Tu cuerpo puede avisarte que tienes un infarto con este síntoma más común de lo que pensamos

A veces es necesario no dejar pasar el dolor y acudir de inmediato al médico

Fernanda Gonzalez Casafús

Según la Organización Mundial de la salud, las muertes por enfermedades cardiovasculares son las principales causas de defunción en todo el mundo. Es por ello que la información acerca de los síntomas es tan importante como vital. Lo cierto es que algunos de esos síntomas pueden pasar desapercibidos o ser confundidos con otras afecciones, poniendo así en riesgo la vida.

Hace unos días atrás, en Argentina, falleció una reconocida periodista de televisión y diputada, luego de someterse a una endoscopía. Débora Volpin había acudido al médico tras sufrir intensos dolores de estómago, y aunque luego se descubrió que la causa de muerte fue perforación del esófago (aún resta saber si la perforación fue previa al estudio o durante el mismo), mucho se habló en los medios acerca de que la periodista podría haber sufrido un infarto ya que los dolores de estómago que indicaba eran característicos de esta afección cardíaca.

Cuando un infarto avisa

El término infarto de miocardio, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, refiere al bloqueo de las arterias coronarias, que sucede cuando un coágulo de sangre las obstruye. Son estas arterias las que llevan oxígeno al músculo cardíaco, por lo que si el oxígeno falta, el corazón se detiene y las células cardíacas mueren.

Los paros cardíacos pueden detenerse, si los síntomas son tenidos en cuenta a tiempo. De acuerdo al sitio El Confidencial, el 75% de las muertes se producen en la primera hora desde el instante en que una persona nota los síntomas del infarto. Y si se actúa a tiempo, la probabilidad de sobrevivir es del 95%.

Un síntoma que se confunde

Hay muchos síntomas a través de los cuales el cuerpo avisa que estás a punto de tener un infarto, pero antes de detallarlos a todos vamos a detenernos en uno en particular, ya que puede ser el síntoma menos común y más peligroso, puesto que la persona lo asocia a otro tipo de afección pasajera: el dolor de estómago o sensación de acidez.

Advertisement

Según el sitio Hígado Sano, una acidez estomacal o un dolor severo de estómago puede confundirse con los síntomas de un infarto. El calor, ardor o dolor en la zona entre el ombligo y la parte inferior del esternón pueden indicar que se está a punto de padecer un infarto, pero muchas personas pueden asociarlo a una indigestión. Inicialmente se puede sentir una acidez que sube por el esófago y nos “quema”, pero esa sensación y dolor puede estar siendo causada por la obstrucción del flujo de sangre al corazón (angina de pecho) o por un ataque al corazón real.

Pero, para ser específicos, existen diferencias sustanciales respecto de la sensación de una acidez de estómago real y la sensación de acidez y ardor estomacal que provoca un infarto:

  • La acidez estomacal real tiende a ser peor después de comer y al acostarse

  • La acidez estomacal con frecuencia alivia con medicamentos que reducen los niveles de ácido en el estómago, mientras que la del infarto no se alivia con medicación

  • La acidez real no causa síntomas como la falta de aire y sensación de ahogo que provoca un infarto

    Advertisement

Síntomas clásicos de un infarto

Existen algunos síntomas que pueden avisarnos a tiempo de que un infarto está por producirse:

  • Fatiga y dificultades respiratorias

  • Sudoración excesiva

  • Dolor en el pecho que puede extenderse al brazo y la espalda

  • Indigestión, náuseas y vómitos

    Advertisement
  • Palpitaciones

  • Mareos

Diferencia entre infarto y paro cardíaco

A veces se confunde el concepto de infarto con el de paro cardíaco. El corazón es un músculo que bombea sangre a todo el organismo. Cuando este músculo deja de latir, es decir, que deja de bombear sangre, se dice que se produce un paro cardíaco.

En cambio, un infarto se produce cuando el corazón continúa latiendo de forma normal, pero la sangre no puede llegar a él y oxigenarlo, debido a un bloqueo de los vasos sanguíneos.

Nieca Goldberg, portavoz de la Asociación de Cardiología de Estados Unidos, dijo en una entrevista para Quo: “Las personas que están en riesgo de sufrir un ataque cardíaco son aquellas que tienen antecedentes familiares de esta enfermedad, así como altos niveles de colesterol, de presión arterial, que sufren de diabetes, que no hacen ejercicio y que fuman”.

Advertisement

Así podemos evitar un ataque al corazón

Sabemos que las enfermedades cardiovasculares están estrechamente relacionadas con la calidad de vida. Según la OMS, la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad y la falta regular de actividad física son todos factores de riesgo que inducen a que el corazón enferme lentamente o comience a fallar.

Por ello, si quieres prevenir un infarto, lo mejor que puedes hacer es seguir estos consejos del Hospital Alemán de Argentina:

  • Dejar de fumar

  • Hacer actividad aeróbica al menos 3 veces por semana, sin importar la edad

  • Llevar una alimentación saludable, aumentando la ingesta de fibras, verduras y frutas

    Advertisement
  • Llevar un control médico regular

Lo más saludable es siempre prevenir. Evitar los excesos y llevar una vida saludable podrá darnos el beneficio de una vida prolongada y sana.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.