10 cosas que jamás imaginarías aprender tus mascotas

Porque tu mascota te ayuda a ser una mejor versión de ti misma.

Erika Patricia Otero

Si tuviste la fortuna de tener una mascota en tu infancia, sabes que no puede haber amigo más leal que tu animal de compañía. Y es que tener a cargo un animalito cambia la vida, y siempre para bien.

Claro que también hay personas que no sienten agrado hacia ningún tipo de animal de compañía. Carolina Alaguna Cruz, médico veterinaria y etóloga, explica que el desagrado o gusto hacía los animales, está unido al tipo de relación que las personas tuvieron con ellos de pequeños.

Desde luego que todo es muy relativo. Hay personas que aunque no tuvieron perros o gatos de niños; de adultos disfrutan de las compañía de algún animal, les aman y cuidan.

También hay quienes crecieron con animales y aún así no los toleran, e incluso maltratan. En estos casos particulares es mejor que desconfíes de esas personas, porque, por experiencia propia, puedo decirte que nada bueno hay en una persona a la que tu perro le gruñe y un gato le es esquivo.

Por todas esas razones es bueno que sepas que hay varias cosas que puedes aprender y enseñar a tus hijos de tus animales, ya sea de manera directa o indirecta; y acá encontrarás algunas de ellas.

Advertisement

1 Te hace más responsable

Pueda que de niño no recaiga sobre ti toda la responsabilidad de tener que hacerte cargo de los asuntos de tu mascota; pero cuando crezcas sabrás que un animal depende en lo absoluto de ti y lo que hagas por él.

Tendrás que alimentarlo, llevarlo al veterinario, sacarlo a pasear, bañarlo y cuidarlo; haz de cuenta que es como un bebé que depende por completo de sus padres. Ésto te hace alguien con cierto grado de responsabilidad, misma que va creciendo en la medida que vas haciéndote consciente de ese ser que necesita de ti para estar bien.

Tal vez tus niños sean pequeños, pero incluso desde que se hacen más independientes, pueden encargarse de alimentarlos, bañarlos y sacarlos a pasear; eso les ayudará a comprender qué es la responsabilidad.

2 No juzgan

Hagas lo que hagas y que tu perro, gato o conejo sean testigos, ellos seguirán mostrando afecto por ti. A tus mascotas no les importa si eres rico o pobre, si has dicho una mentira, si tienes o no amigos; ellos no te abandonarán en las «malas rachas» y no estarán contigo por interés.

Que un niño crezca observando que su animal de compañía es incondicional en cualquier situación, le llevará a preguntarte acerca de la bondad de su amigo-mascota y podrás aprovechar la oportunidad para enseñarle acerca de la capacidad de los animalitos para ser incondicionales.

Advertisement

3 No saben del rencor

Yo tengo 6 perros y sé que de cachorros son capaces de acabar con tu casa si te descuidas. El asunto es que tuve y tengo que regañarles casi a diario por alguna travesura o cosa que dañen; aun así, si luego de un rato estiro mi mano para acariciarlos o les hablo de manera amable, ellos no muestran ningún tipo de recelo o rabia hacia mi.

Sí,  eso me hace sentir muy mal, así que trato de imitarles y respirar profundo, recoger el desastre y mirarlos con una sonrisa porque ellos merecen mi voto de confianza y les quiero.

Que tu hijito crezca con un perro y vea como el animal no siente rencor aunque tengas que regañarle, les ayudará a no acumular rabia por nada ni nadie; además con ellos estarán más libres de emociones negativas.

4 Confían en ti

Te vas de casa al trabajo o a las compras y al regresar lo que te encuentras es a un animalito ansioso por tu llegada. Lo usual es que ladren y salten a tu alrededor, pero ellos siempre esperan por ti.

Tu perro o gato  tienen «fe en ti», saben que les darás mimos, comida y protección. Lo mismo ocurre con un niño, tu hijo espera de ti que le cuides y protejas; ellos aprenden de los que haces con ellos y con tus mascotas: confiarán en la medida que cuides y confíes en ellos.

Advertisement

5 Sienten dolor por la pérdida de alguien de su «manada»

Internet está colmado de vídeos de perros que sufren la pérdida de su compañero humano. Es más, también «sufren» muy a su manera la muerte de algún otro animal con el que hayan crecido o compartido hogar.

A lo largo de mis años, muchas de mis mascotas han muerto, y han vivido junto a mi la perdida de otro animal de compañía. Lo cierto es que he visto a mis perros extrañar a sus compañeros de casa por un tiempo, y luego solo les dejan ir.

Nosotros muchas veces no sabemos cómo lidiar con el duelo y la pérdida de un ser querido. Al igual que tu mascota, aprenderás a expresar tu pena y sufrimiento con la mirada adelante y sin estancarte en el dolor, aunque extrañes mucho a esa persona.

6 Amabilidad

Hacerte cargo de un animalito refiere de ti que les brindes protección, cuidado y compasión. Al observar cómo se deben cuidar, tus hijitos aprenderán a ser compasivos y cariñosos tanto con sus mascotas como con sus iguales y contigo.

7 Amor propio

Al ser incondicionales contigo, tus mascotas enseñarán a tus hijos a valorarse y a apreciarse como son. Además, les hace ver que son capaces de responsabilizarse de alguien más pequeño que ellos y eso les ayuda a ver sus capacidades y habilidades sociales.

Advertisement

8 Respeto

Los adultos sabemos que debemos tener cuidado al acercarnos a la mascota de otra persona o a una que recién llegue al nuestro hogar; lastimosamente los niños aprenden eso de mala manera.

Sin embargo, es tu responsabilidad guiar a tu hijo para que no se acerque con mucha confianza a un animal que no conoce, sino que vaya haciéndolo poco a poco, con respeto y delicadeza para que el animal no se espante, y así evitar un ataque.

9 Socializar

Un perro es casi que por naturaleza muy sociable. Si ven a otro canino querrán ir a olerlo e incluso jugar. Así, si llevas tu perro a pasear y encuentras a alguien más, se puede «romper el hielo» y comenzar una conversación, e incluso establecer una amistad.

10 Ejercitarse

Cuando se tiene un perro o un gato, estar quieto y en tranquilidad no es una opción. Un gato no demanda tanta actividad física, pero un perro sí, porque va a querer jugar y salir a pasear, y eso hará que tu hijo y tú sean activos. Así, tus hijos se acostumbrarán al ejercicio y a estar más en contacto con la naturaleza.

Son muchos los valores que puedes aprender de una mascota. Dale la oportunidad a uno y verás como tus hijos se verán muy favorecidos en muchos aspectos a lo largo de su vida.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.