hacer por amor:

  • Sé detallista: Observa con atención los gustos de tu pareja. Deja un chocolate sobre su mesa de luz, compra esas galletas para el desayuno que tanto le gustan, o ayúdalo en algo que sabes que no le gusta hacer demasiado.

  • Ama a su familia: Esfuérzate por entablar una verdadera relación fraternal con los familiares de tu pareja. Deja de lado los rencores y abre paso al cariño. Y si la relación con alguno de ellos es muy tirante, simplemente no des lugar a nuevos pleitos y responde siempre con cortesía.

  • Sé su medicina: Las parejas se acompañan en las buenas y en las malas. Si él está pasando por un mal momento, acompáñalo y hazle saber que estás ahí para ayudarlo. Si él está enfermo y tú tenías un compromiso, tal vez puedas postergarlo para quedarte y cuidarlo. Es un bonito gesto de amor.

  • Haz algo que nunca pensabas hacer: Él te insiste con ir de campamento, o con salir a patinar, o con ir a comer a un restaurant que no te gusta. Tú puedes darle la sorpresa y hacer algo de ello, como muestra de que pones empeño en verlo feliz. Nadie dice que vayas a hacer algo que realmente no te gusta, pero ciertas cosas puedes hacer el esfuerzo y hacerlas, sólo por ver esa linda sonrisa en su rostro.

  • Afianza la relación: La mejor cosa que pueden hacer ambos por amor es abrir sus corazones y estar dispuestos a perdonarse, a escucharse y a comprender las necesidades del otro. Es una tarea diaria que requiere paciencia y un amor puro y leal.

El amor verdadero es dedicado, duradero, natural y libre. Apunten a seguir afianzando la bella relación que tienen para que perdure en el tiempo y se consolide, sentado en las bases del respeto mutuo. No hay nada que dos corazones enamorados no puedan lograr en esta vida ¡A seguir confiando en el amor para siempre!

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.