¡Soy más berrinchuda que mis hijos! ¿Qué puedo hacer?

Aprende a controlar tus berrinches.

Adriana Acosta Bujan

Llorar sin control, gritar, golpear, arrojar objetos y echarle la culpa a los demás es una manera fácil de expresar las emociones negativas. Mentiría si dijera que nunca me ha pasado, ya que todos hemos actuado así en algún momento.

Cuando me convertí en madre, llegue a creer que era capaz de controlar mis emociones fácilmente porque era una adulta madura que razonaba antes de actuar. Sin embargo, hace días, me percaté que era más berrinchuda que mi hijo.

¡Imagina la situación! Mi esposo me había prometido invitarme a cenar a un elegante restaurante para celebrar nuestro aniversario número ocho. Como toda mujer, me aliste para dormir a mi hijo temprano y poder tener tiempo para arreglarme.

Eran las 9:30 de la noche y mi hijo dormía como un angelito. Mientras tanto, yo me encontraba en mi habitación alisándome el cabello, maquillándome y eligiendo un hermoso vestido.

!De repente, recibí una llamada de mi esposo cancelando la cena por motivos de trabajo!

Advertisement

¡Claro! Mi reacción fue enojarme y enfurecerme. En instantes, me arroje en mi cama a llorar, golpeando con mi puño la almohada. Después me dediqué a gritar y despotricar malas palabras en contra del jefe de mi esposo. Incluso también alcance a decirle a mi esposo cosas horribles e hirientes. !Ahora me arrepiento!

Lo peor de mi experiencia fue que mi hijo se despertó y fue corriendo a mi habitación para saber qué me sucedía y preguntarme si me encontraba bien. Fue tan vergonzoso que en ese momento decidí aprender a controlar mis berrinches y emociones. ¿Cómo lo hice?

Buscando información

Uno de los psicólogos más famosos y reconocidos en todo el mundo es Daniel Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional”. Él explica de manera sencilla que todos tenemos reacciones biológica predispuestas a cada acción, sin embargo, aprender a controlar las emociones negativas es la clave para tener éxito en la vida.

1. Reconoce tus emociones

Explotar y enojarse es comprensible, ya que es una manera natural de defendernos cuando nos sentimos atacados o en peligro. Sin embargo, para no hacer berrinches debemos contenernos y dominar los arrebatos emocionales.

Advertisement

Aprende a reconocer tus emociones; por ejemplo, no es igual estar enojado a sentirse triste o decepcionado.

2. Aprende de las malas experiencias 

Se puede encontrar algo positivo en las malas situaciones cuando se reflexiona sobre las causas que las originan.

Por ejemplo: en mi historia, el origen de mi berrinche fue que mi marido me canceló la cena. Sin embargo, encontré algo positivo en la situación, ya que cuando mi hijo fue a mi habitación, encontré la oportunidad de explicarle la importancia de cómo controlar las emociones. Incluso le comenté que llorar es una manera de sanar el corazón.

3. Relájate y medita

Cuando nos encontramos en un punto de frustración y enojo incontrolable, lo mejor es relajarse y tomar un tiempo a solas para poder meditar sobre tal situación. Algunas personas suelen respirar profundo, otras suelen dar un paseo y otras escuchan música.

4. Libera tus emociones

Seguramente después de hacer un berrinche, lo primero que haces es distraer tu mente. Una de las estrategias que funcionan para controlar las emociones es en ocuparte haciendo otras cosas que te distraigan. Por ejemplo: puedes hacer ejercicio, pasear, pintar o hacer cualquier otra cosa que te guste.

Advertisement

4. Ten pensamientos positivos

Es casi imposible estar todo el tiempo pensando en cosas positivas, sin embargo, se trata de tener otra perspectiva diferente a las malas situaciones. Muchas personas suelen hacer berrinches porque las cosas no salen como esperaban, pero la clave esta en motivarnos y ayudarnos a nosotros mismos teniendo pensamientos positivos.

Piensa cosas positivas de ti misma como por ejemplo: Soy muy inteligente y capaz de resolver esta situación de la mejor manera.

6. Deja de preocuparte

Como decía mi abuela “de qué te preocupas si no puedes resolver los problemas en ese momento”. Recuerda que las preocupaciones provocan que estemos más vulnerables, dejando explotar las emociones y por consecuencia hacemos más berrinches.  Así que libera el estrés y enfócate en vivir en el presente, no te angusties por el futuro.

7. No tomes las cosas tan a pecho

Es normal que haya una persona que te provoque explotar y aflorar tus emociones negativas. Sin embargo, cuando das mucha importancia a las palabras o frases hirientes de otros, te estarás haciendo daño.

Advertisement

Algunas veces las cosas que decimos cuando nos enojamos no son ciertas. Así que no te lo tomes tan a pecho o algo personal. Recuerda que es una reacción común cuando las personas no saben controlar sus emociones.

8. No busques culpables de lo malo que te pasa

Es muy fácil deslindarse de las responsabilidades y obligaciones cuando algo sale mal. Con el tiempo aprenderás que no es la mejor manera para arreglar las cosas.

Así como tú estas aprendiendo a controlar tus impulsos y emociones, enseña a tus hijos a imitarte con el buen ejemplo. Recuerda que ellos son como esponjas que absorben todo y sí tú actúas enojada o frustrada por las situaciones complicadas de la vida, ellos lo harán también. ¡Por fortuna los berrinches se pueden controlar!

 

Advertisement

 

 

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias