Una buena madre es aquella que se hace innecesaria

Logra que tus hijos no dependan de ti.

Adriana Acosta Bujan

El día que me convertí en madre, mi vida se transformó. Mi corazón se llenó de ilusión, felicidad y alegría. Algunas veces me sentía llena de miedos y dudas, puesto que desconocía cómo iba a criarlo.

Sin embargo, deje a un lado mis temores y me dedique a ser una madre ideal para él. Recuerdo que desde pequeño, siempre estuve a su lado, como si fuera su sombra las 24 horas del día. En mi percepción yo lo veía frágil, indefenso e inmaduro, incapaz de enfrentarse por sí solo ante los peligros y desafíos de la vida.

Al transcurrir los años, me percaté que mi hijo, poco a poco, dejaba de necesitarme, incluso hasta me rechazaba cuando quería ayudarlo. En esos momentos mi corazón experimentó distintas emociones al mismo tiempo; por un lado me sentía inmensamente feliz al ver que era más independiente, pero por otro, me decepcione al saber que ya no era tan necesaria.

Puedo asegurar, que lo mismo que me ocurrió a mí, lo han experimentado cientos de madres. Sin embargo, debemos comprender que cuando un hijo logra ser independiente, es porque lo hemos criado de la mejor manera.

¿Dejar que los hijos sean independientes es igual a no amarlos?

El amor hacia los hijos es infinito, ellos nunca dejarán de ser parte importante en la vida de una madre. Así que no se pone en juego el amor, sino más bien, la manera en cómo lograr que ellos aprendan a resolver sus propios desafíos.

Advertisement

La pregunta clave es ¿Cómo lograr una buena crianza y dejar de ser tan necesaria en la vida de los hijos?

1. Déjalos debatir y opinar 

Muchas veces queremos influir en sus ideas y opiniones, como una manera en demostrarles el camino correcto el cual deben seguir. Sin embargo, prohibir que ellos se expresen y que repriman sus emociones y sentimientos, será un obstáculo para lograr que comprendan lo que es bueno o malo.

Incluso los niños deben a ser escuchados, ya que la comunicación fomenta el acercamiento familiar e incluso tiene grandes beneficios.

Por ejemplo cuando dejamos que ellos opinen aprenderán a controlar sus emociones, fortaleciendo su seguridad, autoestima y confianza en ellos mismos.

2. No subestimes su capacidad e inteligencia

A pesar de la corta edad que puedan tener tus hijos, ellos son muy inteligentes. Porque aprenden como esponjas, observando e imitando las acciones de los padres y del mundo que les rodea. Deja de pensar que son frágiles e inmaduros, ya que te pueden sorprender con sus ideas y elocuencias.

Advertisement

Si subestimas a tus hijos, estarás causando daño en su amor propio. Por ello, deja que resuelvan sus conflictos y retos. Desde vestirse solos, aprender a amarrar las agujetas, hasta dejar que hagan sus tareas escolares.

Las madres debemos aprender a soltar poco a poco a los hijos, con supervisión constante pero de manera que ellos se sientan importantes y especiales, delegando responsabilidades.

3. Alternativas para solucionar conflictos

La labor de las madres es ofrecer a los hijos distintas alternativas para solucionar cualquier problema. Logrando que ellos entiendan las consecuencias de cada acción. Es imposible estar con los hijos todo el tiempo, por ello, será mejor enseñarlos a tener un panorama de soluciones para que ellos elijan la correcta.

4. Enseña valores

Siempre he dicho que los valores se aprenden en el seno familiar, que se refuerzan en el colegio y en la vida. Si tú te enfocas a que tus hijos aprendan sobre los valores, ellos serán más independientes. Incluso los expertos hablan del nuevo nuevo libro de los valores, como una manera de enseñar a diferenciar los tipos  y cómo enseñar a los hijos en aprenderlos en la actualidad.

5. Fomenta el amor propio

¡Qué tan importante es fomentar el amor propio en los hijos! Construir su autoestima y reforzarla cada día. Cuando ellos se sienten confiados, aceptándose tal cual son, serán independientes y no necesitarán tanto de ti.

Advertisement

Recuerda que las frases motivacionales son las herramientas más eficaces para que los hijos aprendan a amarse. Incluso los padres somos los responsables de fomentar la autoestima de ellos.

Nunca dejes de decirles que los amas, que te sientes orgullosa y que son inteligentes entre otras expresiones.

6. Solo escucha y no juzgues

Uno de los errores comunes que hacemos la mayoría de los padres es juzgar las acciones de los hijos, muchas veces sin saber escuchar sus razones e ideas. Por ello, los hijos dejan de tener una buena comunicación con nosotros, ya que tienen miedo a ser reprendidos.

Tú dejarás de ser innecesaria en la vida de tus hijos, porque ya no confiarán en ti, ya que no tendrán suficiente libertad para expresar sus dudas y preocupaciones.

Por tal razón, aprende a escuchar y olvídate de juzgar, ya que lo importante es que los hijos se sientan apoyados y comprendidos. Así te aseguras que cuando sean independientes, siempre pedirán tu opinión.

Advertisement

7. Aceptar errores

Enseña a tus hijos a comprender que los errores que cometen son aprendizajes de vida. Que toda situación ocurre porque tienen que aprender algo bueno o malo. Tú dejarás de ser innecesaria cuando ellos por sí solos enfrenten las consecuencias de sus actos.

Lograr que los hijos sean independientes va más allá de que tengan estabilidad laboral, económica y que formen su propia familia. Se trata de fomentar su seguridad, confianza y autoestima, para así dejar de ser indispensables en la vida de ellos.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias