Tras la pandemia, ¿vas a mandar a tus hijos a la escuela? Considera estas recomendaciones

En algún momento los niños volverán a las aulas, y como padres debemos estar atentos a seguir una serie de recomendaciones especiales si queremos cuidar la salud de nuestros hijos.

Emma E. Sánchez

Hace poco más de cien años,  el mundo vivió la última gran pandemia de la que se tiene memoria y registros, un contagio de influenza, también conocida como “la gripe española”.

En 1918, esta enfermedad devastó a la humanidad, pues se estimó que unos 50 millones de personas murieron. Este contagio fue tan grande porque ocurrió durante la Primera Guerra mundial y miles de soldados convivían en espacios pequeños, “codo a codo”, diariamente y por si fuera poco, viajaban de un campamento militar a otro, propagando el virus por doquier.

A esto había que sumar que los gobiernos de ese tiempo no comunicaron la enfermedad, sus cuidados y precauciones a las tropas “para no desanimarlos o preocuparlos”, lo que provocó que hubiera un contagio mucho más fuerte y severo en lo que hoy llamamos “la segunda ola”, es decir,  pasado el primer brote,  cuando viene un segundo más agresivo y mortal.

En 1918, la comunidad científica mundial no tenía mucha información sobre el virus, no había pruebas de laboratorio, vacunas antibióticos ni medios de comunicación masivos para proporcionar información a la gente y lo más que se pudo hacer, fue fomentar hábitos de higiene como: lavarse las manos frecuentemente, usar cubrebocas en público y el cierre de teatros y escuelas.

Se sabía que una nueva pandemia llegaría a la humanidad

A partir de entonces, surgieron diversos centros e instituciones para la prevención y control de las enfermedades pues se sabía que, tarde o temprano, una nueva pandemia aparecería.

Advertisement

Y justo nos tocó a nosotros vivirla, pero esta vez, con mucho mayor conocimiento sobre los virus y su comportamiento, con medicamentos, respiradores y más material médico para poder enfrentar este contagio.

Si bien sigue siendo un gran peligro para la salud el contagio, hoy podemos hacer más para cuidarnos que en el pasado.

Mantenernos alertas

Hoy en día sabemos que, tras este periodo de confinamiento, vendrán una o dos olas más de contagio para las que debemos estar muy alertas, no bajar nunca la guardia y en particular, en lo que tiene que ver con el regreso a las actividades habituales, incluyendo la escuela.

Si eres mamá con hijos en edad de educación básica, seguramente estás preocupada  por el tan famoso,  necesario y temido regreso a la escuela.

Cada país, inclusive cada estado, provincia o municipio inclusive, distinguen sus propias recomendaciones para el regreso a la vida después del COVID-19

Advertisement

El regreso gradual

Hasta el momento, la mayoría de los gobiernos han manifestado un regreso gradual en todas las actividades productivas dejando a la Educación para el final, especialmente en los grados de educación básica. Los estudiantes universitarios serán los primeros en regresar.

Esto se hace con la finalidad de proteger más y mejor a los niños pues, finalmente, son lo más valioso de la humanidad.

Medidas de higiene para siempre

Esta parte ya todos debemos entenderlo y aceptarlo, si antes del coronavirus eras una persona que no se lavaba las manos regularmente, ahora ya no podrá ser igual. Las medidas de higiene como el lavarse las manos frecuentemente, no tocarse la cara, evitar el saludo de mano y toser en el ángulo del codo, deberán ser ya lo habitual.

Ahora que están en casa los niños, aprovecha para insistir en estás prácticas, de esta manera cuando regresen al colegio, las tendrán dominadas.

La cantidad de alumnos por salón y el distanciamiento social

Uno de los primeros retos que las escuelas están enfrentando tiene que ver con el distanciamiento social entre los niños, pues para ellos esto es muy complejo, ellos quieren jugar, moverse y por supuesto, jugar con sus amigos.

Advertisement

Así que imagina un grupo de 20 o hasta 30 alumnos en un salón ¿cómo asegurar que no se toquen?

La escuela de tu hijo deberá garantizar, de alguna manera, que esto suceda para evitar que la escuela se convierta en un centro de contagio.

¿Cómo se puede hacer?

El regreso voluntario

En algunos lugares comienza a manejarse la idea de “el regreso voluntario”; esto significa que si tú  lo decides, mandarás a tu hijo o no a la escuela. Entendemos aunque hay familias que podrán conservar a los niños más tiempo en casa porque hay un adulto con ellos atendiéndolos, pero en otros casos, no es una opción pues los padres deberán regresar a laborar y no habrá con quien dejar a los menores.

La mitad en línea y la mitad presencial

Considerando que habrá niños que puedan regresar y otros que no, para muchos colegios se prevé que los docentes deberán dar clases tanto en la escuela como en línea. ¿Bajo qué formatos o de qué manera? No hay una manera única para realizarlo pues cada comunidad y familia tienen sus propios desafíos, desde tener un equipo en casa, conectividad u otros elementos para recibir la clase a distancia o inclusive trasladarse a la escuela.

Advertisement

Cada región y hasta escuela, tomará decisiones o dará a conocer los parámetros mínimos para que cada niño pueda continuar con su educación. Esta medida puede ayudar a que en la escuela la sana distancia funcione. Con toda seguridad, la escuela de tu hijo les tendrá una buena propuesta.

El regreso a la escuela para menores de 6 años

Este es un tema que está generando mucha controversia, pues si bien en China los niños son mucho más disciplinados en cuanto a su comportamiento antes de los 6 años, en otras culturas puede ser que no funcionen así las cosas.

España y Francia han promovido que los niños menores de seis años simplemente no regresen a la escuela de manera presencial.

La limpieza y desinfección de instalaciones

Este es otro gran reto de los centros escolares, mantener limpia y sanitizada la escuela. Ya se están viendo escuelas donde los niños tienen mamparas de acrílico transparente en sus bancas para evitar el contacto con sus compañeros o el uso de caretas también transparentes para evitar el intercambio de fluidos, pero más allá de esto, está el  limpiar constantemente los objetos de uso común como perillas, mesas, sillas, lápices o inclusive los libros.

¡Y ni qué hablar de la hora del almuerzo escolar! Es muy posible que este tiempo se evite o se transforme totalmente.

Advertisement

¿Qué debes hacer tú como mamá?

Primero, enseñar a tus hijos las prácticas de higiene y cuidado personal dentro y fuera de casa.

Segundo, fortalecer su sistema inmunológico mediante la alimentación y el ejercicio y claro, con una buena actitud y tranquilidad emocional.

Tercero, mantenerte en comunicación con la escuela y participar de manera colaborativa para el bien común de toda la comunidad educativa, seguir las indicaciones y dejar la crítica para otro momento.

El cuidado de la salud, es una cuestión social, una responsabilidad que debemos enfrentar como grupo humano pues esta es la única manera de preservar nuestras vidas.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.