¿Sueles encontrar manchas escamosas alrededor del cuello de tus hijos o en otros lugares? Descubre los síntomas de psoriasis infantil

La psoriasis infantil suele ser un diagnóstico que angustia a muchos padres, atácala a tiempo.


Fernanda Gonzalez Casafús

La psoriasis infantil suele ser un diagnóstico que angustia a muchos padres. Según la OMS, un 2 por ciento de la población la padece. Con buenos cuidados y gracias a los tratamientos disponibles esta enfermedad autoinmune puede ser un problema menor.

La psoriasis es un problema de la piel que causa áreas de piel roja y escamosa. Estas placas se forman cuando las células de la piel se acumulan en la superficie de la piel, pudiendo aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en el cuero cabelludo, las rodillas, los codos y la parte superior del cuerpo.

Esta enfermedad no es contagiosa, pero sí hereditaria. Es decir que si tu hijo presenta psoriasis es porque alguien de tu familia lo ha padecido o lo padece. A partir de 2014 la OMS reconoció a la psoriasis como una enfermedad “crónica, no transmisible, dolorosa, y desfigurante”. La resolución también concientiza sobre las cargas psicosociales de la enfermedad y sobre las que las personas con psoriasis sufren a causa de la falta de concientización y acceso a los tratamientos.

Psoriasis infantil

Al igual que con los adultos, la forma más común de psoriasis en los niños es la psoriasis en placas . Aparece como parches bien definidos de color rojizo, con una superficie de color blanco plateado.

Puedes encontrar pequeñas manchas escamosas alrededor del nacimiento de cabello de tu hijo, o en lugares como rodillas y codos. No debes alarmarte, pero sí realizar una consulta médica para evitar la molestia, ya que suelen producir picazón, además de las consecuencias psicológicas que provoca portar las manchas en la piel.

¿Qué es lo que lo provoca?

Las causas exactas no están bien definidas, y el factor hereditario tiene mucho peso, pero algunos de los factores que predisponen la aparición de esta dermatosis son:

  • Infecciones bacterianas o virales
  • Aire seco o piel seca
  • Lesiones en la piel y otras erupciones cutáneas
  • Algunos medicamentos (antipalúdicos, betabloqueadores y litio)
  • Estrés
  • Muy poca luz solar
  • Demasiada luz solar (quemadura solar)
  • Sistema inmunitario debilitado

La psoriasis y el estrés infantil

La creciente evidencia indica que los mismos procesos que desencadenan la inflamación en la piel en la psoriasis, también pueden generar cambios en el cerebro que afectan los estados emocionales. Los científicos ahora están aprendiendo más sobre la correlación entre el estrés, la depresión y la enfermedad psoriásica y están probando nuevas terapias que podrían tratar todas esas cosas.

Advertisement

Por lo tanto,el estrés puede desencadenar psoriasis. En los niños, la psoriasis puede ser motivo de estrés emocional, entre otros factores. Se trata de un círculo vicioso; por un lado los síntomas de la psoriasis aparecen probablemente tras la exposición a un alto grado de estrés, pero por el otro, ese estrés sigue en crecimiento tras la vergüenza y frustración que le provoca al niño sus manchas en la piel y la frecuente picazón.

Abrir el diálogo con los niños, para que ellos puedan manifestar sus inquietudes, y explicarles prolijamente de qué se trata la enfermedad, los hará enfrentar la misma con más naturalidad y autonomía.

¿Hay diferencia con la psoriasis de los adultos?

La mayor diferencia entre la psoriasis en adultos y niños es simplemente la edad de inicio. Los niños con psoriasis experimentaran muchos de los mismos síntomas y desencadenantes que un adulto.

Otras posibles diferencias en los niños tienen que ver con un mayor impacto psicológico debido a las interacciones con su grupo de amigos, y el lugar de parición de los parches, que tienden a formarse alrededor del cuero cabelludo, las nalgas y la cara.

Tipos de psoriasis en Niños

En general, los síntomas de la psoriasis son picazón, piel seca y escamosa de color rojiza con costras blanquecinas, dolor o malestar articular o en los tendones, uñas gruesas o de color amarronado,y caspa abundante en el cuero cabelludo.

Hay varios tipos de psoriasis, y en los niños se manifiestan de diferente forma:

  • Psoriasis en placa: Es el tipo más común de psoriasis, que causa parches rojos secos y escamas plateadas. Con frecuencia, el primer lugar donde ocurren estos parches en los niños es en el cuero cabelludo. Pueden causar comezón y dolor y pueden agrietarse y sangrar.

  • Psoriasis guttata: Está asociado con varios pequeños parches similares a gotas de lluvia que se forman en grupos grandes. Cuando la psoriasis guttata ocurre en niños y adolescentes, a menudo es el resultado de una infección secundaria en la garganta, como la faringitis estreptocócica . Otras infecciones respiratorias superiores también son desencadenantes comunes para que comience la psoriasis. Aunque no siempre es el caso, la psoriasis guttata puede desaparecer en unos pocos meses y no regresar.

  • Psoriasis pustulosa: Este tipo de psoriasis hace que la piel se ponga roja, hinchada y cubierta de protuberancias llenas de pus. Por lo general, esto es en las plantas de los pies o las palmas de las manos y los dedos. A veces, sin embargo, cubre grandes áreas del cuerpo. Esto se conoce como psoriasis pustulosa generalizada, y algunas veces puede ir acompañada de fiebre, escalofríos, picazón intensa y fatiga.

Qué es lo que hará el pediatra

Ante la aparición de cualquier tipo de mancha en la piel de tu hijo no debes medicarlo ni colocar ningún ungüento casero. Lo mejor es hacer la consulta correspondiente con tu pediatra de confianza pues él sabrá cómo aliviar los síntomas tan molestos para que tu hijo pueda sentirse mejor.

Advertisement

Existen tratamientos tópicos que funcionan muy bien y minimizan significativamente las manchas. También el médico puede indicar terapia con rayos UV o medicamentos orales o inyectados. Cualquiera de los tratamientos que recomiende el médico puede ayudar, así que debes confiar en el pediatra, pues buscará la mejor opción para tu hijo.

Mientras tanto ¿qué puedo hacer?

La psoriasis es una enfermedad crónica, por lo que debe seguirse el tratamiento por el tiempo que el médico lo indique. Además, en los niños, esta enfermedad puede afectarles psicológicamente, por lo que es importante el apoyo emocional de la familia y en todo caso, la ayuda de un profesional. Mientras tanto, ésto es lo que puedes hacer:

  • Sigue el tratamiento que dió el pediatra al pie de la letra
  • Enséñale a tu hijo, si es algo mayor, que sea responsable en la colocación de las cremas y que mantenga una higiene de la piel
  • Brindarle una alimentación saludable
  • Procura un ambiente familiar sin estrés
  • Mantén a tu hijo limpio y con su piel hidratada, para aliviar la comezón
  • Si el estrés es inevitable, trata de programar actividades que lo relajen

Apoya a tu hijo emocionalmente en este trance. Dile que juntos podrán afrontarlo y que las manchas en su piel no lo definen como persona. Conversa con las autoridades de la escuela, si es necesario, para lograr un ambiente integral y cooperativo de comprensión y empatía. Si toda la familia y su entorno se esfuerza por ayudar al pequeño, el impacto emocional puede ser mucho menor y su calidad de vida aún más.

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.