Suben al avión con su pequeña y tienen este magnifico detalle con los pasajeros

Cuando tenemos hijos pequeños, ser considerados con quienes nos rodean demuestra no solo nuestra educación sino también nuestro respeto e interés por formar juntos un mundo mejor para todos los niños.


Emma E. Sánchez

Hace unas semanas el pequeño detalle de unos padres primerizos se viralizó como pólvora en las redes sociales.

¿Qué fue lo que hicieron?

El Huffing Post hizo público el post que Pao Reyes hizo en su cuenta de Facebook donde, poco tiempo antes de despegar de la CDMEX a un viaje a Cancún, un padre joven con una hermosa bebé en brazos se le acercó y le obsequió una bolsita llena de dulces y dos tapones de oídos y lo mismo hizo con los varios pasajeros a su alrededor.

Cuando Pao abrió la bolsita para sacar un dulce, se fijó que había una pequeña notita que decía: “¡Hola! Me llamo Lorenza y tengo un año, este es mi primer vuelo y voy a tratar de portarme lo mejor que pueda, pero me disculpo por adelantado si me siento irritable, me asusto o me duelen los oídos. Mis papás prepararon esta bolsa con dulces y tapones para los oídos en caso de dar un concierto durante el vuelo. Espero que esto ayude a que tu viaje sea un poco más placentero. Gracias”

¡Qué detalle más delicado y considerado! Fue lo primero que pensé cuando leí la nota y entendí porque algo tan sencillo había alcanzado tantos millones de “me gusta” y de “compartir” se habían hecho.

Me quedé repasando esta anécdota a lo largo de los días y al estar en un restaurante de comida rápida esperando, pude ver una escena muy similar a la del avión, una pareja de padres jóvenes con un niño de dos o tres años máximo, pero contario a los padres del avión, estos padres estaban absortos con sus celulares y su pequeño andaba de un lado a otro importunando al resto de los comensales: el niño subía y bajaba de las mesas y las sillas y cuando tomó comida de los platos de otras personas, creí que uno de los padres haría algo para corregirlo ¡nada! Siguieron comiendo y viendo sus celulares, la persona pacientemente, ayudó al niño a bajr de la silla y lo puso en el camino de regreso a sus padres pero el pequeño en lugar de ir con ellos, simplemente buscó otra mesa para tomar más comida, metió la mano a un plato de sopa y la volcó sobre su carita, seguro estaba caliente porque el niño gritó fuertemente y ocurrió lo inimaginable: la madre fue por su niño pero antes le gritó una serie de improperios al dueño de la sopa y se atrevió a decir “¿Qué no ve que es un niño pequeño?” la respuesta del hombre fue violenta y dura, reclamó a la mujer su falta de atención y cuidado por su hijo y me manera muy ofensiva la llamó “Mala madre” y eso hubiera terminado en algo peor pero la policía del lugar intervino y retiraron a los padres junto con su hijo pequeño, que por cierto seguía llorando y no habían ni aseado o revisado de tener alguna quemadura.

Fue una escena tan desagradable como triste.

“Para educar a un niño se requiere toda una tribu” reza el proverbio africano y es muy cierto pero debemos de tener presente que los padres somos quienes damos la primera bienvenida a la tribu para nuestro hijo por lo tanto te presente estas sencillas recomendaciones:

  • Sé un buen ejemplo

    Advertisement
  • Responsabilízate de tus hijos ¡son tuyos!

  • No permitas que molesten o dañen la propiedad de otros

  • No alientes ni permitas conductas ofensivas, vulgares o ilegales en tus hijos

  • Jamás aplaudas las groserías o comportamientos inadecuados por más chistosos que le parezcan a otros

No te preocupes tanto por el mundo que heredarán tus hijos, mejor ocúpate diligentemente por mandar buenos hijos este mundo

Toma un momento para compartir …

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.