Tú, yo, y el dinero ¿Podemos llevarnos bien?

Comparten la vida, los hijos, los mejores momentos, y los peores ¿Por qué muchas parejas no pueden compartir el dinero?

Danitza Covarrubias

Cuando hablamos del dinero en la relación de pareja suelen saltar chispas de fricción. Respecto a este tema me encantaría poner el ejemplo que nos dio un maestro un día: cuando pensamos en una pareja, la imaginamos frente a frente. Sin embargo, esto es una posición de enfrentamiento ¿Cuàl sería entonces la imagen de una pareja armónica? Ambos mirando hacia una meta común.

En el tema económico, lo complejo es conciliable cuando en lugar de hablar del dinero, se habla de la meta. Hacia dónde es que caminamos como individuos, como pareja, y como familia. Poder entonces trazar rutas conciliadoras que no lleven a rumbos distintos, que no provoquen un choque, sino un viaje acompañados. Para ello es importante, como en un viaje, ubicar el lugar de donde partes, el lugar a donde quieres llegar, y establecer la ruta.

Para ello te sugiero trabajar en el plan familiar como si fuera una empresa

Cuando en una empresa se crea, se necesita capital. También hay alguien que está a cargo de llevar las finanzas, pero siempre los dueños (socios) tienen que marcar la línea que llevará la empresa al hacer inversiones, los servicios y productos que ofrecerá, las políticas, etc.

En una familia, no es diferente. En este caso la pareja podría considerarse como los socios que son dueños de la empresa, y uno de ellos puede hacerse cargo de llevar las finanzas. Hay decisiones que tomar, y trazar líneas en la toma de decisiones.

Sé que suena bastante frío y poco a calor de hogar, pero tener visión de estratega es importante.

Advertisement

Análisis en la economía familiar

Se puede analizar en los siguientes puntos:

1 Situación actual

Evaluar el lugar presente en el que se está, siempre es importante, pues es claro de dónde se empieza. Ver cuál es el estado de donde se parte, con la contabilidad de ingresos, egresos y ganancias, para poder a partir de esto empezar a ver las posibilidades reales.

2 Evitar las deudas

Las deudas generan mucho estrés; ocupa mucho de nuestra mente, y a veces de nuestra economía, cuando se permite que los intereses aumenten de manera que termina ahogando los recursos.

3 Priorizar gastos

Hay gastos que no se pueden evitar, ni disminuir, tales como un techo donde vivir, y otros que se acuerdan en la pareja que son importantes. Para algunas tal vez sea para lograr comprar un bien inmueble, para otros el de viajar,  para otros la comida. Cada pareja es diferente en lo que es importante para ellos, y es válido. La clave es poder observar y decidir qué es vital para la pareja, o dar lugar a ambos.

4 Los gastos son de ambos

Cuando se dividen las economías, y se separa en los gastos «lo que es tuyo y lo que es mío«, se pierde la unión y la fuerza del dinero. Cuando ambos consideran propios los gastos y los ingresos, pueden tomar una potencia mayor y cumplir las metas que se trazan juntos. Hacer equipo siempre es más ligero que llevar los gastos solo.

Advertisement

5 Proporcionar los gastos al ingreso

A veces se gasta más de lo que se puede o tiene, y es entonces cuando se genera estrés, peleas en las parejas, y los intereses bancarios. Tener una vida sobria, y acorde al ingreso aporta más a la vida con la salud, la paz y tranquilidad, y puede ser la plataforma para poder crecer en proyectos donde se pueda subir en el nivel de vida.

6 Meta a lograr

Este nivel de vida deseado, o compras objetivo, es algo que se puede dialogar. Es conveniente ponerse metas a corto plazo, con acciones concretas, y objetivos realistas, alcanzables.

7 La economía en la educación de los hijos

Tener hijos desbalancea la economía, pues los gastos suelen ser desbordados y más cuando no tenemos experiencia ni asesoría de lo que sí es necesario o no comprar. Es importante también acordar qué deseamos aportar a la vida de los hijos. Como dije anteriormente, para algunos es más relevante la educación, para otros los viajes, para otros las actividades extra-escolares, etc. Acordar y hacer equipo hará que fluya mejor el dinero en la familia. Enseñar también a los hijos a temprana edad a ganar dinero, a valorarlo, ahorrar, colabora a mejorar la economía.

Cuando la mujer no lleva un ingreso a casa

Cabe señalar que a veces se piensa que la mujer que no tiene vida laboral, no trabaja y no aporta a la economía. Muchas veces se pierde de vista que cuando la mujer se queda en casa se ahorra mucho dinero del que, en general, se gasta cuando una mujer sale a trabajar. Por lo tanto, es importante re encuadrar esta aportación que las amas de casa hacen económicamente al hogar.

El objetivo principal

A veces olvidamos que el dinero en sí mismo solo es un medio para obtener cosas que necesitamos o que disfrutamos. Apreciemos y disfrutemos eso que a través de esa economía, logramos: ¡vivir! Y qué mejor que vivir en pareja, y disfrutar ese dinero que ambos aportan.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.