Su padre recogía basura para ganarse la vida, pero cuando él la vio venir con algo entre sus manos rompió en llanto

Cómo convertir lo que nos parece difícil en lo mejor de tu vida.


Fernanda Gonzalez Casafús

Puedes quedarte a contemplar la vida, y quejarte de los pesares. O puedes decidir hacer frente a las adversidades y salir adelante siempre. Ésto fue lo que hizo un hombre de 51 años, cuyo salario alcanzaba apenas para comer, y aún así logró ver lo que muchos padres desean ver para sus hijos.

La historia de Cristito Quimado y su hija está llena de enseñanza, y te hará reflexionar. Este padre de familia, que trabaja duro para llevar el pan a casa recolectando basura, tuvo la mayor alegría que un padre puede tener: ver a su hija culminar sus estudios en la Universidad.

Para mantener a sus cuatro hijos Cristito se levanta cada día a las 3 am para salir a su trabajo. Su salario apenas alcanza para cubrir los costos diarios de vida, pero él supo siempre que con determinación y perseverancia podía darles a sus hijos la educación que él no tuvo.

Cuando su hija llegó un día con su título de Licenciada en Nutrición entre sus manos, el hombre supo que el esfuerzo había valido sus frutos. “La educación es lo único que puedo dejarles a mis hijos”, dice el hombre con lágrimas en los ojos en un documental que relata su historia. Y asegura que hasta que sus otros hijos no terminen la Universidad, no dejará de trabajar duro.

Valorar el esfuerzo

Para los padres brindarse por completo hacia sus hijos es un acto puro y altruista. La hija de este hombre lo sabe y lo valora cada día de su vida. Ella asegura que se siente orgullosa de su padre, quien teniendo un trabajo humilde, pudo lograr que ella termine sus estudios. Para un padre significa mucho saber que su hija valora el esfuerzo y que, además, no se siente avergonzada por su trabajo.

“Agradezco a Dios por haberme dado a mi padre, y su noble trabajo”, dice su hija emocionada en el documental. Hubo días en los que la familia no tenía dinero para comprar comida, e inclusive la joven no tenía dinero para volver a casa. Pero nunca bajaron los brazos. Ahora, ella asegura que cuando tenga un trabajo quiere llevarlo a buenos restaurantes y comprarle linda ropa a su padre, en agradecimiento por todos estos años de lucha y esfuerzo.

La importancia de la educación en los hijos

“La educación es lo único que puedo dejarles a mis hijos”, dijo este hombre. Por cierto, la educación formal o escolar para los niños es sumamente importante para su desarrollo cognitivo. Las exigencias y responsabilidades que aprenderán en el ámbito escolar repercutirán a lo largo de la vida del niño de forma muy positiva.

Advertisement

Cuando ese proceso educativo continúa, la persona puede validar sus conocimientos a través de un trabajo digno y bien remunerado para poder no sólo insertarse en la sociedad, sino disfrutar de su trabajo cotidianamente.

La educación forma parte del desarrollo humano y estimula a la persona a seguir sus metas y alcanzar todo lo que se propone.

Enseñar a los hijos a valorar

En una cultura consumista, donde cada día las personas queremos más y más, se hace difícil detenernos a pensar en el valor de lo que ya tenemos. También para mi padre, quien siquiera terminó sus estudios, verme graduada en la Universidad fue una emoción difícil de explicar. Y aunque en casa muchas veces no teníamos para pagar las cuentas, crecí confiando en que mis padres hacían lo mejor que podían para darme la mejor educación.

Enseñar a los hijos a valorar lo que se tiene, así como el esfuerzo de quienes hacen cosas por ellos, es una tarea que comienza desde muy temprano. Se trata de ser felices con lo que se tiene, pero también a respetar el esfuerzo que se debe hacer para conseguir las cosas.

En Bekia Padres he encontrado una lista que me ha gustado, con consejos sobre cómo enseñar a nuestros hijos a valorar las cosas y ayudarles a valorar el esfuerzo:

  • Darles pequeñas responsabilidades: Desde muy pequeños pueden comenzar por levantar su plato de la mesa, o limpiar el piso con un trapo cuando han derramado agua. Es una buena forma de sentirse responsables de sus actos.

  • Dejarlos que se equivoquen: Pueden derramar azúcar cuando intentan llevarla a la taza, o pueden mojar el piso cuando intentan lavar su taza, pero aunque se equivoquen, y aunque luego tú tengas que remendar sobre lo hecho, lo que aprenderán es a ser independientes.

  • Explicarle acerca de los logros: Es importante que tu hijo entienda que detrás de un logro siempre hay un esfuerzo. Y detrás de un fracaso siempre debe haber determinación para volver a intentarlo. Deja que se frustre, pues es normal a su edad, pero incentívalo a seguir.

  • Arregla antes de tirar: Cuando se rompe algo en casa, es importante mostrarle a nuestros hijos que podemos intentar arreglarlo antes de tirar. Explícale que has trabajado mucho para comprarlo.

  • No ceder siempre sus caprichos: Mi hija me pide un huevo de chocolate cada vez que vamos al mercado. La mayoría de las veces le digo que no, y sólo compro alguno en ocasiones especiales. Si tiene todo lo que quiere de forma fácil, le será difícil en un futuro hacer frente a las adversidades.

    Advertisement
  • Agradecer cada día: Si tus hijos te ven agradecido, si toman el hábito de agradecer el plato de comida que tienen sobre la mesa, ellos crecerán con el valor de la gratitud, lo que los impulsará a ser mejores personas cada día.

  • Mostrar las consecuencias de sus actos: Mi hija rompió en llanto cuando alguien el otro día pisó uno de sus juguetes que estaban en el piso y le quebró una parte. Le expliqué que si quería cuidar sus juguetes y los valoraba, debía recogerlos antes de ir a jugar con otra cosa.

Luchar por nuestros sueños

Si lo sueñas, es posible, dice un dicho popular. Y no hay nada más cierto que ello, pues si tienes un objetivo en mente, puedes lograrlo, con determinación, metas claras y sacrificio. Mientras tanto, valora lo que tienes, que es mucho, y agradece a Dios cada mañana por todas las cosas bellas que nos pone en el camino, que a veces nos cuesta apreciar.

Buscar excusas o dejar todo librado al azar sólo nos hace retrasarnos en nuestro objetivo.Pero luchar por nuestros proyectos nos dará el orgullo que se obtiene a lograr lo que anhelamos. ¡A trabajar por nuestros sueños se ha dicho!

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.