Uso de la mesoterapia para bajar de peso.

La mesoterapia es una técnica que ha estado reportando buenos resultados sin ser agresiva, invasiva o muy costosa. Date un tiempo para conocerla y tal vez te interese experimentarla.


Emma E. Sánchez

Cada día la ciencia cosmética nos sorprende con grandes avances y el viejo refrán de ” No hay mujer fea sino mal arreglada” se va transformando en ” NO hay mujer fea sino mal informada” pues de igual manera, los avances en cosmetología también poco a poco, cada día es más fácil encontrarlos en diversas técnicas y con precios más accesibles.

La mesoterapia es una de estas técnicas.

¿Qué es la mesoterapia?

En pocas palabras, esa técnica consiste en la inyección de diversas sustancias a nivel mesodérmico en dosis muy pequeñas y de manera frecuente. Esta técnica inició en Francia con el Médico Pistor en 1952, así que no es muy reciente y ha tenido muchos años para perfeccionarse.

La inyección de estos medicamentos se hace en áreas específicas del cuerpo donde se acumula grasa: el vientre, caderas, espalda, piernas y algunos otros lugares del cuerpo provocando que esta grasa se procese y desaparezca por lo tanto, se pierden medidas primeramente y como consecuencia perder peso.

La mesoterapia es muy recomendada para moldear el cuerpo, reducir medidas, rejuvenecimiento facial y como tratamiento alterno para combatir la celulitis.

¿Hay alguna contraindicación?

Generalmente esta técnica se reporta como segura, poco agresiva o invasiva; sin embargo algunas personas pueden presentar moretones debido a las inyecciones frecuentes, alergias, infecciones en la piel por un manejo poco higiénico y la aparición de nódulos subcutáneos.

Este tipo de técnicas deben ser aplicadas por personal capacitado y certificado en áreas de salud.

Advertisement

Recomendaciones

Si vas a intentar está técnica, es muy importante que recuerdes estas recomendaciones:

Evitar los baños, tinas, yacusis o bañeras con agua muy caliente

No asolearse

No hacer ejercicios después de haber recibido un tratamiento

Beber agua

Evitar masajear la zona después del tratamiento

No aplicar compresas calientes o fajas

Las mejoras comienzan a reconocerse a partir de la tercera o cuarta sesión, esto quiere decir en un mes, pues cada sesión se recomienda de manera semanal.

Antes de iniciar un tratamiento de este tipo, visita varios lugares y compara precios. Algunas clínicas inclusive ofrecen sesiones gratuitas o de demostración para que te familiarices y tengas toda la información necesaria antes de tomar una decisión.

Esta técnica cosmética tiene por sí sola muy buenos resultados y sí la combinas con dieta y ejercicio los resultados ¡te encantarán!

Toma un momento para compartir …

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.