¡Vive Acción de Gracias una vez a la semana!

En America Latina no se celebra Acción de gracias, sin embargo, esta festividad se puede aplicar una vez a la semana para dar gracias por los bienes recibidos y para celebrar el amor familiar.


Erika Otero Romero

Se acerca el Día de Acción de Gracias, una celebración que en Latinoamérica no se festeja pero que en Canadá y Estados Unidos marca el inicio de la temporada navideña. Sin embargo, me gustaría ir más allá del sentido que tiene en esta temporada y llevar el espíritu de esta festividad a la vida cotidiana.

Pequeña reseña histórica

El Día de Acción de Gracias nace como una celebración de índole religioso, que con el paso del tiempo se volvió secular. Tiene sus orígenes en tradiciones europeas y aborígenes que se mezclaron en la época de la conquista de América, pese a ello, las celebraciones en sus raíces eran muy similares: mientras los aborígenes americanos celebraban el fin de la cosecha, los europeos festejaban llegar a la tierra americana, la paz y la buena cosecha.

La fecha de la celebración difiere de país a país, en Canadá, por ejemplo, se festeja el segundo lunes de octubre y en Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. Quizá lo que no sabías es que en países como India, China, Malasia y Corea, esta celebración también se tiene presente.

Lo que nos debe interesar

Habiendo dado unos pocos datos históricos acerca de esta celebración, me gustaría adentrarme un poco en cómo podríamos implementar, a nuestra manera, esa acción tan importante que es dar gracias por todo lo conseguido en un año de mucho esfuerzo.

Celebración familiar

El Día de Acción de Gracias es, de hecho, una fiesta de índole familiar. La excusa perfecta para reunirse con los parientes que hace mucho no se ven, o con los amigos más cercanos a nosotros. Un momento para agradecer juntos por todo lo recibido. Incluso, para mostrar humildad. Pero, ¿por qué dejarlo solo para una fecha?

Muchos jóvenes acostumbran encontrarse con sus amigos una noche a la semana para pasarla bien y no ven problema o no encuentran excusas para llevar a cabo esa actividad. Así mismo, debería hacerse costumbre familiar una reunión a la semana con el único fin de estar cerca de los nuestros y agradecer por las bendiciones recibidas a diario.

Beneficios de ser agradecidos

Mostrar gratitud siempre puede traer grandes beneficios a tu vida, entre ellos:

Advertisement
  • Eres más consciente de lo afortunado que eres al poder disfrutar de todas y cada una de las cosas que posees.

  • Aprendes a dejar de refunfuñar o renegar por lo que no tienes, o por los problemas del diario vivir

  • Puedes apreciar lo más pequeño que te da la vida.

  • Ves la vida colmada de oportunidades para seguir adelante, a pesar de las dificultades que ofrece el día a día.

  • La crianza de tus hijos se torna un reto agradable, porque cada pequeña gracia de tus niños es percibida como el más grande milagro de la vida.

  • Trasmites a tus hijos buen humor y crecerán en un ambiente feliz.

  • Generas un ambiente agradable a tu alrededor, lleno de positivismo, haciendo tu vida diaria más armónica y feliz.

  • Te interesarás de manera desinteresada por tu prójimo.

  • Tus hijos aprenden con tu ejemplo a ser agradecidos, felices y positivos.

El planteamiento es, entonces: ¿por qué reservar un solo día para dar gracias por cada bendición recibida, cuando se puede recibir los beneficios de estar en familia y ser conscientes de las maravillas de la creación, a diario? Por poner un ejemplo: ¿Te has puesto a pensar que cuando muestras gratitud a tu esposo, recibes más de lo que das?

Advertisement

El mundo actual necesita que seas capaz de dar de lo que recibes, de las cosas buenas que te pasan para así cambiar un poco la realidad adversa que a veces nos rodea. Puede que no cambies el mundo, pero por lo menos lograrás que tanto tu mundo, como el de tus seres amados, sea más plácido y feliz.

Así que, ¡a vivir Acción de Gracias, por lo menos una vez a la semana!

Toma un momento para compartir …

Erika Otero Romero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.