Tu vida es el resultado de tus decisiones y tus acciones

Culpar a los demás de las cosas que te pasan, es igual a no ser consciente de que eres el directo responsable de ellas.

Erika Patricia Otero

«Todo lo que se hace, tarde o temprano se paga». En el pasado fueron muchas las veces que escuché esta frase; tantas veces, que terminé aferrándome a ella como a una tabla de salvación. A ella recurro cuando siento que vivo una injusticia o que alguien abusa de mi persona. Confío en ella porque la vida me enseñó que de mentira no tiene nada.

El problema es que hay muchas personas que van por la vida arrasando todo lo que tienen a su paso. No pensar en las consecuencias de nuestros actos, es quizás uno de los mayores errores que cometemos. La situación es que, aunque queramos tapar el sol con un solo dedo, todo lo que se hace tiene consecuencias.

Y es que, sin importar si crees o no, el KARMA cumple su función en cada uno de nosotros. ¿No te gusta la palabra Karma?, llámalo entonces justicia divina, o ley de la acción-reacción. Ponle el nombre que quieras, el punto es que seguirá actuando en ti con cada decisión y acción que tomes.

Sé consciente y evitarás problemas

Aprendí hace mucho a vivir mi vida de manera consciente. Como muchas personas, yo vivía de manera impulsiva. Hasta que me ocurrió algo que no le deseo a ninguna persona en el mundo.

Lo que me ocurrió fue solo mi culpa, las consecuencias de ir «a la ciega». Si algo bueno tuvo esa experiencia, es que me enseñó que no puedo ir por la vida actuando solo porque quiero y puedo. Medir consecuencias, eso fue lo que me enseñó esa hazaña.

Advertisement

Ahora no es que vaya por la vida con miedo a vivir. Ahora, lo que hago es analizar lo que puede pasar si hago esto o aquello. Francamente, eso me ahorra muchos dolores de cabeza, justificantes y excusas.

El trato con los demás también te pasa factura

Hoy día, con el uso de tanto medios de comunicación que existen, muchos creen que pueden salirse con la suya respecto a lo que hacen a los demás en las redes sociales.

Es habitual ver -en la red social que escojas- que alguien «roba» la foto de una persona por la que no siente especial afecto. ¿El objetivo? hacer memes o burlarse de ella. Algo que también es usual es el asedio por medio de mensajes groseros. ¿Diste una opinión que no le agrado a alguien? simple, ir a tu cuenta personal para ver la mejor manera de «cobrar venganza»; luego, te refriegan en la cara que eres de esta o de tal manera.

No hay restricción de edad para este tipo de conductas. Víctimas y victimarios hay de toda edad, país y clase social. Básicamente, nadie está a salvo de las sed de revancha de ninguna persona que se sienta ofendida porque piensas diferente a él o ella. Me pasa regularmente, esto me llevó a entender que las personas hacen cosas, yo puedo elegir en qué nivel me afectan.

Estar en el escarnio público no es nada agradable y hay tantas personas con tan poco respeto por el sufrimiento ajeno, que no les importa más que reírse y pasarla bien a costa de otros. La situación es que esas mismas personas no son conscientes de que tarde o temprano, ellas pueden estar en la posición de víctimas. ¿Por qué ocurre esto? la respuesta es simple: para que aprendas la lección. para que por tu propia experiencia SIENTAS lo que el otro sintió cuando lo te burlaste, lo señalaste o pusiste en la palestra pública.

Advertisement

¿Eso es bueno o malo?

A nadie le gusta ser juzgado o que se burlen de su persona; así que sí, puede ser malo ser el objeto de las burlas de alguien. Sin embargo, es bueno porque aprendes la lección -bueno, si la aprendes-.

También puede pasar que no aprendas nada y sigas por la misma vía. Pues bien, lo que te espera es que te pasen una y otra vez cosas de calibre similar o peor, eso hasta que aprendas que no debes burlarte de nadie o bien a que aprendas a ser considerada con las otras personas.

«Todo lo que hagas te será devuelto»

Ya se trate de que creas que se te regresará 3 o 7 veces. El asunto es que todo lo que hagas en esta vida a alguien, te será devuelto con la misma fuerza o mayor.

Ve tus actos como si fueran una suerte de Boomerang . Es más, en psicología social hay una ley con su nombre, y que dice lo que vengo exponiendo a lo largo de este artículo: » Tu vida no es más que el reflejo de todas tus acciones». ¿Te va mal en el empleo, en tus relaciones personales? si la respuesta es sí, entonces ¿Quieres darle un cambio? Re-evalúa tu manera de actuar con los demás.

«Se recoge lo que se siembra», esa es la simple ley de la vida. Si deseas que las personas te traten con respeto, sé respetuosa. Deseas que te vaya bien en tu trabajo, sé honesta, no hables mal de nadie, haz siempre lo que se supone debes hacer. Si haces todo lo que es correcto, nada tiene porqué ir mal en tu vida.

Advertisement

Sí, también va a haber ocasiones en las que no merezcas la grosería de las personas. En este caso, siempre tendrás la opción de retirarte antes de lanzar una piedra.

El punto que deseo haber explicado bien es que en tus manos está el que tu vida sea un momento en el universo lleno de cosas buenas, lecciones aprendidas, servicio, palabras amables y éxito personal asegurado. Todo esto lo lograrás si aprendes a vivir con un paso adelante. Que antes de tomar una decisión, promedies el resultado que esta pueda tener. Lo demás, ya dependerá de tu esfuerzo.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.