Tener tu hogar ordenado evitará que vivas en un caos mental

No dejes para mañana lo que puedes ordenar hoy. Créeme, ganarás mucho tiempo, te ahorrarás el estrés y mejorará tu salud mental.

Erika Patricia Otero

De pequeña detestaba ayudar en los quehaceres de la casa. Eso de barrer y limpiar el polvo no era lo mío. Sin embargo, como era lo justo, mamá hacía que entre mi hermana y yo nos distribuyéramos esos oficios (ella se encargaba del resto).

Eso solo pasaba los fines de semana, el resto de la semana mi madre siempre se encargaba de todo. Así que a veces, los domingos, tratábamos de convencerla para no hacer nada y pasar todo el día jugando o viendo televisión. Mi madre muchas veces accedía a esa petición, y esos días los adorábamos. Pero como es natural, la vida y nosotros cambiamos con el tiempo, de la misma manera que nuestro hábitos.

Ahora de adulta y con mis responsabilidades encima no puedo pasar un solo día sin querer ver la casa impecable. A pesar de esto, hay días en los que me levanto y no quiero hacer nada. No es que el mío sea un hogar que siempre necesite mantenimiento, por fortuna no; sin embargo, si no sigo la rutina de cada día: recoger las cosas tiradas, aspirar, trapear, limpiar el polvo, lavar ropa y tantas otras cosas más, paso el día sintiendo que no hice nada. Es que no soy capaz de no hacerlo.

Llámalo TOC, neurosis o rutina; yo lo llamo costumbre y no creo que las cosas cambien en largo tiempo. Quienes me lean quizás piensen que soy una exagerada, pero la realidad es que si no tengo mi casa limpia antes de las 11 am de cada día, me siento incompleta.

¿Es perjudicial tener tu casa desordenada?

Es relativo de persona a persona. Pienso que si no limpias a diario tu casa, no te genera ningún tipo de carga emocional, pues nada de malo hay en ello. Sin embargo, si te pasa como a mí, entonces hay un problema.

Advertisement

Hay varias razones por las cuales no tener la casa ordenada puede generar estrés a algunas personas. Estas son:

1 Te genera sensación de culpa

Esto lo experimento cada vez que deseo «hacerme la loca» y  pasar de largo ese día sin limpiar la casa. Me gusta caminar descalza, así que si siento alguna textura incómoda al caminar, comienzo a sentirme mal. Y ni se diga si miro por encima de las repisas y veo una fina capa de polvo sobre estas. Sí, es extraño pero no limpiar para algunos puede ser emocionalmente cargante.

Es imposible ignorar que todo en casa «está manga por hombro» y saltarse aleatoriamente los juguetes o las revistas puede ser agobiante.

Si te pasa lo mismo, lo que te recomiendo y tal vez implementas en casa es designar tareas. Cada cual limpia su habitación y recoge su desorden. Con esto te sacas bastante peso de encima y te queda más tiempo libre para ti.

2 Te quita tiempo

Supón que por razones que escapan de tu control, pasas dos días sin siquiera lavar los trastes del desayuno. Por mucho que optes en comer en vajillas de plástico, cartón o desechables, quedan detrás ollas, cubiertos y recipientes de preparación. Esos objetos acumulados de tan siquiera un par de días te van a aumentar la carga de trabajo y al final del día estarás más cansada de lo que deberías.

Advertisement

Un estudio llevado a cabo por IKERFEL, una empresa de investigaciones de mercadeo y marketing estratégico, sobre «las actitudes de la población española ante la decoración del hogar”, mantener una casa en orden ayuda a ahorrar tiempo; esto según el 88% de las personas entrevistadas. Añadido a lo anterior, el 86% cree que mantener la casa ordenada y correctamente decorada da calidad de vida y genera sensación de comodidad.

Para evitar que las labores se acumulen y te lleven al borde del límite puedes optar por asignar un día para las tareas más pesadas. Aún así, si crees que eso es mucho, siempre puedes levantarte temprano y poner la lavadora mientras preparas la comida o limpias la casa.

3 Genera agotamiento mental

Me pasó por unos años en una casa en la que viví en el extranjero. Yo trataba por todos los medios siempre en tener mi habitación en orden; pese a eso, el resto del hogar podía ser ciertamente un lío. Me sentía tan cansada al entrar y ver cosas dispersas por todo lado que no me quedaban ganas de salir de mi cuarto a convivir con el resto de personas que alquilaban en el lugar.

Lo que pasa es que luego de un día cargado de estrés, lo que esperas es llegar a casa y que todo esté mínimamente en armonía; pero cuando esto no pasa, tu cerebro entrará en un estado de incertidumbre constante. Es importante para la tranquilidad y un buen descanso tener como reducido en desorden de la casa al mínimo.

4 Es fuente de preocupaciones

¿Y a quien no? Llegar a casa y hallar que tienes una cantidad de ropa sin doblar, libros y juguetes regados por todas partes, trastes sin guardar aunque estén limpios, va a generar caos mental.

Advertisement

Las cosas que tenemos en casa hacen parte de nuestra realidad; por eso, tener la sensación de que pierdes el control de tu realidad y tu mundo, va a generarte mucho estrés; como consecuencia enfermarás más a menudo.

Lo creas o no, mantener tu casa limpia ordenada no es tan complicado como a veces parece. Recuerda que es tu espacio diario y tu refugio, así que mantenerlo limpio y organizado debería ser una prioridad para todos los miembros de la familia. Distribuye tareas hogareñas y verás cómo tus hijos no solo aprenden responsabilidad y orden, si no que además aprenden a respetarse a sí mismos a través del respeto por su hogar.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.