10 rasgos de una verdadera amistad

Los amigos son ese compañero de viaje que nos alientan a seguir. ¿Estás rodeado de verdaderas amistades?

Fernanda Gonzalez Casafús

Tener muchos amigos es muy beneficioso, pero tener un puñado de amistades sinceras es sencillamente una bendición. Con el correr de los años vas comprendiendo el verdadero sentido de la amistad y logras desprenderte de falsas creencias, para abrazar la confraternidad genuina de aquellos que han demostrado ser un amigo fiel.

Es en la vida adulta cuando comenzamos a darnos cuenta quiénes son los verdaderos amigos. Aunque también a veces son los infortunios los que nos muestran quiénes están a nuestro lado.

Tengo muchas amigas que han demostrado ser personas dignas de mi admiración y respeto, y son ellas quienes me han inspirado a escribir esta lista que hoy quiero compartir contigo.

La vida a veces nos cruza con personas para aprender de ellas. No te lamentes si una amistad no pudo ser. Si trabajaste duro por ella y aún así no funcionó, tal vez la vida quiso que aprendieras algo con esa experiencia. Todo es aprendizaje, y cada relación -sea buena o mala- llega a nosotros para cultivarnos con ella y prepararnos para el camino.

Si quieres saber cuáles son los rasgos de aquellas amistades verdaderas, repasa esta lista, y aprenderás cuánto tienes que agradecer a la vida por una amistad sincera como la que tienes.

Advertisement

1 No te juzga

No existen palabras desconsideradas o malintencionadas hacia tus decisiones. Un verdadero amigo o amiga no te juzgará por lo que hagas, pero sí intentará encauzarte si ve que tu comportamiento es negativo para tu propia persona o para tu entorno.

¿Y cómo se siente esto? Ambos se sienten en total confianza de contarse las cosas, pues saben que no pensarán mal ni se sentenciarán por el comportamiento.

2 Te acompaña en silencio

A veces las palabras están de más. Y un verdadero amigo lo sabe. Otras veces, siente deseo de decirte algo, pero te conoce, te respeta y considera tu propio silencio para poder acompañarte.

Una gran pérdida puede ser el ejemplo, cuando no existen palabras allí estará tu amiga o amigo brindándote un abrazo que valen más que cualquier frase de aliento.

3 Se alegra de tus logros

Un verdadero amigo se siente pleno con tus alegrías. Cualquiera puede demostrarte eso, pero notas que es una auténtica felicidad porque esa amistad te alienta a seguir, te motiva a superarte y se emociona a la par tuya cuando consigues eso que tanto esperabas.

Advertisement

Las palabras positivas siempre están en boca de alguien que es un buen amigo; tus logros y alegrías son como los suyos.

4 Siente tu tristeza

Un amigo leal siente tu dolor. Lo ves afligido, apagado, pero aún así con la fuerza necesaria para ayudarte a levantar. No se queda en las palabras, sino que va a la acción. Para ayudarte a superar el dolor (pues lo siente como propio) te busca, te alienta a salir a tomar aire, te visita y te llama a menudo. Un amigo leal está siempre presente cuando sientes que tus ánimos flaquean.

5 No guarda rencor

Por cualquier motivo puede que hayan tenido algún problema o mal entendido. Aún así, si la amistad es verdadera ambos estarán dispuestos a perdonarse y a seguir adelante con el vínculo de lealtad. No hay rencores, y hasta puede que en el futuro se tomen ese mal recuerdo con humor.

6 Siempre hay un hueco en la agenda

Si la amistad entre ustedes es verdadera, siempre habrá un tiempo para verse. Así sea en medio de un día ajetreado, tal vez tengan media hora para sentarse a conversar y tomar la merienda antes de seguir con las obligaciones.

7 No busca cambiarte

Ustedes se admiran tal como son. Por eso la amistad es tan fuerte, pues se sienten cómodos y confiados uno en el otro. No quieren ni pretender cambiarse, pues se alimentan de las exquisitas diferencias que hacen de su amistad tan rica y única.

Advertisement

8 El desorden no importa

Sabes que es una amistad es verdadera cuando invitas a alguien a casa a pesar de que no hayas tenido tiempo de ordenar. Sabes que no te juzgará, ni pondrá mala cara por ver los juguetes de tus hijos en el piso. Sientes una verdadera comodidad con su presencia, y viceversa.

9 Es una amistad franca y directa

Si lo tienen que decir, lo dicen. Se conocen tanto que no dicen las cosas con filtro, y saben que lo que se dicen siempre lo dirán desde el corazón, y con el objetivo de ayudar, elevar, construir, y nunca destruir. Porque una amistad verdadera siempre es constructiva, franca y directa.

10 Más que amigos, hermanos

Ustedes se quieren como si fueran de la misma sangre. Y eso hace que la amistad sea tan especial, pura y duradera. Pero la ventaja es que ustedes sí se eligieron, y optaron por cultivar y hacer crecer el vínculo. Se aman como si fueran hermanos, y eso es simplemente fantástico.

Siéntete bendecido si tienes una amistad así. Nunca olvides cuidar y cultivar este vínculo, pues es tan necesario como gratificante. Una amistad verdadera te da alas para soñar y hacer esos sueños realidad. ¡Comparte este artículo con tus verdaderos amigos!

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Editora de contenidos y redactora en Familias.com. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.