Si tu hijo es desobediente, prueba con estos 10 consejos infalibles

Ejercer tu autoridad de manera efectiva tiene más consecuencias positivas de las que crees

Marilú Ochoa Méndez

Eres mamá. Lo normal, o lo propio, es que tus hijos te obedezcan, ¿cierto? Pero contrariamente a lo que desearíamos, con cada niño no viene un botón automático que los haga responder “sí mamá”, “sí papá”, y que logre su atención y acción inmediatas cuando les solicitamos algo.

La queja de que los niños no obedecen, desafortunadamente, es muy común. Y también es común sentirnos sobrepasados al respecto. ¿Te ha pasado?

A continuación, te compartiré una serie de reflexiones para llegar a la causa del problema ¿Por qué nuestros hijos no obedecen? Te compartiré algunas pautas para mejorar nuestro manejo de la autoridad.

No, no te obedecerán solo por ser su mamá o su papá

El filósofo y educador español Carlos Goñi Zubieta, nos sugiere junto con su esposa algunos puntos básicos para responder a la primer interrogante: ¿Por qué nuestros hijos no obedecen? Te los comparto:

1 La autoridad no viene legitimada por quien la ejerce, sino por cómo la ejerce

Al respecto, el Dr. Goñi nos dice que -contrario a lo que desearíamos- se requiere algo más que ser una figura de autoridad, para lograr hacerse obedecer.

Advertisement

Si nuestras acciones construyen, son consistentes, y tienen una finalidad educativa, lograrán impactar positivamente en la vida de nuestros hijos. Pero si estamos cometiendo errores en el manejo de la autoridad, nuestra experiencia como padres será en extremo frustrante.

Pero, ¿cómo conseguir ejercer positivamente la autoridad? Para eso, necesitamos revisar nuestro tipo de paternidad en el siguiente punto.

2 Tu hijo es desde ya una gran y hermosa obra de arte, ¡reconócelo!

El gran escultor Miguel Ángel, modestamente, afirmaba que cuando creaba sus maravillosas obras de arte, lo que hacía era solamente “quitar lo sobrante” a los grandes bloques de mármol que utilizaba. Si conoces algunas de sus magníficas obras, te darás cuenta de su gran talento, y de su gran humildad.  Sin embargo, el ejemplo encaja perfectamente en este punto y nos ilustra cómo debemos educar a nuestros hijos.

El término “educar”, proviene del latín y significa “sacar de dentro”, y según otros expertos, también “guiar”.  Nuestra misión como padres, debe ser un trabajo de fondo.  Debe ser un conocimiento, enamoramiento y comprensión del gran bloque de mármol que es cada uno de nuestros hijos, y un proceso delicado de cincelado, que logre poco a poco “quitar el sobrante” de lo que a nuestros hijos les impide mostrar su gran belleza interior.

3 Revisar nuestro tipo de paternidad resolverá en gran medida el problema

Retomando las recomendaciones del Doctor Goñi, él considera que existen cinco tipos de padres: proteccionistas, desertores, permisivos, autoritarios y los padres con autoridad.

Advertisement

Los padres proteccionistas, no educan ni corrigen a sus hijos, porque no son capaces de ver lo que les conviene (se confunden entre protegerlos y sobre protegerlos). Los padres desertores, renuncian a educar a sus hijos, porque la labor les parece simplemente muy complicada. Los padres permisivos, consideran que si “limitan” a sus hijos, los pueden traumatizar o esclavizar.  Los autoritarios, saben doblegar las conductas, pero consiguen ser obedecidos a través de la imposición, y no del convencimiento. Por último, los padres con autoridad, reconocen que hacerse obedecer es una labor de amor, de servicio, para hacer crecer a sus hijos.

Si tu hijo te obedece, crecerá firme

Saber mandar es un arte. Este arte, requiere -para empezar- una actitud positiva de los padres frente a la educación. Para lograr esta actitud positiva, es preciso comprender los beneficios de la sujeción de nuestros hijos a la autoridad:

El niño que obedece a sus padres, se obedecerá a sí mismo en el futuro

¿Para qué necesitamos que nuestro hijo se “obedezca a sí mismo”? ¡Para que sea libre!, para que pueda autodeterminarse. Para que frente a dos escenarios apetecibles, pueda elegir el que mayor crecimiento le aporte.

La capacidad de nuestro hijo de sobreponerse a su deseo primario, a sus impulsos, guiado por sus padres, y de saber contenerse con el fin en mente de ser mejor persona, es oro molido para la vida de nuestros hijos.

Cuando los educamos para asumir la autoridad paterna, no solamente nos hacemos la vida mas fácil, consiguiendo una relación civilizada y un buen comportamiento de nuestro hijo; lo más importante es que le enseñamos a ir forjando su carácter.

Advertisement

Entonces ¿Cómo me hago obedecer?

El doctor Goñi y su esposa, Pilar Guembe, nos brindan consejos muy prácticos que te anoto a continuación:

Cariño y visión

El cariño no tiene por qué estar peleado con la autoridad. Especialmente, porque se manda por el bien del hijo, no por ser un ogro monstruoso e iracundo. Es mucha más rica la autoridad y la educación, cuando vamos enseñando a nuestros hijos a buscar “portarse bien” para ser buenos, para ser mejores, -y mucho mejor-, para llegar al Cielo.

Claridad

Buscar que las órdenes sean concretas y claras. Además, procurar que tengan sentido y que sean pocas, para que sean efectivas.  No pretendas encasquetar a tu hijo un estilo de vida casi militar desde el principio, comienza por lo mas urgente, lo que compromete su seguridad, lo que tu pequeño necesita con mas urgencia. En vez de sugerir: “sé bueno”, dile “cuando lleguemos a casa de la abuelita, procura no saltar ni pisar en el sillón blanco”.

Coherencia

Procura vivir de acuerdo a lo que exiges a tus hijos. Manda lo que tú estés dispuesto a hacer también, y lo que puedas supervisar.

Colaboración

La obediencia también es una forma de mejorar la armonía y la vida en familia. Tu hijo obedece porque es una manera de contribuir desde donde le toca a la vida familiar. Si le queda claro que hacer sus deberes y cumplir con sus obligaciones es parte de la armonía y crecimiento de la familia, le será mas fácil asumir la disciplina.

Advertisement

Conformidad

Es importante también que las órdenes vayan de la mano de la edad y estilo de vida de nuestros hijos. No puedes pedirle a un niño de 3 años que barra su habitación, pero sí puedes pedirle que junte sus juguetes.

Consideración

Las órdenes no se deben cumplir “porque sí”. Tu hijo es una persona, tiene derecho a conocer el sentido y necesidad de la indicación que recibe. Obviamente, siempre de acuerdo con su edad.

Constancia

Perseverar en las metas e indicaciones que damos a nuestros hijos les dará seguridad y consistencia.

Conveniencia

Es distinto dar una orden a nuestros hijos cuando es tarde y han tenido un mal día, a indicarles lo que deben hacer cuando se encuentran tranquilos y relajados.  Asimismo, si le solicitamos algo cuando se encuentra con un amigo, será más difícil lograr el cumplimiento.

Convicción

Mandamos porque amamos. Esa convicción nos dará seguridad

Advertisement

Unidad

Es importante estar de acuerdo los padres en lo que se pedirá a los hijos. De esta manera, ninguno restará autoridad al otro y los hijos no tendrán una grieta de donde escaparse para obedecer.

¿Cómo ves estos consejos? ¿Cuál agregarías a tu lista personal?

Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de seis niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.