Tus hijos necesitan ser felices, no ser los mejores

No caigas en la tentación de querer que tu hijo sea el mejor en todo. Lo único con lo que debes soñar es con que él sea feliz.

Adriana Acosta Bujan

Por lo regular todos los padres deseamos que nuestros hijos sean exitosos, que sobresalgan ante los demás y que sean los mejores. Cuando los criamos, algunas veces exigimos mucho de ellos, explotando sus habilidades y capacidades, para que en su adultez ellos aprendan a ser líderes, jefes y no sean personas del montón (común y corrientes).

Tal vez, en nuestro interior queremos que los hijos eviten sufrimientos innecesarios y que no cometan los errores que como padres hemos cometido, buscando que ellos hagan cosas que a lo mejor nos hubiera gustado hacer y no pudimos realizarlas.

Por ello, enfocamos todas sus energías en llevar una crianza exigente, donde las reglas y el conocimiento sean la mejor herramienta para hacer de ellos personas preparadas, para enfrentar cualquier reto y adversidad. Como decía mi padre “la única herencia que puedo darte es la educación”.

Hiperpaternidad

Clases de piano, natación, cursos de lectura, juegos para agilizar la mente como el ajedrez y excelentes calificaciones; éstas son las exigencias que algunos padres ponen a sus hijos, para asegurarse de que ellos serán los mejores.

Con esto no me refiero a que sean padres sobreprotectores, al contrario, son padres donde lo único que importa en la vida es que los hijos aprendan y adquieran la mayor cantidad de conocimientos sin importar cuan inmaduros sean; incluso sin pedirles su opinión o desconociendo por completo cuáles son sus mayores fortalezas.

Advertisement

Eva Millet, autora del libro «Hiperpaternidad«, define este término como un fenómeno de crianza que se caracteriza por la atención excesiva a los hijos. Los padres entienden que, para ser buenos en la crianza, han de estar pendientes de los hijos de forma exagerada, buscando hijos perfectos, un súper hijo que esté formado lo antes posible.

Estos padres son los que buscan preparar a sus hijos para el futuro, los que los inscriben en los mejores colegios, compran los juguetes más novedosos y los llevan a toda clase de actividades extraescolares; llevando una agenda muy agitada.

Sin embargo, este tipo de crianza lleva consigo consecuencias inminentes, haciendo que los hijos sean miedosos y egoístas, ya que van creciendo con la idea de que son súper especiales; provocando inseguridades y problemas emocionales.

Los hijos tristes

Por obvias razones, bajo presión, los hijos serán obedientes y alcanzarán buenos resultados; pero en un futuro, serán personas con dificultades en su pensamiento crítico y autónomo, obstaculizando sus verdaderas habilidades para tener éxito. Ellos necesitan ser felices, tener su libertad para encontrar su propio camino, forjando su destino y aprendiendo de los errores para fortalecer su autoestima.

Criando súper hijos felices

Sin necesidad de ser unos padres exigentes, podemos aprender a criar a los hijos de manera sana con estos consejos:

Advertisement

1 La infancia solo se vive una vez

La mejor forma para hacer que los hijos aprendan es divirtiéndose, jugando y explorando. Debemos darles la libertad para que ellos desarrollen sus propios retos y creatividad, aprendiendo de los errores y de las consecuencias de sus acciones. Es fundamental dejar que los hijos fortalezcan sus habilidades sociales conviviendo con otros niños de su misma edad.

Si exiges demasiado, lo que estarás provocando es que tus hijos crezcan atemorizados, sin saber cuál es la realidad del mundo en el que viven.

2 No enfocarse en el resultado

Lamentablemente exigir a los hijos buenas calificaciones no asegura que ellos hayan obtenido conocimientos. Algunas veces los hijos al sentirse presionados por los padres, son capaces de hacer cualquier tipo de trampa o fraude escolar, para obtener un buen resultado y así evitar conflictos familiares y castigos.

¡Vale más que tus hijos tengan un aprendizaje, que un buen resultado! Recuerda que el mejor conocimiento no lo dan los libros, sino la vida misma, los valores que se aprenden en casa, imitando a los padres.

3 Motivación

No te enojes si un día encuentras las paredes rayadas o pintadas de la habitación de tus hijos, o no te sorprendas que al llegar a casa ellos podaron el césped cortando las flores más hermosas que tenías en el jardín, ya que están explotando sus habilidades.

Advertisement

Jamás subestimes la inteligencia y capacidad de tus hijos, aunque sean muy pequeños. Ellos a su corta edad son capaces de desarrollar sus habilidades, explotando sus conocimientos. Puedes exigir orden y establecer límites; motívalos a realizar sus deberes y responsabilidades con alegría y no con frustración.

4 Déjalos un rato

No significa que seas un padre ausente o que desatiendas las necesidades de tus hijos; sino que dejar que ellos tengan la libertad de hacer lo que desean (siempre con su supervisión), pero no como un general que esta las 24 horas del día, viendo y corrigiéndolos constantemente.

Se trata de estar, observar, pero no intervenir cuando ellos tomen decisiones o jueguen. Es disfrutar cómo ellos aprenden cuando se equivocan, de ver cómo resuelven sus problemas por sí solos.

5 Ser amorosos, pero no irreales

Nuestros hijos siempre serán especiales para nosotros, serán nuestros bebés aunque sean adultos, pero eso no quiere decir que les hagamos creer que son personas que tienen súper poderes o que vienen de un planeta extraño donde ellos son los únicos inteligentes y seres superiores.

Se trata de hablarles con la verdad, de enseñar a los hijos que todos tenemos capacidades y habilidades distintas y que en algunas cosas somos buenos para algo y en otras no. Incluso, enseñarlos a que todos aprendemos de maneras diferentes y que debemos de ser empáticos con las personas que nos rodean.

Advertisement

Tal vez, al principio te resulte un poco complicado darles a tus hijos la libertad y autonomía, pero créeme, ser padres exigentes en exceso pueden acarrear graves consecuencias, lastimando de manera inconsciente su estado emocional. Recuerda ¡Los hijos necesitan ser felices, no ser los mejores!

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias